Un baño de primera

El Córdoba noqueó con firmeza por 3-1 al Alcorcón en un partido en el que ni la lluvia ni el mal estado del terreno de juego pudieron frenar la magnífica racha de juego de los hombres de Paco Jémez. Un doblete de Borja y un golazo de López Silva para ver miles de veces otorgan 3 puntos de oro para mantener vivo el sueño del ascenso.

Un baño de primera
Córdoba CF
3
1
AD Alcorcón
Córdoba CF: Alberto García; Fernández, Gaspar, David Prieto, Fuentes; Borja García, Javi Hervás, López Garai (Alberto Aguilar, min. 61), López Silva; Patiño (Carlos Caballero, min. 71), Charles (Balsas, min. 87).
AD Alcorcón: Manu Herrera; Expósito, Babin, Agus, Ángel Sánchez; Rubén Sanz, Abraham, Saúl, Borja (Oriol Riera, min. 54), Carlos Martínez (Fernando Sales, min. 54); Quini (Miguélez, min. 61).
MARCADOR: 1-0, min. 25, Borja García. 2-0, min. 47, Borja García. 2-1, min. 78, Saúl. 3-1, min. 84, López Silva.
ÁRBITRO: Piñeiro Crespo (comité asturiano). Amonestó a los locales López Garai y Javi Hervás; y por parte del Alcorcón a Expósito, Borja, Agus y Babin.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga Adelante, disputado en el maltrecho césped del estadio Nuevo Arcángel ante 6.816 espectadores.

No pregunten por qué el Córdoba está en zona de 'playoff' de la Liga Adelante. Véanlo jugar. No se asusten si leen que practica el mejor fútbol de la categoría. Véanlo jugar. No oigan a lo lejos los nombres de Javi Hervás o de Borja García. Véanlos jugar. Si aman el fútbol, vean jugar a un equipo que ha encendido la llama de la ilusión en una ciudad que llevaba tiempo buscando un ascua para prenderla. Paco Jémez ha sabido conjuntar un grupo que, a pesar de encontrarse en Ley Concursal, practica un juego vistoso y elegante. Unos jugadores, jóvenes y descarados, que no entienden de nombres o presupuestos. Hacen lo que mejor saben: disfrutar del fútbol.

Sin novedades en el once de los blanquiverdes -repitieron los mismo que apabullaron en Sabadell-, las miradas de los valientes aficionados que se acercaron al Nuevo Arcángel a pesar de la copiosa lluvia se centraban en 2 ex-cordobesistas que en este caso ocupaban el bando visitante: Agus y Oriol Riera volvían a la que antaño fue su casa. El primero; ocupaba el centro de la zaga del Alcorcón mientras que, el espigado delantero, esperaba su ocasión en el banquillo.

El encuentro comenzó intenso, con ambos equipos presionando muy arriba la salida del balón intentando recuperar lo antes posible el balón. El bando local movía la pelota con la rapidez que permitía un terreno de juego pesado y, en algunas zonas, embarrado. El partido de la selección española sub 21 y la lluvia caída en Córdoba desde la mañana eran culpables. Muy pronto llegó la primera ocasión clara del partido, con un lanzamiento lejano de Charles que se marchó por encima de la portería defendida por Manu Herrera. Ese disparo animó a la hinchada local que, a causa de las imprecisiones iniciales, se mostraba fría y apagada como el día. Un centro medido de Borja fue rematado manso por Hervás a los 19 minutos de juego. El Alcorcón basaba su juego en la defensa y en la brega de su punta, Quini.

Borja García abre la lata

El encuentro entró en una dinámica de absoluto dominio blanquiverde, con una defensa segura y un juego por banda incesante. Precisamente por una de ellas se gestó el primer gol de la tarde. Borja García inició una cabalgada por la derecha en la que, tras un rechace, le volvió a caer el balón. Su disparo, seco y cruzado, entró pegado a la base del poste tras rozar en Ángel Sánchez. Al Alcorcón le tocaba remar. Y mucho.

El conjunto madrileño reaccionó ipso facto al gol cordobesista con un lanzamiento de Saúl. Su obús, raso y potente fue repelido por una mano prodigiosa de Alberto García. Fue lo único destacable que hizo el Alcorcón en ataque en toda la primera mitad, que incluso estuvo cerca de acertar con su propia portería en un despeje de Ángel que repelió como pudo Manu Herrera. Eran los mejores minutos del Córdoba, con una dupla formada por Hervás y López Garai que se intercalan perfectamente, formando una simbiosis maravillosa.

Patiño estuvo a punto de poner el segundo en el marcador tras una combinación con Charles, pero coincidió con el balón en una posición totalmente escorada, haciendo imposible un remate convincente. Gaspar prolongó a la salida de un córner un balón que no acertó a rematar nadie en el segundo palo, al igual que en un centro posterior de Fuentes, que un partido más demostró que sabe hacer algo más que defender. Fue la última jugada de una primera parte que dejaba un buen sabor de boca en la grada.

El 'pichichi' cordobesista rompe una posible reacción

Ningun cambio sobre el terreno de juego tras el paso por vestuarios pero sí en el electrónico nada más comenzar. Javi Hervás movió la pelota de derecha a izquierda con un gran cambio de orientación para acabar recibiendo en el pico del área. Levantó la cabeza y, en milésimas de segundo, su pelada cabeza trazó un centro delicioso que su pierna zurda acabó por dibujar. En el segundo palo esperaba Borja García para rematar de volea y firmar su doblete. Suma ya 5 goles el otrora jugador del Rayo, convirtiéndose en el máximo goleador del Córdoba en esta temporada. 

La distancia en el marcador sirvió para que Anquela moviera ficha: entraban Fernando Sales y el ya mencionado Oriol Riera buscando una mayor mordiente arriba. Precisamente, el ex-cordobesista probó fortuna en el minuto 57 con un disparo que estuvo a punto de acabar en el arenal anexo al estadio. Con un Quini absolutamente desaparecido y una debilidad defensiva persistente, la remontada del Alcorcón se convertía en una quimera. 

Buscó frescura Paco Jémez dando entrada a Alberto Aguilar y Carlos Caballero por unos peleones y fatigados López Garai y Patiño. Sin embargo, los cambios provocaron un bajón en el juego blanquiverde, que no tocaba con la facilidad de la primera parte, convirtiendo el choque en un encuentro pesado y monótono. Los minutos pasaban y nadie conseguía encender el interruptor que le diera algo diferente al juego. Aprovechando las indecisiones, el Alcorcón se metía en el partido. Saúl rompía a Fernández en banda izquierda y, cuando lo obvio era el centro, se sacó un centro-chut que sorprendió a un Alberto García que no cubrió bien su palo. Era el minuto 78 y el Alcorcón se metía de nuevo en el partido casi sin querer. Eran los peores minutos de un Córdoba que parecía no reaccionar al latigazo del conjunto madrileño.

López Silva sentencia con una obra de arte

Seguía Saúl dando un quebradero de cabeza a Fernández y sus compañeros se daban cuenta de ello. Cada entrada por banda izquierda se convertía en un suplicio para el lateral cordobés. Rubén Sanz hizo tragar saliba a los aficionados con un zurdazo que se marchaba rozando la cepa del palo. El Córdoba buscaba un último salto de calidad que hiciera cerrar el partido. Y López Silva lo elevó a la enésima potencia. Recibió la pelota en la zona dónde se cuecen las grandes gestas, tiró un caño a su defensor y levantó la cabeza. Allí estaba Manu, esperando el zapatazo del ex-cadista. Nada de eso. El toque sútil del fino extremo dibujó una parábola perfecta que superó dulcemente al portero del Alcorcón. Era el colofón perfecto a un partido brillante.

Los últimos minutos -aquellos que llaman de la basura- sirvieron para ver el debut del uruguayo Balsas en liga y para que casi se viera un gol en cualquier portería. Borja García estuvo cerca del hat-trick pero su disparo salió mordido tras una gran maniobra. En el otro área, Alberto se redimió de su indecisión en el gol visitante salvando un mano a mano a Oriol Riera. No había tiempo para más. El Córdoba sumaba 3 nuevos puntos que lo dejan en una posición privilegiada con un calendario asequible. Sus aficionados cantaban bajo la lluvia mientras defenestraban los lamentos del pasado. Carpe Diem.