El Mirandés jugó a placer con un Hércules lleno de espíritu navideño

Tras un 3-0 al descanso, dos goles de Portillo cuando el partido agonizaba dieron emoción en el descuento. En uno de los partidos llamados clave, el Hércules defraudó y vuelve al puesto de colista. Tras las muestras de mejoría en las últimas jornadas, y pese a los dos días de concentración del equipo, los de Quique Hernández dan un gran paso atrás en la lucha por la permanencia. El Mirandés coge aire y queda al borde de salir de los puestos de descenso.

El Mirandés jugó a placer con un Hércules lleno de espíritu navideño
Mirandés
3
2
Hércules
Mirandés: Goitia; Garmendia, Koikili, Blanco, Corral; Rúper, Agustín, Iribas (Goiria min. 41), Alan (Martins min 30), Munela; De Cerio.
Hércules: Falcón; César, Peña, Mora, Cabrera; Rivas (Redondo min.45), Escassi (Rosas min .45), Mérida, Edu Bedia, Sardinero (Toti min.45); Portillo.
MARCADOR: 1-0 Iribas min. 15. 2-0 De Cerio, min. 38. 3-0 De Cerio min. 44. 3-1 Portillo min. 75 . 3-2 Portillo min. 88.
ÁRBITRO: José María Sánchez Martínez, del colegio murciano. Expulsó a De Cerio por doble amarilla y amonestó a Alán, Goitia y Rúper por parte local, así como a Rivas por los visitantes.
INCIDENCIAS: Municipal de Anduva, alrededor de 5000 espectadores.

Pronto el Mirandés dio muestras de ir decididamente a por el triunfo. Díaz de Cerio puso el aperitivo, con un gol anulado por fuera de juego, y un remate que hizo necesaria la palomita de Falcón. Tras los avisos, llegó el premio al buen inicio de los de Pouso. Un centro chut de Iribas que en principio no revestía peligro, fue introducido a la red por Falcón, tras intentar atrapar un balón más propio para despejar.

El gol no sació a los de Miranda, que con un Hércules enfrente como mero espectador del encuentro, trató de sentenciar. Un gran derechazo de Agustín fue repelido por Falcón, esta vez sí, con gran acierto. El trabajo local dio frutos y cayó el segundo gol de los de Anduva. Una jugada en la que participaron los cuatro atacantes del Mirandés, terminó con el balón en Díaz de Cerio que, de espaldas a puerta, se revolvió y la puso en la red. Y antes del descanso, la sentencia. Otra vez Díaz de Cerio, tras un córner y con algo de fortuna. Nada se supo del Hércules en la primera parte.

Con el partido finiquitado, la reanudación fue relajada. Tanto, que el final fue digno de película surrealista. Toti, recién entrado gracias al triple cambio que el técnico del Hércules hizo al descanso, realizó el tiro mas peligroso del Hércules, que rozó el palo. Mérida, tras saque de esquina, hizo lucirse al inaudito Goitia. Díaz de Cerio pudo redondear su gran actuación con dos oportunidades que terminaron fuera por los pelos. Más tarde sería expulsado por doble amarilla, en una tarde en la que metió dos goles, le fue anulado otro y terminó con una autoexpulsión.

Cuando quedaban quince minutos, y tras las numerosas oportunidades erradas por los locales, Portillo a pase de Toti realizó el primer gol del Hércules. Con ese gol y un hombre más, podía haber partido. Casi cumplido el tiempo reglamentario, otra vez Portillo veía puerta. El Hércules, tras un paupérrimo encuentro, tenía vida para perpejlidad local. Pero los goles del de Aranjuez solo sirvieron para dar un minuto de emoción gracias a los clásicos balones al área,  aunque pueden ser clave a final de liga en un hipotético gol average particular, ya que a tenor de lo visto, este Hércules está condenado a deambular por los puestos de descenso toda la liga.

Lo que parecía un partido terminado al descanso, con un Mirandés sobrado y un Hércules hundido, se  transformó en un final de los que hacen grande al fútbol. Pero lo cierto es que hubiera sido injusto cualquier premio para los blanquiazules. Y es que un encuentro en el que había gran parte de la liga en juego, los alicantinos saltaron al césped a ritmo de pretemporada. Con este resultado los de Miranda se aúpan hasta el corte que marca el descenso y los de la Costa Blanca vuelven al último puesto de la tabla, puesto que parece difícil vayan a abandonar en próximos días. La Segunda B ya pasea por Alicante.