El Granada sueña con Primera mientras el Getafe duerme

Granada 1-0 Getafe // Victoria vital de los nazaríes gracias a un solitario gol inventado por Martins y ejecutado por Jara. El Geta, plano y carente hasta de ganas, pierde la oportunidad de entrar en puestos europeos. Los granadinos se acercan a la permanencia, dejando el descenso a ocho puntos, con doce por disputarse.

El Granada sueña con Primera mientras el Getafe duerme
Granada
1
0
Getafe
Granada: Julio César, Nyom, Íñigo López, Borja Gómez, Siqueira, Moisés Hurtado, Mikel Rico, Jara (Lucena, 88'), Dani Benítez, Martins (Abel, 58') y Uche (Geijo, 68').
Getafe: Moyá, Mané (Masilela, 74'), Cata Díaz, Alexis, Miguel Torres, Míchel (Barrada, 55'), Lacen, Pedro Ríos, Diego Castro (Güiza, 61'), Gavilán y Miku.
MARCADOR: 1-0 (min. 18): Jara culmina una gran contra de Martins.
ÁRBITRO: Ayza Gámez, sin complicaciones excesivas.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, disputado ante 22.500 espectadores en el estadio de Los Cármenes.

A priori, la necesidad del Granada le hacía merecedor de un nerviosismo que el Getafe carecía por su posición libre de presión con vistas a Europa. Pero solo a priori, porque fue el equipo nazarí el que demostró más calma y, sobre todo, mucha más intensidad. El que más lo intentó. El que más lo mereció. El atrevimiento con el que salió el Getafe a Los Cármenes se le pasó rápido. Lo que tardó Martins en demostrarle a Diego Castro cómo se lleva un contragolpe hacia el gol. El primero, con su calma, desperdició unos espacios que el segundo, eléctrico, aprovechó para servirle a Jara el gol que abría el marcador y cerraba el partido.

Un choque que comenzó vistoso, con un ritmo que poco a poco fue desapareciendo. Unos y otros salieron atrevidos a por el área rival, dejando muchos espacios a sus espaldas que podían ser aprovechados por el rival. Partido de ida y vuelta, de ataques y contraataques. Fue el guion y el destino del encuentro, que acabó decidiéndose de dicha manera. Antes, en el minuto 14 tuvo Pedro Ríos una de las pocas ocasiones claras del Getafe hoy, con un disparo en la frontal que hizo estirarse a Julio César. Cuatro minutos después, con granadinos y azulones librando una bonita batalla, llegó la diferencia que devino en desenlace. El contraste entre Castro y Martins desniveló la balanza. Y, con tanto espacio libre, tuvo que ser en una contra. O en dos. En la primera, la tranquilidad del extremo gallego del Geta, que frenó la llegada, no ayudó a su equipo y dio paso a la salida del Granada, dirigida por el centrocampista portugués. Martins, la luz que guía el juego nazarí, también guio una contra que arrancó en su propio campo y avanzó, con autopase incluido, hasta terminar fabricando el 1-0, anotado por Jara tras recortar en el área.

Martins decidió el partido en una contra que acabó en gol de Jara

El tanto, con sabor nazarí a Primera, acabó con la poca ambición de un Getafe que bien parecía no haberse levantado de la cama. Los antecedentes decían que el horario matinal no le viene bien al cuadro azulón, y hoy se ha vuelto a demostrar. Su actitud del primer cuarto de hora fue un oasis en un desierto de fútbol y ganas. Imprecisión tras imprecisión, los de Luis García se vieron desbordados por unos granadinos intensos y sobrexcitados por la necesidad. En Los Cármenes, como es costumbre, el fútbol lo ponía Martins y las llegadas, la velocidad de Benítez y Jara.

Tampoco necesitó demasiado el Granada para imponerse a su triste rival. Le bastó con guardarse para una posible contra, siendo ordenado atrás. Y eso que los nervios de la cercanía del descenso le pudieron jugar una mala pasada. Concretamente, en el 56, cuando un gran error en defensa de Íñigo López habilitó a Diego Castro para recortar al borde del área y, sutilmente, sacarse un disparo al palo largo que a punto estuvo de convertirse en el empate. Fue la más clara del Getafe, y la última. A más de media hora para el final, se acabó la posibilidad de sumar algo para los azulones. Y eso que Luis García lo intentó con cambios ofensivos, dando entrada a Barrada y Güiza. El intento de revulsivo visitante coincidió con la salida del campo de Martins por lesión. La única esperanza para el fútbol salía del terreno de juego, y así ocurrió.

Parecía que los nazaríes acusaron el cambio de su líder anímicamente, como si de la pérdida de un referente se tratara. El sopor se adueñó del ritmo y por momentos se vivió un encuentro en el que parecía que a los dos les valía el resultado. Lentitud y aburrimiento es lo que le restaba al partido. Mientras el Granada hacía lo que debía, dormir el partido, el Getafe se dormía y no sabía imprimirle la velocidad que necesitaba. El movimiento reinó por su ausencia y el cuadro azulón ni siquiera inquietó a un rival del que podía haber aprovechado los nervios de su necesidad.

El Getafe se aleja de Europa y el Granada se acerca a la salvación

No lo hizo, y Los Cármenes disfrutó con tres puntos que le acercan considerablemente a la permanencia en Primera una temporada más. La renta de ocho puntos con el descenso, a falta de doce en juego, parece suficiente. Sigue soñando el Granada ante un Getafe que no ha dejado de dormir durante 90 minutos. Les cuesta madrugar los domingos a los azulones, que tras la exhibición frente al Sevilla, hoy ven como se aleja la ilusión por Europa. Todavía es posible llegar, pero el equipo ha de concienciarse de que para soñar, mejor hacerlo despierto. Hoy no lo estuvo.

 

Granada-Getafe: Puntuaciones del Getafe, jornada 35