“Oh capitán, mi capitán”

“Oh capitán, mi capitán”

Opinión por Jesús Albarracín.

El próximo domingo dieciséis de octubre volverá a vivirse un nuevo partido en el Estadio Nuevo Los Cármenes. Se tratará de un ‘duelo’ significativamente más importante y con el recelo verosímil de un recién ascendido que viste galones de grande. Historia y palmarés así lo avalan. Los granadinistas tendrán el primer test serio de la campaña 2012/2013 con un aliciente a favor: jugar en el Estadio Nuevo Los Cármenes. Sin embargo, otras de las aserciones más reiteradas por la mayoría desde que concluyese el encuentro del club rojiblanco en el Santiago Bernabéu, era que el ‘titánico’ zaguero Diego Mainz regresaría al once inicial en detrimento del sancionado Borja Gómez.

El segundo en la lista de portadores del brazalete de capitán y uno de los mejores jugadores con los que contó el Granada Club de Fútbol en la primera mitad de la pasada temporada. El vallecano llegará para reivindicarse con fútbol y con la ‘mar sapiente’ de aprovechar una oportunidad que no será sencilla de volver a darse. Detrás de sí tiene al senegalés Pape Diakhaté, que continúa mejorando en cada sesión preparatoria, y al madrileño Borja Gómez, que volverá a estar disponible para el próximo encuentro. Descartando un relevo remoto para el riojano Íñigo López, que apunta a seguir salvaguardando su posición en la zaga.

Mainz apareció en los primeros partidos de la temporada 2011/2012 como uno de los grandes implicados en el esquema conservador del técnico Fabri González, ‘amurallando’ la primera línea del juego de su equipo y siendo uno de los más asiduos en los ‘onces’ de cada jornada. Hecho, éste último, que tampoco quedo desapercibido durante la visita del Fútbol Club Barcelona de Pep Guardiola, por entonces técnico culé, al Estadio Nuevo Los Cármenes. Tampoco lo hizo para el endiosado Leo Messi y su don latente de fútbol expreso. Diego es uno de los futbolistas más queridos y respaldados por la afición ‘filipina’, precisamente por su buen hacer en tres temporadas con la ‘Rojiblanca Horizontal’ y su presencia descollante y distinguida en momentos claves. 

Bien le ha servido para saber cambiar el desafortunado destino que comenzó vapuleándole con varios descensos de categoría, tanto con el Rayo Vallecano como con el Albacete, fijando un rumbo afín a lo que realmente merecía con un club histórico que quería despertar cuanto antes. Mainz ha sabido ejercer con tesón su fútbol por y para el Granada, sin eludir la desdicha que le ha dejado fuera por problemas físicos pero anteponiendo su mentalidad, aguerrida y ganadora, a cualquier revés consiguiente. Este verano no ha podido contar en la pretemporada y el primer partido en el que se volvió a vestir de corto junto a sus compañeros fue en el Escribano Castilla ante una selección de jugadores de la Costa Tropical. Encuentro que además completó junto al canterano Javi Pérez, capitán del equipo filial. Aunque su gran reaparición llegaría en uno de los estadios más emblemáticos del panorama futbolístico. 

El vallecano regresó para reforzar la defensa de su equipo tras la expulsión por doble amarilla de Borja en el Santiago Bernabéu, dejando patente que sí sigue teniendo un sitio en este nuevo Granada que ahora dirige el técnico Juan Antonio Albacete ‘Anquela’. El domingo ante el Deportivo de La Coruña será casi con total seguridad uno de los once que salgan desde el inicio, uno de los que saldrán al Nuevo Los Cármenes con la obligatoriedad clara de hacer un partido resultante y de sumar los primeros tres puntos de la temporada. Matiz que también ha reconocido el míster jienense del Granada que debe sucederse cuanto antes. Por tanto, y con la baja por lesión del ‘Profeta’ Manuel Lucena, cabe decir que el capitán Mainz está de regreso.