Abdelkader Ghezzal: 'El Argelino' busca redención

Abdelkader Ghezzal aterriza en Valencia como un auténtico desconocido para el público en general. En Vavel.com, analizamos detalladamente su perfil futbolístico y su trayectoria profesional, desarrollada de manera casi íntegra en tierras italianas.

Abdelkader Ghezzal: 'El Argelino' busca redención
Abdelkader Ghezzal

Abdelkader Mohamed Ghezzal se convirtió la noche del pasado treinta de enero en nuevo jugador del Levante U.D. por lo que resta de temporada. Manolo Salvador certificó un acuerdo en forma de cesión con los dirigentes del Bari italiano, después de que el ariete franco-argelino disputase esta primera mitad de curso en las filas del Cesena, en la Serie A, y en la que fue incapaz de lograr un solo tanto.

Nacido el 5 de diciembre de 1984 en la localidad francesa de Decines Charpieu, el internacional argelino se estrenó en el fútbol profesional en el modesto AS Saint Priest, en la que sería su primera y única experiencia en su país natal. En 2005 decidió emprender una nueva aventura en tierras italianas, concretamente en el Crotone, equipo de la región calabresa y de la segunda divisón de su país. No encajó demasiado bien en los esquemas, y sus oportunidades no fueron cuantiosas, lo que propició su salida en forma de cesión rumbo al A Biellese 1902. En una categoría de mucha menor exigencia destapó sus virtudes, logrando nueve tantos en doce partidos. La temporada siguiente fue nuevamente cedido, en esta ocasión al Pro Sesto, equipo de un escalón superior (seguimos hablando de la tercera división del campeonato italiano) y donde repitió cifra goleadora, con la salvedad que esta vez requirió una treintena de partidos.

Con el descenso del Crotone a la Lega Pro 1, Ghezzal tuvo en 2007 la oportunidad de brillar con el equipo que dos años y medio antes apostó por él. Y no defraudó, consiguiendo veinte goles en treinta y cinco partidos y confirmándose como la gran estrella y estandarte del equipo. No pasaron inadvertidas sus actuaciones, y un equipo de primera línea como el Génova se hizo con sus servicios en el verano de 2008. Meses después, y por menos de la mitad de los tres millones de euros que invirtieron los genoveses, se marchó al Siena, donde estuvo durante dos temporadas, logrando únicamente 11 goles en casi setenta partidos disputados. En 2010, el Bari lo fichó por dos millones de euros, y tras una temporada más que discreta, con dos goles en veinte envites, puso rumbo durante esta media temporada al Cesena, donde tampoco ha sido capaz de cuajar. El Levante será su nueva prueba de fuego, y una aventura en la que, en palabras del jugador, es la mejor liga del mundo.

Además, ha sido internacional en 17 ocasiones con Argelia, logrando tres goles y disputando la Fase Final del pasado Mundial de Sudáfrica. El perfil de Ghezzal no es un gran goleador que augure unas cifras de escándalo. Técnicamente está capacitado, y no le gusta mantener una posición fija y estática en el ataque. Cae con frecuencia a banda izquierda y buscar generar opciones y espacios en las defensas rivales, siendo sin duda ésta su mejor virtud. Con buen golpeo de balón (siempre con pierna diestra), el nuevo delantero del Levante promete a su llegada lo que mejor sabe hacer: trabajar. Incansable e insistente, presiona con fuerza la salida de balón del rival, incomodando mucho el juego de toque de los contrarios, y forzando situaciones embarazosas a los zagueros enemigos. En su debe, no domina en exceso el juego aéreo (su envergadura tampoco lo hace presagiar) y, ante todo, su preocupante falta de gol, condición sinequanone para tratarse de un delantero. De hecho, sus registros goleadores en los últimos cuatro años apenas superan la decena de tantos, algo inadmisible para un jugador de talla internacional.

Veremos si el Levante es el lugar del resurgir, tal y como ya ha sido para muchos jugadores, de El Argelino, que promete trabajar a destajo para encandilar a una afición que todavía sueña con Europa.