El Levante hace un fortín del Ciutat de Valencia

El Levante jugaba de nuevo en el Ciutat de Valencia para completar una semana sensacional, quizás la mejor de su historia. Y aunque en un comienzo todo se puso en contra con un golazo de Zurutuza, debido a la importante ''empanada'' del equipo, los 'granotas' supieron sobreponerse y Martins decidió el partido a favor de los locales. Un Levante irreconocible en la primera parte se mereció la victoria en la segunda en un partido muy sufrido. Gran partido de David Navarro.

El Levante hace un fortín del Ciutat de Valencia
Levante
2 1
Real Sociedad
Levante: MUNÚA; LELL, NAVARRO, BALLESTEROS, JUANFRAN; DIOP, IBORRA (MARTINS, MIN.45); EL ZHAR, BARKERO, JUANLU (PEDRO RÍOS, 71); RUBÉN (MÍCHEL, MIN.51).
Real Sociedad: BRAVO; ESTRADA, MIKEL, IÑIGO, DE LA BELLA; BERGARA, ILLARRAMENDI; GRIEZMAN, ZURUTUZA (XABI PRIETO, MIN. 77), JOSÉ ÁNGEL (CHORI CASTRO, MIN. 45); VELA.
MARCADOR: 0-1, MIN. 22, ZURUTUZA. 1-1, MIN. 69, BARKERO. 2-1, MIN 86, MARTINS.
ÁRBITRO: ALEJANDRO JOSÉ HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, DEL COMITÉ TERRITORIAL DE LAS PALMAS. AMONESTÓ A JUANFRAN (MIN. 49), DAVID NAVARRO (MIN, 63), ESTRADA (MIN. 65), ÍÑIGO MARTÍNEZ (MIN. 69), ILLARRAMENDI (MIN, 75) Y CARLOS VELA (MIN, 90).
INCIDENCIAS: PARTIDO DISPUTADO EN EL ESTADIO CIUTAT DE VALÈNCIA. 5ª JORNADA DE LA LIGA BBVA.

La tarde era tranquila en Valencia y así es como salió el Levante, quizás porque era la hora de la siesta (gracias señor Roures), con una parsimonia impropia, que facilitó que la Real Sociedad se adelantase con un golazo de Zurutuza, culminando la jugada individual, tras disparo ajustadisímo al palo al que nada pudo hacer Munúa.

La ''empanada'' del Levante era importante, le faltaba la intensidad y la actitud de la que goza siempre el equipo de JIM, estaban a merced del conjunto vasco que, tal vez, si hubiesen apretado algo más en vez de montar la barraca atrás, olvidándose del cuero y pensando simplemente en destruir el juego de los locales y mantener la posesión, podrían haber finiquitado el encuentro en la primera parte.

El equipo necesitaba desatascar el partido arriba y ante el inexplicable desacierto de Barkero, que no suele fallar, la solución tenía que venir desde el banquillo y el hombre necesario bien podía ser Míchel.

os locales tenían sus oportunidades aisladas, pero no con el suficiente peligro como para asustar a Bravo: Tras una jugada de combinación, a la contra, Barkero metió un buen pase a Juanlu, que chutó al primer palo, pero Bravo estaba bien colocado y paró la ocasión del Levante.

Al Levante le faltaba acierto y el estar más finos en todo, no paraban de perder balones. Pero, al menos, entre Munúa y la defensa estaban salvando el partido, pues estaba más cerca el segundo gol de la Real que el empate de los locales.

Entonces salió a calentar Martins y la afición se vino arriba. Pero la ''caraja'' de los jugadores granotas no cesó hasta el final de la primera parte.

Al incio de la segunda parte JIM dio paso a Martins, que entró sustituyendo a Iborra, mandando un mensaje al equipo y a la afición de volcarse a por el partido. El delantero salió con muchas ganas y en la primera ocasión que tuvo disparó a la meta de Bravo, pero el disparo se fue por poco. Por el otro lado, Montanier sustituyó a José Ángel por Castro, que con sus jugadas individuales desbordaba a la defensa valenciana.

El partido seguía su transcurso, el Levante había mejorado, había salido en la reanudación más metido en el partido y Martins le daba al equipo la intensidad que necesitaba. No obstante, la Real Sociedad seguía disfrutando de sus oportunidades y continuaba acechando el área de Munúa con bastante peligro.

Desafortunadamente, Barkero no tuvo su mejor día y cuando más se le necesitaba no aparecía y estaba fallón. Así que JIM metió a Míchel y sentó a Rubén, buscando el retoque definitivo que le faltaba al equipo. De este modo el equipo despertó y se metió en de lleno en el partido. El encuentro se había roto, podía pasar cualquier cosa.

Y justo en este momento álgido del encuentro, Íñigo Martínez cometió un penalti claro a El Zhar, que estaba como una moto, volviendo locos a los zagueros vascos. Barkero convirtió la pena máxima sin ningún problema, con la pierna zurda, muy ajustado, como lo suele tirar él, imposibilitando la estirada de Bravo.

Juan Ignacio Martínez sustituyó a Juanlu, que estaba exhausto y algo tocado, por Pedro Ríos. El Levante era ahora el que dominaba y tenía las ocasiones más peligrosas. Pero la Real tampoco se rendía y el míster francés metió a Xabi Prieto, por Zurutuza, para buscar más control en el centro del campo y tener más toque.

Y fue en una de estas sucesivas idas y venidas cuando Ballesteros recuperó el balón y pegó un pelotazo en largo para Martins que, no contento con le hubiesen anulado dos goles por fuera de juego, llegó con su impresionante velocidad, tocó el balón con la cabeza para desacerse del defensa de la Real y encaró a Bravo, superándolo con un auténtico golazo.

Era el minuto 86, tan sólo quedaba sufrir un poco para poder culminar felices la remontada. La Real Sociedad tuvo la última en el saque de una falta peligrosisíma que logro atajar Munúa.

Con esta ocasión finalizó el partido y la comunión entre la grada y el equipo volvió a ser total. El éxtasis estaba en su punto más alto. La afición ya tenía a su nuevo monstruo de ébano y no paraba de aclamarlo.