Balance de Las Palmas en el 2011

El 2011 de la Unión Deportiva: el año de transición, de esperanzas, de consolidación, de problemas en la directiva, de ilusión y de sueños.

Balance de Las Palmas en el 2011
Balance de Las Palmas en el 2011

 

La Unión Deportiva Las Palmas cierra el año 2011 con un balance que podría considerarse positivo dentro del proceso de transición y esperanzas en el que se encuentra inmerso. Mantener la categoría al final de la pasada temporada fue clave para hablar del nuevo bloque que se está gestando en las entrañas del club de Pio XII con el objetivo de realizar un buen papel en esta campaña con miras hacia un futuro en el que puedan alcanzarse cotas mayores.

Juan Manuel Rodríguez ha sido el hombre que ha estado al frente del timón amarillo durante este año desde el momento en que relevó a Paco Jémez como técnico del primer equipo. Su pragmatismo y su ideología del fútbol práctico fueron los aspectos que lograron la salvación del equipo y, ahora, tras la preparación del equipo en una larga pretemporada y con la posibilidad de comenzar de cero con un grupo nuevo y joven, el entrenador grancanario ha cerrado el ciclo anual situando a la Unión Deportiva en la mitad de la tabla clasificatoria con opciones de meterse en la promoción de ascenso en el sprint final de la temporada si los resultados y la suerte acompañan al equipo.

Más allá de los objetivos colectivos, en el plano individual, Juan Manuel Rodríguez sigue siendo muy discutido por parte de la afición amarilla que ven en él un hombre rácano y conformista en sus planteamientos que ya han provocado más de una pitada en las gradas del Estadio de Gran Canaria.

En la dirección del club, la actividad ha sido notoria en estos doce meses. Por un lado, se ha inaugurado el cargo de Presidente de Honor del club otorgado al mítico jugador amarillo Germán Dévora. Signo de orgullo y satisfacción de la hinchada canaria y fiel representante de los valores de la entidad. Sin embargo, la cara negativa la encontramos con la sentencia a tres años de cárcel al empresario y presidente del club, Miguel Ángel Ramírez por construcción de viviendas en espacios protegidos.

Otro caso llamativo en este año ha sido los problemas que se han producido entre la directiva del club y el grupo de afición Ultranaciente. El desalojo del local donde los miembros del grupo guardaban sus materiales y donde preparaban los elementos clásicos de animación del partido (tifos, pancartas, banderas, etc.) ha provocado  momentos de tensión en los que el grupo ha dejado de acudir al terreno de juego o ha proferido cánticos en tono de protesta a la directiva del club.

Pero sin duda, el espacio que ocupa mayor interés por parte de los amantes de este deporte, el terreno de juego, ha sido el elemento que más se ha visto evolucionado en este año 2011. Ha sido el año de estabilidad y consagración de la primera generación de canteranos, el año de oportunidades para la segunda generación y, también, el año de las llegadas y despedidas sonadas que han provocado que el primer equipo se asiente bajo unas nuevas bases.

Este 2011 ha sido fundamental para jugadores como Jonathan Viera, Vitolo, Vicente Gómez o Ruymán. Ellos cuatro han sido los jugadores que más han evolucionado y que más minutos y regularidad han tenido en el presente año. Viera y Vitolo, la doble v, se erigían como los estandartes del proyecto de cantera la pasada temporada pero la lesión de Vitolo provocó que el equipo se encontrara con Jonathan como único estandarte. Sin embargo, con la llegada de Juan Manuel, apareció la figura de Vicente Gómez que se convirtió en el hombre clave de la Unión Deportiva y pieza artífice de la mejoría del equipo en la segunda vuelta. Del resto de canteranos, sólo Ruymán, debido a la falta de competitividad en su puesto, ha sido el único que ha seguido contando con minutos y aparece regularmente en los onces iniciales de la UD. Este curso, con Vitolo recuperado y con Viera mucho más centrado en realizar un juego colectivo y olvidarse de su imagen de estrella, los canteranos pertenecientes a la primera generación, han empezado a madurar futbolísticamente y se encuentran en un momento dulce en sus carreras deportivas. De hecho, en este 2011, Jonathan Viera llegó a ser convocado por la selección española sub-21.

Además, durante la pretemporada, comenzaron a surgir varios nombres como Álvaro Arencibia, José Artiles, Roque o Hernán que empezaron a denominarse como los miembros de la segunda generación de “platanitos”. De estos jóvenes jugadores, sólo Roque juega en la primera plantilla, pero no se descarta que en un futuro cercano los demás empiecen a entrar en los planes de Juan Manuel Rodríguez de cara al próximo año.

Finalmente, encontramos que en este año han llegado al club jugadores como Javier Portillo, Corrales o los hermanos Castellano, mientras otros como Quero o Cejudo han abandonado la disciplina amarilla. En los casos de Guayre, Josico y Jorge Larena, jugadores pertenecientes a la época dorada de la Unión Deportiva en este ciclo, se ha consumado su despedida final del club de sus amores.

Este es el balance de la Unión Deportiva en este año 2011 que termina. Con el equipo situado en mitad de la tabla, con una estabilidad en la directiva y en el banquillo, y con una plantilla más unida que nunca por un objetivo común. Parece que este año sí, los aficionados amarillos podrán comerse el turrón tranquilamente deseando un 2012 aún mejor.