El Granada fue mejor y 'punto' (1-1)

El Granada fue mejor y 'punto' (1-1)

El Granada Club de Fútbol recibía al Sevilla de Míchel en el primer partido de la temporada que se pudo vivir en el Nuevo Los Cármenes. Los de 'Anquela' se pusieron por delante con un gol de Mikel Rico, siendo más constantes en ataque y dominadores en el juego. El cuadro visitante perdió fuerza tras la tarjeta roja de Diego López, pero supo reponerse para lograr empatar tras un gol del delantero Álvaro Negredo que terminó siendo suficiente para amarrar un valioso empate. (Foto: David Hidalgo).

Granada
1 1
Sevilla

Arrancaba la nueva temporada 2012/2013 en el Estadio Nuevo Los Cármenes. La primera cita de una sesión llena de ilusión para la afición rojiblanca y sevillista. Ambas llegaban al partido con resultados en la primera jornada sumamente desiguales. Los de Míchel lograron vencer en el Pizjuán al Getafe de Luis García, mientras que los granadinistas terminaron siendo derrotados en el último minuto con un ‘Trashorrazo’ que quedará marcado en la historia del club de Recogidas 35. El técnico Juan Antonio Albacete ‘Anquela’ cambió el esquema, alineando a Jaime Romero en lugar del capitán Manuel Lucena y en detrimento a un sistema más defensivo que terminó repercutiendo negativamente para el club rojiblanco en Vallecas, ante el Rayo de Paco Jémez. Por su parte, Míchel volvía a repetir con un once de garantías y con un esquema repartido en un 4-3-3 peligroso y afable.  

El Granada comenzaba más metido en el partido, posicionando a Jaime Romero en la izquierda y a Youssef El-Arabi en el carril diestro. El internacional marroquí insistió más en defensa, alternando su posición con Fabián Orellana y avanzando con el napolitano Floro Flores en la medida de lo meramente posible. Precisamente sería el cuadro local el que golpease primero en el encuentro, con un centro medido del brasileño Iriney que a punto estuvo de convertir en bueno el zaguero Borja Gómez. El Sevilla galopaba más por su zona primordial.

Primeras ocasiones para el Granada 

Jesús Navas y Cicinho lo intentaron por el carril derecho, obligando a que Siqueira y Jaime tuviesen que atrasar un poco más su posición en momentos claves, tratando de salir en velocidad en la medida de lo posible. Orellana se adentró por el medio, a ‘ras’ de Floro Flores y con la misión cándida de ser la gran luz guía en un Granada falto de rigor por el centro en los primeros minutos del encuentro. Floro y El-Arabi cayeron derribados dentro del área pequeña, consiguiente con una salida a la contra del cuadro sevillista que estuvo muy cerca de sorprender al portero Toño, desviado por fuera.

Al conjunto local le estaba costando más llegar a la meta de Diego López, mermados ante el buen hacer defensivo de Medel y la dupla de centrales entre los que se hallaban Fazio y Spahic, sólidos y firmes atrás. Menos ocasiones a lo largo de la primera mitad, con un juego muy trabado por el centro del campo y con la necesidad imperiosa de resurgir por cualquiera de los dos costados. Lugar por donde empezaron a verse más las internadas del franco-camerunés Allan Nyom, que intentó asistir con más soltura desde la línea de cal con una imagen mejor expuesta que la de temporadas atrás. El Sevilla intentó aguantar con más ahínco la posesión del esférico, intentando evitar que el conjunto local tuviese más peso y contingencia.

De nuevo, una ocasión para el equipo de ‘Anquela’, con el lateral Nyom  llegando a la línea de fondo y ajustando un centro raso que se quedó perdido en el ‘hábitat’ sevillista. A falta de quince minutos para la conclusión de la primera parte serían los locales los que llevasen la voz cantante, sacando bien el balón desde atrás con un renovado Iriney Santos y trabajando mejor en las jugadas de velocidad y contra. Un fútbol más directo que se intercalaba con la magia del chileno Fabián Orellana. El ‘hijo pródigo’ provocaría la gran ocasión del primer tiempo, asistiendo de manera magistral para que el delantero napolitano Floro Flores provocase una pena máxima que se saldó, inclusive, con la expulsión del guardameta Diego López.

Gol del Granada. El Sevilla se queda con diez

Míchel sacaría del banquillo al ‘santo’ Palop en detrimento de José Antonio Reyes, deteniendo el primer lanzamiento del astro brasileño Guilherme Siqueira que se encontraría el centrocampista Mikel Rico para culminar el primer gol del Granada Club de Fútbol en la temporada 2012/2013, el primer tanto en el Nuevo Los Cármenes. Quedándose el equipo hispalense con un hombre menos y con menos fervor en el partido, dejando que fuese el equipo local el que se luciese más y mejor en la recta final de los primeros cuarenta y cinco minutos. Youssef El-Arabi también lo intentó desde la frontal del área, atajado por Palop. Del mismo modo que el italiano Floro Flores, que estuvo cerca de sorprender al portero valenciano del Sevilla a solo cinco minutos del descanso.

Seriedad e intelecto personificados en la figura de Iriney, que apareció para ocupar un puesto que quedó ausente en el pasado encuentro ante el Rayo. También constante el albaceteño Jaime, que logró galopar contra diestro y siniestro, dejando al delantero italiano del Granada solo para amarrar el segundo gol del partido, aunque desviado por fuera de la portería visitante. Participando el chileno Orellana, que también se atrevería desde lejos. El equipo de Míchel rozaría lo más parecido a un milagro que había presagiado el cuadro sevillista a lo largo de la primera mitad, logrando un gol de Álvaro Negredo que suponía el empate cuando más difícil lo tenían, en un momento crucial del partido.

El Granada seguía dominando, llegando a la portería rival. Los de ‘Anquela’ continuaban aprovechando la inferioridad numérica del conjunto sevillista para intentar contragolpear de nuevo, tratando de finalizar en una nueva ocasión que supusiese el segundo. Clave en un momento del partido que termina siendo esencial en lo anímico y también en lo deportivo. Tras el descanso el ritmo del encuentro bajaría más de lo previsto, con un Granada acomodado y pletórico en las combinaciones, moviendo más por el centro del campo con Iriney y Mikel Rico. Mientras tanto, Anquela mandaba calentar a Darwin Machís, Juanma Ortiz y al rumano Gabriel Torje.

El Sevilla apuraba sus opciones con buenas, pero esporádicas, apariciones del español Navas, que seguía eclipsado por Jaime Romero y Siqueira en un marcaje preponderante y resultante hasta el momento. Menos velocidad en el juego, expectante hasta la extenuación y con una necesidad obligada a resurgir de nuevo por dos costados superpoblados y rudos. El Sevilla atrás y el Granada intentando encontrar el momento y el espacio oportuno, allanando el camino de la perseverancia e insistiendo con la subida de un ausente, y necesitado, Guilherme Siqueira. El de ‘Floripa’ no arrancó apenas, obcecado en defender por su zona y presionando con menos asiduidad en campo contrario. Clave a ello acabó siendo la nulidad en ataque de Navas y Cicinho.

Similar a ello también resultó ser el papel que obtuvo el manchego Romero, atrasado en exceso pero brioso cuando tuvo la ocasión de apuntalar por el carril zurdo. Insuficiente para el técnico jienense del Granada, que decidió renovar su demarcación dando entrada al internacional rumano Gabriel Torje, que trabajó por la banda derecha, desplazando al marroquí El-Arabi al costado izquierdo. El equipo hispalense se quedó replegado atrás, sin crear ocasiones óptimas de cara a la portería de Toño y con menos fuelle en ataque. El Granada, sin embargo, acondicionó más el partido a su guión, algo más rápido que en los primeros minutos de esta segunda parte y con un estilo compacto y vertiginoso que pudo repercutir en más de una ocasión a favor del conjunto local. 

Un Sevilla incisivo en defensa

El equipo de Míchel, perdido en el partido, aprovechó las escasas ocasiones de las que dispuso con la alternativa del sevillano y sevillista Navas, que logró asistir al pie de su compañero en una nueva ocasión, aunque sin fortuna final. Anquela haría su segundo cambio a poco más de un cuarto de hora para el final, dando entrada al venezolano Machís en detrimento del marroquí El-Arabi. Un esquema más ofensivo y venidero para alzar el segundo gol del partido. Una nueva ocasión con un balón colgado del chileno Orellana que estuvo muy cerca de conectar con un compañero. El técnico local se atrevió a volcar un sistema aún más ofensivo, dando entrada a Juanma Ortiz en lugar del brasileño Iriney, jugando con un solo centrocampista: Mikel Rico.

Más amplitud por las dos bandas y la necesidad de aprovechar la superioridad en cuanto a jugadores de la que disponía el propio Granada. Llegaba una nueva ocasión, a balón parado, para el equipo nazarí. Una falta que lanzaba Orellana y que recibía sin problema el cancerbero Palop. Machís, bien posicionado, estuvo cerca de lograr el ansiado gol a solo cinco minutos para el final. El Granada seguía mermado para finalizar las ocasiones, trabajando con solvencia arriba pero sin lograr definir ante Palop. Míchel también movería el banquillo, reforzando la defensa con Cala y dejando fuera del partido a Iván Rakitic.

Últimos intentos del Granada, sin fortuna

Un empate que por el momento si contentaba al equipo sevillano, atrasado y con la mentalidad sapiente de sobreponerse a las circunstancias que dictaminaron la vulnerabilidad ecuestre con una expulsión, la de Diego López, que terminó haciendo mella en el equipo visitante. El Granada si pensaba en doblegar la meta rival, llegando por las dos bandas y adentrándose con más reticencia en el área rival. Machís, tras un saque de esquina en el último minuto, volvió a contar con una nueva oportunidad para decantar finalmente el resultado, de nuevo sin fortuna. Afín al italiano Antonio Floro Flores, que con un potente testarazo se quedó a expensas de encontrar un final mejor que el larguero.

Terminaba de esa forma el primer duelo que se pudo presenciar en el Nuevo Los Cármenes. Un partido placentero para el equipo de Juan Antonio ‘Anquela’, que con una pena máxima y la expulsión en la primera mitad de Diego López lo tuvo todo a favor para sentenciar el resultado. El equipo visitante supo encontrar el momento oportuno para lograr el empate, trabajando bien en defensa y sacando un valioso empate que les deja con cuatro puntos en la clasificación. El Granada anota su primer punto de la temporada.

Ficha técnica:
Granada: Toño; Borja Gómez, Íñigo López, Nyom y Siqueira; Iriney (Juanma Ortiz, min. 80), Mikel Rico. Jaime Romero (Torje, min. 63) y Orellana; El-Arabi (Machís, min. 72) y Floro Flores.
Sevilla: Diego López; Fazio (Botía, min. 45), Spahic, Fernando Navarro y Cicinho; Medel, Iván Rakitic (Cala, min. 88) y Trochowski; Reyes (Palop, min. 37), Negredo y Jesús Navas.
MARCADOR: -0, Mikel Rico, min. 37; 1-1, Negredo, min 44.
ÁRBITRO: Javier Estrada Fernández (Colegio Catalán): Amarilla a Siqueira (min. 07); Roja a Diego López; Amarilla a Botía. Amarilla a Iván Rakitic. Amarilla a Íñigo López.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de La Liga BBVA en el Nuevo Los Cármenes ante 18.000 espectadores.