Rayo 1 - 0 Granada: 'Batacazo' en el último minuto

El Rayo Vallecano logró la victoria en el último momento ante el Granada Club de Fútbol. Trashorras materializó un lanzamiento tras una falta provocada por Gabriel Torje. Un encuentro con falta de combinación y precisión a lo largo de los noventa minutos. El Rayo comenzó más metido en el partido y terminó replegando a un Granada que dependió en exceso de las individualidades de Orellana y El-Arabi.

Rayo 1 - 0 Granada: 'Batacazo' en el último minuto
Rayo Vallecano
1 0
Granada
Rayo Vallecano: Rubén; Tito, Amat (Labaka, min, 70), Gálvez, Casado; Javi Fuego, Adrián (Trashorras, min.59); Lass, Trashorras, Piti; y Nicki Bille (Delibasic, min, 74).
Granada: Toño; Allan Nyom, Íñigo López, Borja Gómez, Siqueira; Manuel Lucena, Iriney, Mikel Rico. Fabián Orellana (Torje, min. 76); El-Arabi (Machís, min. 90) y Antonio Floro Flores (Jaime Romero, min. 85).
MARCADOR: 1-0 (min. 90+4), Trashorras.
ÁRBITRO: Antonio Miguel Mateu Lahoz (Colegio Valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla al jugador Gálvez del Rayo Vallecano.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada de La Liga BBVA en la temporada 2012/2013, disputado en el Estadio de Vallecas ante 10.000 personas aproximadamente.

El Rayo Vallecano y el Granada comenzaban su andadura en la temporada 2012-2013 con ganas de amarrar sus primeros tres puntos. El encuentro comenzó con un primer intento para el equipo de casa, con un cabezazo de Adrián González que se marchaba por encima de la portería del meta Toño –min 03-. Respondiendo de inmediato con una nueva ocasión del delantero Nicki Bille. Estaba más volcado en ataque el conjunto local, presionando con más ahínco en campo contrario y obligando a que el guardameta granadinista tuviese que intervenir más. En el equipo visitante sería el centrocampista Iriney el que lo intentase por primera vez, aunque derrocado por una falta que después lanzaría escorado el capitán Manuel Lucena, sin encontrar el remate final.

Se notaba sobre el césped la nueva filosofía del mister Juan Antonio Albacete ‘Anquela’, que posicionó a tres mediocentros –Iriney, Mikel Rico y Lucena- con un fin claro y conciso: fortalecer el centro del campo. Hecho que logró mermar de manera más acentuada el juego del equipo local por esa zona del terreno, ampliando el sistema por las dos bandas y obligando al equipo rojiblanco, que hoy vestía de negro, a cerrarse aún más. Llegando precisamente desde el carril diestro el cuadro ‘rayista’, que lo intentó dentro del área rival, con varios lanzamientos ambiguos que se toparon con la zaga del Granada.

Más llegada del equipo local

Al equipo andaluz le estaba costando más salir al campo contrario, con un repliegue más exhaustivo y determinante que terminó haciendo mella en los primeros compases del encuentro. Piti y Lass, respaldados por Tito y Casado, seguirían creciendo de cara a la portería del equipo granadino, sin un resultado más notorio dado el buen trabajo del guardameta Toño, que se mostró seguro e infalible en todo momento. Youssef El-Arabi también aparecería para su equipo, subiendo solo con el balón en una jugada en la que se encontraba arrinconado por cuatro defensores del Rayo, provocando una falta final que lanzaría el chileno Fabián Orellana –min 25-, precisa cerca del poste derecho y con una gran estirada del cancerbero Rubén Martínez. 

Con el desvío del portero local llegaba una nueva ocasión, otra a balón parado que remató el zaguero Iñigo López, topándose con el larguero. El Rayo respondería de nuevo con un gran remate de Lass que provocó una nueva acción del portero rojiblanco. Posteriormente, llegaba una nueva jugada de contraataque para el equipo visitante que dejaría al chileno Orellana a punto de sorprender. En ese momento, ya con la primera media hora cumplida sobre el cronómetro, el partido se abriría más, propiciando algunas ocasiones relevantes que podrían comenzar a decantar el resultado para cualquiera de los dos equipos.

Manuel Lucena también buscaba sorprender al espacio con el italiano Antonio Floro Flores, sin fortuna. Un ritmo de juego al final de los primeros cuarenta y cinco más pausado y sosegado, con dos sistemas totalmente desiguales. Por un lado, la basculación por el medio y el juego directo al centro del conjunto de Juan Antonio ‘Anquela’, y por otro la amplitud y la llegada por los dos carriles del equipo de Paco Jémez. El mister canario colocaría a los extremos José Carlos en la izquierda y Lass a la derecha, con Piti liberado por el medio.

De este modo, el que fuese entrenador del Córdoba la pasada temporada, buscaría incidir más todavía por los dos costados en los últimos cinco minutos del primer tiempo, insistiendo con asistencias más longevas y buscando el repliegue concluyente del club granadino. Terminaba así la primera parte del encuentro con un ritmo de juego menos intenso, cachazudo para los dos equipos y con pocas ocasiones sustanciales y trascendentales. El-Arabi destacó para su equipo, del mismo modo que el extremo Lass para el cuadro vallecano en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Misma sinópsis tras el descanso

Tras el descanso el guión seguiría siendo el mismo. El Granada Club de Fútbol mantenía la misma idea que los primeros minutos del encuentro, cercado por el medio y con internadas previsibles y menos destacadas. El conjunto local seguía golpeando con más fervor por las dos bandas, intentando implantar más velocidad en el juego y peligro a ‘la postre’. En el equipo visitante la ocasión más peligrosa sería para el mismo protagonista, Youssef El-Arabi, que volvía a sorprender desde la frontal, intentando golpear ante la portería de Rubén Martínez. 

El cuadro andaluz parecía encontrarse más ‘partido’ en algunos momentos del encuentro, perdiendo conducción en la medular y con menos coordinación entre sus efectivos. Poco ritmo e intensidad. Momento en el que aparecería el delantero napolitano para intentarlo ante la portería contraría. Así como Fabián Orellana, que también quiso intentarlo desde media distancia, buscando sobrecoger al meta ‘rayista’. El técnico local realizó el primer cambio del encuentro, dando entrada al centrocampista Trashorras, a la espera de hacerse con más control por el medio.

El granadino Álex Gálvez, desde una posición muy alejada, también quiso atreverse con un golpeo que apenas sorprendió al guardameta Toño. Menos conexión entre los jugadores de ambos equipos y precisión en los pases, acentuado por un centro del campo añorante. Tanto el Granada como el Rayo Vallecano perdieron herejía y contundencia para crear un estilo más preponderante y significativo en el encuentro, haciendo del campo una odisea y del tiempo una espera hastiada que no parecía acortarse ni con destellos individuales de algunos futbolistas.

Pocas ocasiones y cambios en los dos equipos

Al Granada le costaba más intentarlo por cualquiera de las dos bandas, con la única alternativa reflejada en el perfil del chileno Orellana, que mostró recursos primordiales desde la izquierda para intentar conectar con Floro Flores o El-Arabi, aunque sin suplir la necesidad de juego que demandaba el mister ‘Anquela’. Por la diestra también llegó a aparecer el franco-camerunés Allan Nyom, que logró un disparo peligroso que tuvo que desviar Rubén para córner. Una nueva jugada a balón parado que se topó con la buena posición de tiro del delantero Floro y la repetición del saque de esquina, esta vez en el contrario para que Orellana intentase el gol olímpico.

El equipo de Jémez intentó conectar más por todas las líneas y rincones del juego, presionando en la medida de lo posible ante una defensa nazarí bien posicionada en la que trabajaron con solvencia Borja e Íñigo López. Lass acaparó la mayor parte del peligro de su equipo en una demarcación en la que se encontró a ráfagas el lateral diestro Nyom, que se vio obligado a subir con menos asiduidad a campo contrario. La ausencia de tirón ofensivo en las filas del Granada llevó a obrar el primer cambio, con el debut en La Liga del internacional rumano Gabriel Torje, en lugar del chileno Orellana y a falta de poco más de diez minutos para la conclusión del encuentro.

Acometidas del Rayo y gol de Trashorras

Un partido al que se le podría calificar como embarullado en demasía, con menos locución en las jugadas ofensivas y acoplamiento de los jugadores más retrasados a las labores de ataque. A falta de cinco minutos para el final ‘Anquela’ volvía a mover el banquillo, dando salida al albaceteño Jaime Romero en lugar del italiano Floro Flores. El Granada tendría una de las mejores ocasiones a partir de ese momento, con un centro medido del lateral Nyom que remató de manera muy elocuente el marroquí El-Arabi, cerca de anotar el primer gol del partido. Ya en el último minuto del partido sería el equipo local el que buscase con más peligro el gol que decantase el resultado, insistiendo de nuevo por los dos costados aunque sin encontrar un remate final certero y definitivo. 

Desde el banquilo granadinista también se intentaría agotar la última bala con la salida desde el banquillo del venezolano Machís, en lugar de El-Arabi. Gabriel Torje haría una falta peligrosa sobre el guineano Lass para terminar el encuentro con un lanzamiento directo del conjunto madrileño, uno de Trashorras que terminaba entrando en la portería de Toño. Un tanto que valía tres puntos y que terminaba hiriendo, de la peor forma, al equipo andaluz. Nueva derrota y mismo resultado en el Estadio de Vallecas entre dos equipos con poca combinación y fluidez en el juego a lo largo de los noventa minutos.