Mal comienzo en su debut en Segunda División

El Mirandés debutaba en la Liga Adelante y Anduva se preparaba para vivir uno de los partidos más importantes de la historia rojilla, pero el Huesca le aguó la fiesta al conjunto mirandesista. Aún con la derrota, el equipo transmite buenas sensaciones y está dispuesto a reponerse de este palo

Mal comienzo en su debut en Segunda División
CD Mirandés
0 1
SD Huesca
CD Mirandés: Goitia, Garmendia (Alain, min 56) Koikili, César Caneda, Muneta, Goiria, Mujika, Pablo (Díaz de Cerio, min 72), Javi Soria (Martins, min 77), Iribas, Aitor Blanco.
SD Huesca: Luis García, Helguera, Carlos Lázaro, David López, Núñez (Marc Martínez, min 91), Camacho, Jorge Larena, Nacho Novo, Tariq (Jokin, min 62), Rivas, Llamas.
MARCADOR: 0-1, min 21: Camacho, de penalti.
ÁRBITRO: Arias López (Colegio Cántabro). Amonestó a Garmendia (min 21), Nacho Novo (min 34), Pablo (min 35), Jorge Larena (min 40), Tariq (min 51), Mujika (min 69), Llamas (min 76), Luis Helguera (min 83) y Martins (min 84).
INCIDENCIAS: Partido de primera jornada de la Liga Adelante, llevado a cabo en el Estadio Municipal de Anduva ante 4.500 espectadores.

La afición estaba más motivada e ilusionada que nunca y confiaba en un triunfo del equipo local. Era un día especial para el conjunto rojillo, que se estrenaba en la categoría de plata por primera vez en sus 85 años de historia. En los primeros minutos del encuentro el Mirandés empezó fuerte, controlaba el balón y hacía un juego de toque y ofensivo echándose encima en el área del Huesca.

Por otra parte, el equipo visitante empezó más flojo y no tenía tanto control del balón, se quedaba en su campo, hacía pases directos y tenía menos profundidad, pero el Huesca fue más práctico y supo llevarse los tres puntos aunque tuviera menos oportunidades.

Pasaban los minutos y el Mirandés seguía generando ocasiones de gol pero ninguna conseguía entrar por la portería, a veces por fallar los propios delanteros o gracias a la actuación de Luis García, portero del equipo oscense, que hizo muy buenas paradas a lo largo del encuentro. En la primera mitad el Huesca sólo contó con una jugada de peligro llevada a cabo por Tariq y Novo, pero en el minuto 21 Garmendia tocó el balón con la mano dentro del área y el árbitro pitó penalti. Camacho, el capitán del conjunto aragonés, fue el encargado de tirarlo y el portero del Mirandés no pudo parar el disparo desde los once metros.

Aunque iban perdiendo 0-1, el Mirandés seguía con su mismo estilo de juego y dominaba el partido, tenía ocasiones fabricadas por Pablo Infante pero no había manera de que el esférico entrara. En cambio, el equipo oscense supo aprovecharse de que iba ganando y prefería quedarse en su campo y atacar a la contra.

El equipo rojillo perdió fuelle e intensidad en la segunda parte

Comenzaba la segunda parte y ningún equipo había hecho cambios en sus onces iniciales, además cada conjunto seguía con su mismo estilo de estilo. El Mirandés seguía atacando y buscaba la manera de empatar el partido y el Huesca no tenía intenciones de marcar su segundo gol. Según iba pasando el tiempo, el equipo rojillo perdió la intensidad que había tenido en la primera parte.

El equipo aragonés no tuvo muchas ocasiones en la segunda mitad y la más clara de todas ellas fue un centro de Jokin, que no llegó a rematar de cabeza Novo. Cuando quedaba poco tiempo para que terminara el encuentro, el Mirandés disparó un balón que desvió Luis García y se estrelló en un poste.

Buen juego pero decepcionante debut

El Mirandés no podía imaginarse que su debut podría ser tan desastroso. Nadie se esperaba que el equipo rojillo perdiera en su casa nada más empezar la Liga Adelante, que además se enfrentaba con unos de los rivales por la permanencia. Aunque las sensaciones son buenas porque jugaron bien, en el ambiente se notaba la decepción de haber tenido tantas oportunidades y no haber marcado ni un solo gol.