El futuro en manos de Sergi

El nuevo técnico del Recre es la piedra angular de un ambicioso proyecto con el que el Recreativo quiere crecer como institución y volver a la élite

El futuro en manos de Sergi
Sergi firmó por tres temporadas y será presentado el martes

Sergi Barjuan fue nombrado ayer oficialmente nuevo entrenador del Recreativo de Huelva, en la que será su primera experiencia al frente de un banquillo de fútbol profesional. Una nueva apuesta para un club que durante los últimos años no termina de carburar y que lleva en cinco temporadas la friolera de diez entrenadores. Tras la marcha de Marcelino García Toral, el club no ha dado una a derechas y todos los entrenadores que han empezado cada una de esas campañas, terminaron saliendo, bien fuera por motivos deportivos o por ofertas de otros clubes de mayor categoría, como sucedió esta campaña con Álvaro Cervera.

Su fichaje por tres temporadas es considerado arriesgado por gran parte del entorno recreativista debido a su nula experiencia como técnico, pero todo tiene una explicación, que no es otra que construir un proyecto con unas premisas determinadas. Los nuevos dueños del Recre, Gildoy España, encabezados por Víctor Hugo Mesa y Pablo Comas, quieren crear un Recreativo estable que puede alcanzar el ascenso en la temporada 2014/2015 (año del 125 aniversario del club) y en el que tenga un papel fundamental la cantera, principal sustento de muchos equipos cuya economía se ha visto muy afectada, como es el caso de los onubenses.

Además, quieren cambiar la concepción de fútbol que ha reinado en el club durante los últimos años para establecer un sistema de juego preciosista y de ataque, con un 4-3-3 como dibujo en el terreno de juego, el cual se impondría desde el juvenil hasta el primer equipo. En definitiva, un modelo muy similar al que se utiliza en el F.C. Barcelona, de ahí el nombramiento como técnico de una persona que ha crecido y desarrollado su carrera como jugador  y entrenador en esa entidad.

Nacido en el año 1971 (de la quinta de Guardiola), Sergi Barjuan llegó al F.C. Barcelona a los diecisiete años para jugar en su juvenil y poco a poco fue ascendiendo hasta debutar con el primer equipo, de la mano de Johan Cruyff, en el año 1993. Desde ese preciso instante se hizo con el puesto de lateral izquierdo titular del conjunto blaugrana y no lo soltó hasta 2002, año en que acabó contrato y no fue renovado al no contar para Louis Van Gaal. Tras aquello fichó por el Atlético de Madrid, donde jugó hasta junio de 2005, fecha en la que colgó las botas.

Tras dejar el fútbol profesional, se dedicó a la gerencia de una empresa de marketing y eventos, además de dirigir un campus de verano en Girona en el mes de julio que lleva ya nueve ediciones. También aprovechó para sacarse el título de entrenador, siendo nombrado en 2009 técnico del Juvenil B del Barça, donde estuvo dos años. Allí consiguió dos títulos de Liga de División de Honor, dirigiendo a gente como Deulofeu, Dongou, Balliu u Oriol Rosell, jóvenes promesas blaugranas que están siendo habituales en las convocatorias del Barça B. 

En el año 2011, decidió dejar la sección Juvenil del Barça al no tener posibilidades de llegar al banquillo del filial azulgrana. Desde aquel entonces ha estado viajando, viendo entrenamientos de otros equipos y formándose como entrenador a la espera de la llamada de un club que le diera una oportunidad. Al final, el Recre se la ha dado, mostrando una confianza extrema al firmarle tres años. 

En unas declaraciones a Onda Cero Huelva, el periodista catalán Jaume Burcet ha querido incidir en el perfil de Sergi, explicando que "como entrenador es un fiel reflejo de lo que era como jugador. Tiene mucho carácter, fuerza y es exigente, a la vez que muy competitivo y ganador. Su forma de juego es el estilo Barça.  con mucha agresividad y queriendo ser protagonista. Es un técnico que trabajará mucho con los jugadores para intentar mejorarlos y sacar el máximo de ellos".