Segundo entrenamiento y expectativa por Mainz

Segundo entrenamiento y expectativa por Mainz

El Granada continúa trabajando de cara al curso que viene. Esta mañana ha tenido lugar su segunda sesión de trabajo, con la novedad de arraigarse en la Ciudad Deportiva Diputación, en Armilla. El principal punto de atención ha estado en la recuperación de varios jugadores de la primera plantilla granadinista. Orellana ha vuelto a ausentarse, con permiso del club.

El Granada ha vuelto a trabajar en la sesión de esta mañana de la Ciudad Deportiva Diputación, en Armilla. Según han apuntado desde el diario granadino Ideal, el principal foco de atención ha vuelto a afincarse en varios jugadores lesionados que siguen recuperándose poco a poco. Uno de ellos es el central madrileño Diego Mainz, que solo estuvo presente sobre el césped del Nuevo Los Cármenes en la tarde de ayer para 'trotar' durante algunos minutos. El co-capitán granadinista fue operado del pubis hace tres semanas, comentando ante el diario granadino que "siente encontrarse en el ecuador de su recuperación", peligrando para los compromisos de pretemporada ante el Córdoba y el Real Jaén.

Mainz sigue arrastrando la misma  lesión que le paralizó en varias ocasiones al final de la temporada anterior, siendo tratado por un especialista en Sevilla, uno de los mejores tal y como ha podido saber este medio. Del mismo modo, también continúa trabajando aparte el centrocampista Fran 'El Jefecito' Rico. El gallego podría estar disponible en un periodo de dos o tres semanas. Ha estado tratándose durante sus vacaciones y parece ir recuperándose con normalidad. Afín a la espera del extremo albaceteño Jaime Romero, que sigue sometiéndose a un plan de trabajo muy específico para superar la lesión en su pierna derecha que le apartó de los últimos compromisos con el Granada a finales de la campaña anterior. Por otro lado, Fabián Orellana - que tenía previsto reaparecer esta mañana - ha vuelto a ser la principal ausencia, el único de los "nuevos jugadores" que no ha comenzado a ejercitarse a las órdenes de Juan Antonio 'Anquela'.