IDEAL premia al exrojiblanco Fabri

El periódico granadino ha vuelto a acoger la gala de los 'Premios Ideales'. En esta edición del 2012, uno de los nombres que ha sonado con fuerza ha sido el de Fabriciano González 'Fabri', exentrenador del Granada CF con el que logró dos ascensos de manera consecutiva.

IDEAL premia al exrojiblanco Fabri
Fabri González durante el acto

El diario granadino IDEAL ha premiado al técnico gallego Fabriciano González 'Fabri'. Exentrenador del Granada CF y actualmente en la Sociedad Deportiva Huesca. El lucense obró el milagro de reconducir al 'Histórico' con dos ascensos consecutivos, alzando el éxito en Santo Domingo, ante el Alcorcón, y en el Martínez Valero, ante el Elche. Un maestro ecuestre. Poco reconocido y valorado por muchos analistas que aún persisten en un deporte demasiado hostil con algunos. 

El fútbol es sinónimo de lucha, esfuerzo, crecimiento y sacrificio. Valores que capta como muy pocos el míster González. Uno más para algunos pero irrepetible para muchos otros. Fabri ha logrado tener el reconocimiento que merecía en una ciudad que no le olvida, una Granada propia de acogida y eterna de sentimiento. Alzando el cariño de muchos aficionados y la simpatía de foráneos a los que acabó llegando al final.

Más de veinte equipos en su historial, tres en Portugal y además, uno de los principales profesores de la Escuela de Táctica en España. Un rasgo que exprimió con pundonor y éxito en la ciudad de La Alhambra, elaborado con un fín claro y conciso. Reconocido en la última Gala del Deporte de Granada. Fabri está en el corazón de muchos granadinos, lugar del que se resiste a salir y en el que seguirá militando por y para siempre. A poder ser, con su pizarra.

'Los Ideales' han reconocido el trabajo y la buena labor de un entrenador muy especial, destacado en los ochenta y un años de historia 'filipina'. Emocionado al recordar a su nieta Enma, Fabri agradeció el cariño de todos y siguió instando en una frase que le acompaña perpetuamente: "lucha siempre y sé fuerte, para que nadie pueda contigo". La gran anécdota la protagonizó su corbata, la misma que vistió el día del ascenso a Primera División.