Willy-Casillas: dos guardianes bajo los palos

El sábado en La Rosaleda se enfrentan Málaga y Real Madrid y esta vez no todos los focos estarán dirigidos a los Cristiano Ronaldo, Isco y compañía. Entre otras cosas porque ambos equipos son los menos goleados de la Liga BBVA, y en eso gran parte de culpa la tienen los que custodian sus porterías: Willy Caballero e Iker Casillas miden sus aspiraciones al trofeo Zamora.

Willy-Casillas: dos guardianes bajo los palos
Willy Caballero e Iker Casillas

Llama la atención la circunstancia de que en el punto de mira, del duelo liguero del próximo sábado, la atención esté centrada en ambas porterías, pero lejos de sorprendernos, esta coyuntura nos sirve como reveladora de la trayectoria de Málaga y Real Madrid en la presente competición. Los andaluces caminan con paso firme afianzados en puestos Champions, mientras que el equipo merengue goza de la eficacia defensiva que en ataque carece y en parte, ambos equipos tienen que agradecérselo a sus guardametas, que con actuaciones memorables, sostienen a sus equipos en las posiciones nobles de la clasificación.

En varias ocasiones se ha repetido ese momento en el que el corazón de los hinchas malaguistas y madridistas se detiene por unos instantes, los que tarda el delantero del otro equipo en quedarse mano a mano con Willy o con Iker, con todo a favor, para batirles. Pero con toda la presión sobre sus espaldas, el estadio expectante y media afición preparada para celebrar lo que parece un gol seguro, aparecen un pie o una mano salvadora de alguno de los dos porteros para desbaratar por completo la ocasión y de paso, dejar a la grada perpleja y al delantero rival echándose las manos a la cabeza. Son estas actuaciones las que les han hecho ganarse las alabanzas de la opinión pública.

Willy, la templanza argentina al servicio de La Rosaleda

Para muchos desconocido, Wilfredo Caballero no es nuevo en esto del fútbol. Natal de Santa Elena, Argentina, el hoy cancerbero del Málaga comenzó su andadura profesional hace justo una década en Boca Juniors, siempre a la sombra de otro ilustre portero muy conocido en nuestro fútbol como es el 'Pato' Abbondanzieri, ex del Getafe. En la Bombonera probó el sabor de la victoria, lográndose alzar con varios títulos y también comenzó a foguearse en las categorías inferiores de la selección argentina.

Tras pasar tres temporadas en Boca Junios, Willy cruzó el charco para sellar su pase a la división de plata de nuestra liga y, a posteriori, club en el cual ha permanecido más tiempo, el Elche, donde disfrutará de cinco años muy buenos a nivel personal, ya que era habitual verle cuajar unas grandísimas actuaciones y demostrar un amplio nivel en todas las facetas del juego, además, era un gran conocedor de la Liga Adelante ya que en sus últimos años en la entidad ilicitana, compaginó su carrera con los comentarios técnicos en las retransmisiones de Canal Sur. 

Estas grandes actuaciones le sirvieron para, durante la temporada 2010/2011, firmar por el Málaga CF para cubrir la baja del actual portero del Atlético de Madrid, Sergio Asenjo, por aquel entonces guardameta titular del cuadro malacitano, víctima de una grave lesión de rodilla. Casi sin hacer ruido y completando grandes partidos, se gana la confianza de todos sus técnicos hasta conseguir pulverizar el récord histórico de imbatibilidad del cuadro andaluz, situándolo en 479 minutos sin encajar un gol.

Los que le conocen, no se sorpenden por el buen nivel mostrado hasta el momento por el cancerbero argentino. Caballero es un portero con una personalidad tremenda, ágil, poco dubitativo en los balones por alto y difícil de superar en el uno contra uno. En los últimos años también ha mejorado su asignatura pendiente, las salidas, exponiéndose menos que antes. Si bien es cierto que tal y como ha reconocido el propio Willy en mas de una ocasión, tener compañeros veteranos como Demichelis o Weligton da una gran seguridad y tranquilidad.

La espinita que tiene clavada el guardameta argentino es una mayor participación defendiendo los colores de su país ya que, parece, que sus notables actuaciones están pasando desapercibidas para Alejandro Sabella, seleccionador albiceleste, que prefiere para la portería la juventud de Sergio Romero, descubrimiento de Maradona y actual jugador de la Sampdoria. Caballero ha reconocido su tremenda ilusión por volver a la selección, con la que fue campeón Sub-20 en 2001, curiosamente junto a otro malaguista, Saviola.

Actualmente, Willy Caballero disfruta del mejor momento de su carrera,  demostrando una gran madurez e inteligencia y siendo el portero menos goleado de la Liga BBVA, gracias a actuaciones de verdadera altura, como la protagonizada este mismo año en el Reyno de Navarra

Iker, la humildad como esencia del éxito

A estas alturas relatar paso por paso la trayectoria profesional de Iker Casillas sería innecesario, y mucho menos discutir su calidad. El madrileño lleva a sus espaldas más de quinientos partidos repartidos entre Real Madrid y Selección Española. Partidos que le han servido para coronarse como quizás el mejor portero del mundo y capitán de La Roja, con la que ha levantado dos Eurocopas y un Mundial.

Foto: h3.googleusercontent.com

La temporada actual para Casillas no está siendo fácil, el capitán  del Real Madrid está sufriendo en primera persona la mala trayectoria que hasta el momento lleva su equipo en liga, dónde el cuadro merengue se ha dejado ya más puntos que en todo el pasado curso. Iker es madridista y como tal, es el primero que acusa dicha situación.

No obstante, el mostoleño hace de la humildad su mejor virtud y es esto, unido a sus decisivas intervenciones, como la realizada a Robben en la final del Mundial, lo que le han hecho ganarse el cariño de compañeros y rivales, dejando a un lado la pertenencia a un equipo o a otro. En la retina de los amantes del fútbol permanece aún exhibiciones como la protagonizada por el meta merengue en Glasgow, en la final de la Champions League frente el Bayer Leverkusen, en la que entró sustituyendo a César Sánchez para, a la postre, dar la novena copa de Europa al Real Madrid con sus grandes paradas, haciendo alarde de sus felinos reflejos.

Probablemente Iker no esté pasando por su mejor momento deportivo, ni ésta sea la temporada más brillante de su carrera, pero su presencia sobre el terreno de juego dota de una tranquilidad casi plena a su equipo, afición y técnicos. Precisamente si algo ha tenido Casillas durante toda su trayectoria ha sido la confianza de éstos últimos.

Si hay que ponerle algún debe o aspecto que mejorar al arquero madrileño quizás sea el juego con los pies, arte que no ha conseguido dominar a la perfección durante su vida deportiva. Por el contrario, su mayor haber se encuentra en la frialdad como portero, Iker es capaz de aguantar al delantero hasta el último momento, aparte de una mentalidad madura, que le permite anticiparse a lo que va a ocurrir.

Lucha de aspiraciones

Sea como fuere, el sábado se dan cita sobre el césped de La Rosaleda los dos porteros menos goleados del campeonato doméstico. Willy únicamente ha encajado diez goles en dieciseis jornadas, mientras que su homónimo en el Real Madrid ha recogido el balón de las redes en catorce ocasiones. El duelo entre Málaga y Real Madrid servirá para despejar las aspiraciones de ambos al trofeo Zamora, que se entrega al final del campeonato al portero menos goleado y que en las últimas cinco temporadas ha llevado la firma del guardameta del FC Barcelona, Víctor Valdés

El portero merengue únicamente cuenta en su nómina con uno de ellos, el logrado en el curso futbolístico 2007/2008 con un coeficiente de 0,89 goles por partido, mientras que para el cancerbero argentino sería el primero de su carrera, y el segundo portero que lo conseguiría defiendo la elástica del Málaga; el primero fue Deusto en la temporada 1971-1972, circunstancia que a buen seguro motiva a Willy, ya que entrar en la historia de un club está al alcance de unos pocos privilegiados.

Foto Iker Casillas: googleurs.com