El Girona alarga su sueño una semana más

Dos goles de Benja y Jandro permiten ganar al Villarreal y recuperar la segunda posición de la tabla clasificatoria.

El Girona alarga su sueño una semana más
Girona
2 0
Villarreal
Girona: Dani Mallo; Jose, Chus Herrero, Migue, David Garcia; Luso, Tébar, Juanlu Hens (Pere Pons, 65′), Felipe Sanchón; Jandro (Jofre, 86′) i Benja (Acuña, 69′).
Villarreal: Mariño; Javi Venta, Musacchio, Mellberg, Joan Oriol; Bruno, Trigueros, Cani, Hernández Pérez; Uche (Pandiani, 83′) i Cavenaghi.
MARCADOR: 1-0, Benja (50′); 1-0, Jandro, de penalti (80′).
ÁRBITRO: Prieto Iglesias (comite de Navarra). Amarilla a Tébar (54′) Trigueros (20′), Bruno (34′), Pandiani (55′), Cani (61′) i Mariño (81′). Expulsión de Mellberg por dos amarillas (73′ i 80′).
INCIDENCIAS: 4.763 espectadores en Montilivi.

El Girona se presentaba en el encuentro dispuesto a arrebatarle el segundo puesto de la tabla clasificatoria al Almería. Una ambición que los gerundenses no dudaron en demostrar desde el primer minuto. Tras la victoria de la semana pasada en Chapín, los gerundenses se sentían fuertes y además jugaban en su particular fortín. Un marco inmejorable que los locales no desaprovecharon.

Por su parte, el Villarreal llegaba a Montilivi después de una negativa racha de resultados e incluso de juego. Asimismo, el conjunto amarillo debía hacer frente a un importante contratiempo: la baja por sanción de Marcos Senna, una de las piezas clave del equipo. A pesar de todo, los de Julio Velázquez salieron con ánimo luchador, tocando el esférico y creando buenas acciones.

Intensidad sin oportunidad

Ocho minutos iniciales de máxima intensidad y con ambos equipos presionando arriba afirmaban la grandeza de locales y visitantes. El Girona tenía posesión pero no disponía de ocasiones para marcar debido a la gran presión de los valencianos.

La primera oportunidad fue para los visitantes, Cavenaghi aprovechaba la mala colocación de Mallo para chutar. Por mala fortuna el balón salía desviado. El Girona reaccionaba ante este pequeño aviso del Villarreal y en el minuto 16 David García centraba el balón desde la línea de fondo y Juanlo remataba pero la agilidad de Mariño le permitía pararlo. A pesar de animarse notablemente el partido el marcador seguía 0 a 0.

Apenas tres minutos después el Villarreal lograba una falta directa que Trigueros chutaba pero el esférico iba a las manos del guardameta del Girona. Una intensidad que seguía subiendo pero ninguno de los equipos se encontraba con la suerte.   

En el 25 lo intentaba de nuevo el Villarreal pero el chut de Uche salía desviado. Seguía presionando los visitantes y dos minutos después Cavenaghi ganaba la posición a Chus Herrero pero Mallo bloqueaba el chut centrado del valenciano.

Después de unos minutos sin oportunidades, el Girona probó suerte tras una tarjeta amarilla a Bruno. Jandro picaba fuerte para que Tébar rematara pero no pudo ser. Otra oportunidad que acababa en nada.

Seguíamos con el mismo guión de crear peligro sin éxito, un sinfín de oportunidades que hacía enloquecer a la afición. Llegábamos al descanso con la última oportunidad para los valencianos. Tras un córner favorable Mellberg ganaba la pelota por arriba, remataba pero el esférico rozaba el larguero. El silbato del descanso llegaba puntual tras 45 minutos de extrema intensidad. Ambos equipos se lo jugarían todo en la segunda mitad. El Girona había presionado y jugado muy bien y los visitantes había aprovechado los contrataques y las jugadas a balón parado.

El Girona sentencia

Se reanudó el partido con la misma necesidad, intensidad de los 45 minutos anteriores y sin cambios organizativos. Los protagonistas salieron dispuestos a llevarse los tres puntos en la segunda mitad sin embargo, debían seguir luchando para conseguirlo.

Tan solo un minuto después los visitantes podían haber marcado el primer tanto cuando Melberg aprovechaba un contrataque pero por mala fortuna el esférico salía alto.

Tras una insaciable lucha, el Girona se encontró con la suerte en el minuto 51 cuando Benja aprovecha una asistencia de Felipe y enviaba el esférico al fondo de la red. El octavo gol de la temporada del barcelonés llegaba en el mejor momento. Sin embargo, no se podía bajar la guardia ya que los valencianos presionaban mucho.

Dos minutos después de estrenarse en el marcador, los valencianos podían haber empatado pero Cavenaghi perdonaba tras recibir una pasada de Cani que le dejo solo delante de Mallo. El nerviosismo le llevó a chutar el balón demasiado fuerte.  Otro aviso que obligaba a los gerundenses a sentenciar el partido lo antes posible.

Después de varias ocasiones desaprovechadas de los locales llegaba la oportunidad que sentenciaría el partido, un penalti. Como si de un perfecto guión se tratara y a solo diez minutos del final unas manos de Mellberg desencadenaron la acción. El defensa veía la segunda amarilla del partido y terminaba expulsado. Jandro no desaprovechaba la perfecta acción y enviaba el esférico al fondo de la red alargando el sueño gerundense una vez más. Acuña podría haber hecho el tercero en la última jugada del partido cuando el balón tocaba larguero.

Finalizaba el partido con el Girona segundo a la espera del líder, el Elche, que jugará mañana. 36 puntos que avalan a los gerundenses como uno de los equipos más sólidos de la segunda división y con la firmeza para afrontar los tres partidos que faltan para acabar la primera vuelta. La próxima semana los gerundenses se enfrentan al Barça B, después se verán las caras con el Almeria y el Castilla pero, de momento, pueden seguir soñando.