Lo poco sale premiado

El Hércules consigue empatar un partido (1-1) que conforme avanzaba había cogido unos tintes de acabar en derrota para los herculanos. A pesar de las buenas sensaciones ofrecidas por los alicantinos la semana anterior, lo cierto es que futbolísticamente el conjunto dirigido por Quique Hernández poco pudo ofrecer. De otra forma, en una de sus pocas llegadas al área el Hércules consiguió marcar agónicamente y traer un punto que sabe a mucho en Alicante.

Huesca
1 1
Hércules
Lo poco sale premiado
Huesca: Luis García; Diogo (Sorribas, min.84), Alex Pérez, Helguera, Llamas; Núñez (Borja, min.73), Lázaro, Camacho, Jorge Larena; Tariq y Jokin (Martínez, min.64).
Hércules: Falcón; Sardinero, Juanra, Escassi, Cabrera; Mérida (Toti, min.59), Rivas, Bedia, Callejón (César, min.46); Portillo y Sarpong (Raúl, min.81).
MARCADOR: 1-0. min.14. Núñez; 1-1. min.89. Portillo
ÁRBITRO: Figueroa Vázquez, del C. Andaluz. Amonestó con tarjeta amarilla a Jorge Larena, Diogo, Camacho y Llamas, del Huesca, y a Sardinero, Bedia y Toti, por el Hércules.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 16 de la Liga Adelante, disputado en el estadio de El Alcoraz de Huesca ante unos 2.700 espectadores.

A muchos herculanos que Portillo meta un gol en el último minuto les trae grandes recuerdos, de mejores épocas, o al menos épocas en las que las alegrías eran más habituales y se luchaba por otras cosas. Como si del penúltimo partido de la temporada 2009/2010 se tratase, que enfrentó al Hércules y al Rayo Vallecano en el Rico Pérez, y en el cual Javier Portillo marcaba uno de los goles que más emoción han creado a la afición blanquiazul en los últimos tiempos, lo cierto es que hoy -salvando las distancias- ha sido también el delantero de Aranjuez el que ha protagonizado la épica. Sin embargo, este partido dista mucho de ese otro, en cuanto a todo, sobre todo en emoción y fútbol.

Así, el Hércules consigue un empate que como tal no es nada malo, sobre todo si la semana que viene consigue los tres puntos en su estadio frente al Recreativo de Huelva. No obstante, el fútbol se mueve mucho por sensaciones. Tanto contra el Huesca, como la jornada anterior frente al Sporting, el resultado ha sido exactamente el mismo. Empate a un gol. Y resulta paradójico como la semana pasada el público salía contento y con cierta esperanza de cambio, porque lo que se vio fue bueno e ilusionante, y en el resultado del Alcoraz se achaca a la suerte, o casi a la providencia.

Lo cierto es que el fútbol ofrecido por el Hércules no ha sido bueno. Sin duda se han notado las bajas con las que llegaba el equipo, un lastre que acompaña y pone las cosas muy difíciles. El entrenador había propuesto de inicio una defensa de tres que no salió tan bien como él esperaba. Inseguridad, y unas bandas muy mal cubiertas sirvieron al Huesca para crear peligro en la portería de Falcón, hasta que se pudo adelantar en el marcador. También hay que decir en honor de la verdad, que el Huesca en ningún momento tuvo la capacidad de arrollar al Hércules, pero este último, no sabía reaccionar.

La segunda parte comenzó con la entrada al campo de Jordi César, que sería protagonista más tarde. Transcurrió la segunda parte y no se generaban oportunidades, al menos de una forma continuada que permitiera pensar que se podía hacer algo. El Huesca seguía sin hacer grandes méritos y el partido iba camino de quedar así, porque nadie estaba dispuesto a hacer más. Pero un joven lateral izquierdo, canterano y debutante con el Hércules, decidió poner un centro preciso a la cabeza de Portillo, que por un día volvía a ser el héroe. Aunque queda mucho por mejorar, lo cierto es que en cuanto a puntos la cosa empieza a mejorar, y una victoria podría ser clave frente al decano del fútbol español.