Lanzarote salva un punto en el último suspiro

Un penalti en el minuto 94 transformado por el catalán salva un punto in extremis para los alrquinados. Los murcianos remontan en cinco minutos y con un jugador menos. Indignación final de los visitantes con el colegiado.

Lanzarote salva un punto en el último suspiro
Sabadell
2 2
Murcia
Sabadell: Nauzet, Toni Lao, Ramírez, Pablo Ruiz (Baha, min. 75), Espasandín, Juanjo, Hidalgo (Juvenal, min. 55), Moha, Lanza, Uli Dávila y Aníbal (Collantes, min. 70).
Murcia: Javi Jiménez, Molinero, Dos Santos, Oscar Sánchez, Tagliafico, Nafti (Saúl Berjón, min. 56), Albiol (Eddy, min. 79), Matilla, Gómez, C. Ruso (Jorge, min. 39) y Kike García.
MARCADOR: 1-0 Lanza (min. 1), 1-1 Kike García (min. 66), 1-2 Matilla (min. 70, penalti) y 2-2 Lanza (min. 90, penalti).
ÁRBITRO: Jorge Figueroa Vázquez (andaluz). Ha amonestado a Toni Lao; Oscar Sánchez, Kike García, Saúl Berjón y Gómez. Ha expulsado a Dos Santos (min. 26) y Molinero (min. 90) por doble amonestación y a Matilla per roja directa una vez acabado el partido.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 17 de la Liga Adelante. Estadio de la Nova Creu Alta con 3.148 espectadores.

Un punto, tan solo un punto separaba a Sabadell y a Murcia en la clasificación antes del partido de hoy en la Nova Creu Alta, y visto lo dicho por los dos entrenadores, ambos se tenían un respeto máximo por su amistad cuajada en el Mallorca. Carreras tenia la fichas contadas en defensa, así que la sorpresa, relativa, ha llegado en ataque, dónde ha dado la titularidad de nuevo a Aníbal, desplazando a Uli Dávila a la banda.

Precisamente en la rueda de prensa previa a este partido, el míster de Sant Pol de Mar había hecho hincapié en salir los cinco primeros minutos de partido a comerse el rival y el plan ha salido a la perfección. Minuto y medio de encuentro contemplaba el marcador del templo cuando Lanza se saca de la chistera, de esa que dónde tiene guardados tantos trucos, para recortar a dos defensas murcianos y batir por el palo corto al guardameta visitante Javi Jiménez. Por delante en el marcador antes incluso de que muchos se sentaran en sus respectivos asientos. Pero las buenas noticias no acababan ahí para el Sabadell, porque al borde de la primera hora de partido, cuando el Murcia parecía haber reanimado después del shock del gol en contra al primer minuto, el árbitro le saca la segunda amarilla al defensa pimentón Dos Santos y deja al Sabadell con superioridad numérica con más de una hora de partido por delante. Desde ese momento hasta el pitido que indicaba el camino a vestuarios, los dos equipos parecía que querían ir a descansar los quince minutos reglamentarios, aclarar ideas y reelegir la estrategia a seguir, unos para aumentar la renta de goles, y otros para intentar sacar algo positivo de un partido complicado por las circunstancias.

 Con un cuarto de hora como el de la primera parte, el Sabadell hubiese tenido bastante para crear alguna ocasión e intentar finiquitar el partido, pero nada de eso pasó. No ha habido intensidad, ni fluidez de juego, pero si control del balón. Insuficiente. Un centro al área del Murcia, mal defendida por los arlequinados, acaba con el gol libre de marca de Kike García. Los visitantes empataban y el respetable del templo no se lo podía creer, el fantasma del Huesca planeaba sobre el ambiente, y lo peor estaba por llegar. Unas manos de Toni Lao, el mejor del Sabadell hoy, dentro del área propiciaron el penalti convertido por Matilla a veinte minutos para el final y el público que seguía sin dar crédito a los que estaba sucediendo. El golpe de verse con un jugador más durante tres cuartas partes de partido, la incapacidad de penetrar en una defensa ordenada pero sin encerrarse atrás y que te remonten en cinco minutos, han sido factores con los que mentalmente los jugadores arlequinados no han podido. Sin claridad de ideas los de Carreras han intentado poner cerco a la portería visitante, pero sin disparar con peligro entre los tres palos. Entonces cuando los más optimistas del lugar ya no daban un euro por el empate arlequinado, Uli Dávila cae dentro del área empujado por Molinero y Figueroa Martínez, árbitro del encuentro, indica el punto de penalti sin vacilaciones. Más de tres mil personas en el campo, añadidas a las que lo estaban viendo por la televisión en sus casas, pendientes de Lanzarote, pendientes de la zurda de oro del Sabadell, y esa zurda en contadas ocasiones falla, y hoy no podía fallar. Zurdazo a la escuadra del 12 vallesano que le daba in extremis un punto a los suyos.

Al final, los arlequinados se podían dar con un canto en los dientes con el punto conseguido, pese a jugar con un jugador más e ir por delante en el marcador, pero cuando los partidos se ponen así, al Sabadell no le beneficia. Al final del partido los jugadores del Murcia no han dudado en ir a recriminar al árbitro el penalti pitado al Sabadell y Matilla ha perdido los papeles insultando e intentando agredir al colegiado. Al final reparto de puntos que no satisface ni a unos ni a otros, un punto para cada uno y un punto es el que les separa de la clasificación.