El Villarreal castiga en exceso al Alcorcón

El submarino amarillo ha goleado a los madrileños por un contundente cuatro a cero en un partido donde los alfareros no merecieron caer por un resultado tan amplío. Los goles de Bruno, Uche, Hernán Pérez y Cavenaghi le dieron los tres puntos a su equipo, que se coloca a sólo uno de su rival de esta tarde, en posiciones de playoff de ascenso. La expulsión de Sergio Mora y el valiente planteamiento de Bordalás en busca del empate acabaron por condenar a los visitantes, que no perdieron la cara al partido en ningún momento. (Foto: Carme Ripolles | MARCA).

El Villarreal castiga en exceso al Alcorcón
Villareal
4
0
Alcorcón
Villareal: Mariño, Javi Venta, Musacchio, Mellberg, Joan Oriol, Bruno, Senna, Cani (Hernán Pérez, m.69), Trigueros (Jaume Costa, m.90), Uche y Cavenaghi (Pandiani, m.90).
Alcorcón: Manu, Nagore, Babin, Laguardia, Camille (Miguélez, m.46), Ángel Sánchez, Sergio Mora, Abraham, Fernando Sales (Kike López, m.70), Juli (Morán, m.70) y Oriol Riera.
MARCADOR: 1-0, m.49: Bruno Soriano, 2-0, m.75: Uche. 3-0, m.86: Hernán Pérez, 4-0, m.89: Cavenaghi.
ÁRBITRO: Mariscal Sánchez (colegio andaluz). Amonestó a los locales Marcos Senna y Mellberg y a los visitantes Manu, Laguardia, Abraham y Ángel. Expulsó por doble amonestación a Sergio Mora (m.62).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 17ª jornada de la Liga Adelante, disputado en el campo de El Madrigal ante 8.000 espectadores.

Goleada del Villarreal al Alcorcón (4-0) en un encuentro donde los visitantes no perdieron la cara al juego hasta los últimos minutos del encuentro, cuando encajó los dos goles finales. El gran partido de Cavenaghi, con acciones espectaculares, y de Bruno han sido suficientes para vencer a un rival combativo, que a pesar del resultado final, nunca se dio por vencido. Aún jugando con diez, por una rigurosa expulsión de Sergio Mora, planteó un juego valiente, como demuestran los cambios efectuados por su entrenador.

El choque comenzó con un dominio claro del Alcorcón, que salió al Madrigal dispuesto a pelear los tres puntos desde el principio. Los primeros quince minutos fueron de dominio visitantes, con varias opciones a balón parado que despejó bien la zaga amarilla. Dejando claro el rasero que quería impartir el colegiado, los capitanes de ambos equipos fueron amonestados en este tiempo por sendas faltas, lo que al final pasaría factura a Sergio Mora. En el 20´, una acción por banda fue rematada por Uche en el segundo palo, obligando a Manu Fernández a realizar una gran parada. Desde entonces todo cambió, y las ocasiones y el juego fueron para los castellonenses, que incluso dispusieron de un penalti que falló Marcos Senna. Tras varias acciones más de peligro, los locales no conseguían batir la portería alfarera, ya que la gran actuación de Manu Fernández dejaba el empate a cero al término de los primero cuarenta y cinco minutos.

Sin embargo, y tras el pase por los vestuarios, el encuentro se iba a abrir buscando los dos equipos la victoria. Cavenaghi se iba a disfrazar en el segundo periodo de mago, e iba a dar un recital que daría el triunfo final a los suyos. En el 49´, un pase en profundidad de Uche dejaba sólo al delantero argentino, que levantando la cabeza y siendo generoso, le dejaba el balón a placer a Bruno para que pusiera el primer tanto en el luminoso. Los madrileños no perdieron la cara al partido, pero en el minutos sesenta y dos llegó la jugada clave del encuentro con la expulsión de Sergio Mora por doble amarilla.

Desde ese momento y hasta el final, el partido del Alcorcón fue un constante remar contracorriente y por muy valiente que fue el planteamiento de Pepe Bordalás, los locales iban a sentenciar el partido con tres goles más. A falta de un cuarto de hora para el final, una genialidad de Cavenaghi iba a dejar a todos los espectadores con la boca abierta y propiciar el segundo gol local. Una rabona en el centro del campo que transformó en un pase en profundidad para Bruno que se plantó en el área visitante y con un gran criterio, puse el balón en el segundo palo para que Uche marcará de nuevo a placer. Era el 2-0 y las opciones de los alfareros e iban esfumando con el paso de los minutos.

A pesar del resultado y de jugar con un hombre menos, los visitantes lo dieron todo por acabar el partido con la cabeza alta, pero dos goles de nuevo de bella factura en los minutos finales hicieron que el resultado final fuera bastante grande. El tercero lo consiguió Hernán Pérez, con una jugada individual por la banda izquierda, marchandose de dos jugadores y batió por bajo a Manu Fernández. El cuarto, cuando el choque agonizaba, fue una obra de arte entre Cani y Marcos Senna, que con varias paredes llegaron a línea de fondo donde el 10 del Villarreal puso un centro al área pequeña y Cavenaghi remató de tacón materializando de nuevo un golazo.

Con este resultado de 4-0, el submarino amarillo se queda quinto con 30 puntos, uno por debajo del Alcorcón que es cuarto con 31. Ambos están todavía en la pelea por el ascenso directo, ya que se encuentra a 4 y 3 puntos respectivamente del segundo puesto que tiene ahora mismo el Almería. 

Goleada del Villareal al Alcorcón (4 – 0) en un encuentro donde los visitantes no perdieron la cara al juego hasta los últimos minutos del encuentro, donde encajó los dos goles finales. El gran partido de Cavenaghi, con acciones espectaculares, y de Bruno han sido suficientes para vencer a un rival combativo, que a pesar del resultado final, nunca se dio por vencido. Aún jugando con diez, por una rigurosa expulsión de Sergio Mora, planteo un juego valiente, como demuestran los cambios efectuados por su entrenador.

 

El choque comenzó con un dominio claro del Alcorcón, que salió al Madrigal dispuesto a pelear los tres puntos desde el principio. Los primeros quince minutos fueron de dominio visitantes, con varias opciones a balón parado que despejó bien la zaga amarilla. Dejando claro el rasero que quería impartir el colegiado, los capitanes de ambos equipos fueron amonestados en este tiempo por sendas faltas, lo que al final pasaría factura a Sergio Mora. En el 20´, una acción por banda fue rematada por Uche en el segundo palo, obligando a Manu Fernández a realizar una gran parada. Desde entonces todo cambió, y las ocasiones y el juego fueron para los castellonenses, que incluso dispusieron de un penalti que falló Marcos Senna. Tras varias acciones más de peligro, los locales no conseguían batir la portería alfarera, ya que la gran actuación de Manu Fernández dejaba el empate a cero al término de los primero cuarenta y cinco minutos.

 

Sin embargo, y tras el pase por los vestuarios, el encuentro se iba a abrir buscando los dos equipos la victoria. Cavenaghi se iba a disfrazar en el segundo periodo de mago, e iba a dar un recital que daría el triunfo final a los suyos. En el 49´, un pase en profundidad de Uche dejaba sólo al delantero argentino, que levantando la cabeza y siendo generoso, le dejaba el balón a placer a Bruno para que pusiera el primer tanto en el luminoso. Los madrileños no perdieron la cara al partido, pero en el minutos sesenta y dos llegó la jugada clave del encuentro con la expulsión de Sergio Mora por doble amarilla.

 

Desde ese momento y hasta el final, el partido del Alcorcón fue un constante remar contracorriente y por muy valiente que fue el planteamiento de Pepe Bordalás, los locales iban a sentenciar el partido con tres goles más. A falta de un cuarto de hora para el final, una genialidad de Cavenaghi iba a dejar a todos los espectadores con la boca abierta y propiciar el segundo gol local. Una rabona en el centro del campo que transformó en un pase en profundidad para Bruno que se plantó en el área visitante y con un gran criterio, puse el balón en el segundo palo para que Uche marcará de nuevo a placer. Era el 2-0 y las opciones de los alfareros e iban esfumando con el paso de los minutos.

 

A pesar del resultado y de jugar con un hombre menos, los visitantes lo dieron todo por acabar el partido con la cabeza alta, pero dos goles de nuevo de bella factura en los minutos finales hicieron que el resultado final fuera bastante grande. El tercero lo consiguió Hernán Pérez, con una jugada individual por la banda izquierda, dónde se marchó de dos jugadores y batió por bajo a Manu Fernández. El cuarto, cuando el choque agonizaba, fue una obra de arte entre Cani y Marcos Senna, que con varias paredes llegaron a línea de fondo donde el 10 del Villareal puso un centro al área pequeña y Cavenaghi remató de tacón materializando de nuevo un golazo.

 

Con este resultado de 4-0, el submarino amarillo se queda quinto con 30 puntos, uno por debajo del Alcorcón que es cuarto con 31. Ambos están todavía en la pelea por el ascenso directo, ya que se encuentra a 4 y 3 puntos respectivamente del segundo puesto que tiene ahora mismo el Almería.