El fútbol es colectivo

El fútbol es colectivo

Contracrónica del Rayo-Granada. El ambiente a medias y el excesivo calor fueron más protagonistas que el juego que se pudo ver. Los juegos de equipo están para desarrollarlos entre los que participan y el Granada pecó de individualidades contra el Rayo. Los 'pelotazos' resaltaron como las estrellas del ataque y la combinación entre efectivos brilló por su ausencia.

El Granada C.F. se estrenó en su segundo año consecutivo en Primera división ante un Rayo que tuvo que sobrellevar la ausencia de sus seguidores más radicales como protesta al calendario y horarios propuestos que, normalmente, tienen que sufrir los equipos de menos categoría y que no mueven tanta masa social como otros. El ambiente a medias y el excesivo calor fueron más protagonistas que el juego que se pudo ver.

Los de Anquela no se merecieron perder teniendo en cuenta las ocasiones creadas sobre el césped de Vallecas, pero tampoco se puede decir que se tuvieran que marchar con tres puntos al ver el juego que desarrollaron ante un rival directo. El plantel granadino se dividió en dos y no por rebeldía. Se apreció una segmentación de las líneas de juego que se quedaron en ataque y defensa, ya que el centro del campo se mostró anulado a la hora de desarrollar la parcela ofensiva. El trivote planteado por el técnico jienense -Iriney, Mikel Rico y Lucena- sólo pudo dedicarse a intentar destruir el juego de su rival. Los 'pelotazos' fueron las estrellas del ataque y la combinación entre efectivos brilló por su ausencia.
 
Los juegos de equipo están para desarrollarlos entre los que participan y el Granada pecó de individualidades contra el Rayo. Acabó el año sufriendo, aunque el toque de balón era una de las principales premisas en la ciudad de la Alhambra. Se vieron destellos de El-Arabi y Orellana, pero ninguna de sus acciones llegaron a cuajar. Floro Flores estuvo demasiado solo y los balones aéreos no fueron sus amigos. Los detalles se quedaron en eso, en detalles, y así no se ganan partidos. Los contraataques, la mayoría de ellos producidos por la zona central, se convirtieron en la principal herramienta de peligro. 
 
La defensa fue de lo mejor que se pudo ver en el estreno liguero. Íñigo López y Borja Gómez permanecieron como el duplo compacto al que acostumbraban allá por junio. Recularon y dominaron los espacios, tanto por alto como con los pies. De hecho, Íñigo López gozó de una de las mejores ocasiones del partido cuando estrelló el balón en el larguero de Rubén. A Nyom se le pudo ver muy cómodo a la hora de sumarse al ataque y esa holgura se dejó notar. Uno de los mayores damnificados del sistema utilizado en Vallecas fue Siqueira. El brasileño no fue el jugador que tan alto dejó el listón la temporada pasada. Su recorrido se vio amputado y rara era la vez que llegaba hasta la línea de fondo para sumarse al ataque. De todas formas, nada se le puede reprochar al lateral izquierdo que estuvo correcto en defensa.
 
111 puntos son los que le quedan a la Liga BBVA 12/13. 111 puntos para matizar objetivos e ideas. 111 puntos que seguro que Anquela sabe gestionar con la plantilla que tiene para conseguir los que hacen falta para la permanencia.