Osasuna consigue su primera victoria cebándose contra el Levante

Osasuna se impuso por cuatro goles a cero al Levante, en la primera victoria de los navarros esta temporada. Foto Diario de Navarra.

Osasuna consigue su primera victoria cebándose contra el Levante
Osasuna
4 0
Levante
Osasuna: Andrés Fernánez, Oier, Arribas, Lolo, Nano, Cejudo (Lamah 75’), Annan (Loe 80’), Timor, Armenteros, Nino y Llorente (Kike Sola 88').
Levante: Munúa, Navarro, Barkero, Iborra, Juanfran, Ballesteros, Michel (Rubén), Chris, Diop (Gekas 58’), Martins y El Zhar (Pedro Ríos 60).
MARCADOR: 1-0 Armenteros 55' / 2-0 Lamah 82' / 3-0 Timor (p) 89' / 4-0 Nino 90'
ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo (colegiado catalán). Amonestó con tarjeta amarilla a Diop, Oier, Nano, El Zhar, David Navarro.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 6, disputado en el Reyno de Navarra ante 14.101 espectadores.

Comenzaba el partido en Pamplona con el ya clásico dominio de los rojillos cada vez que juegan en su feudo. Con Llorente y Nino arriba, en busca de cualquier balón, empezaron a llegar los centros tanto a balón parado como por jugadas en las bandas de Álvaro Cejudo y de Nano, en la izquierda. Osasuna comenzaba a querer jugar más sacando el balón desde atrás, mientras el Levante esperaba. Así pues, en el 11, Munúa ya tuvo que aparecer saltando por encima del resto para evitar cualquier peligro por alto. Empezaba a coger protagonismo Nano, que pudiendo actuar también de extremo, cerca estuvo de crear mucho peligro minutos más tarde en una jugada que acabó siendo invalidad por fuera de juego.

En el 17, llegó la primera oportunidad de peligro del partido. Balón botado por Timor, al que llega en el segundo palo Llorente para asistir a un Nino que no atinó para conectar con la portería, ya que se anticipó antes de tiempo Diop para enviar a córner. Respondió pronto el Levante, con un disparo desde el medio del campo de Juanfran que estuvo muy cerca de sorprender a Andrés Fernández, ya que acabó tocando la red del techo de la portería. De disparos potentes empezaba a escribirse el guión del partido, ya que en el 23 David Timor enganchó un fuerte disparó que obligó de nuevo a intervenir al portero uruguayo del Levante. Conforme nos acercábamos a la media hora de partido, el Levante se fue haciendo con el control del partido por momentos. Anthony Annan tuvo que dejarse la piel literalmente para evitar el primero de los granotas en el minuto 28.

La afición de Osasuna se empezaba a impacientar. A través de cánticos y pitos intentaban incentivar a los suyos, pidiéndoles más ritmo arriba. Con ello, Osasuna supo lograr algo más de electricidad llegando al minuto 40, pero seguían existiendo imprecisiones en los últimos controles de cara a puerta de Armenteros y Nino. En el minuto 37, fue Cejudo el que lo quiso intentar con un disparo raso que no provocó ningún tipo de peligro. Al filo del descanso, se mantuvo la tónica de un dominio del partido repartido entre ambos conjuntos, con jugadas que acaban en nada debido a numerosos balones huérfanos en un mar de imprecisiones.

Segunda parte, la revolución osasunista

Para la segunda parte se pretendía hacer olvidar el fútbol gris del primer tiempo, donde Anthony Annan había sido posiblemente el único a destacar en el equipo rojillo. En el 49, él mismo tuvo que cortar una buena internada de Míchel Herrero cuando controlaba el balón pegado a la línea de fondo de la portería de Andrés. En el 52, Osasuna dispuso de una ocasión clara con una falta justo pegado al borde del área, aunque el disparo de Lolo no encontró puerta. Pocos minutos después, en una jugada llena de líos dentro del área, llegó el primer tanto de Osasuna. Cejudo recibe el balón dentro del área, lo cruza, batiendo a Munúa, pero lo estrelló en el palo. El rechace lo cogió Armenteros, disparó a puerta, y a la segunda, después de que el primer intento diera en un defensa, logró batir la portería del Levante para poner el primero en el marcador.

Juan Ignacio Martínez reaccionó pronto y dio entrada a Gekas por Diop, un cambio totalmente ofensivo. Sin embargo, con el gol, Osasuna empezó a carburar y supo asentarse en el campo para seguir avanzando líneas en busca del segundo gol. En el minuto 65, Nino conectó un buen pase adelanto a Llorente, que aunque logró esquivar a Ballesteros, no encontró la velocidad adecuada para enfrentarse en uno contra uno contra Munúa. Seguían apretando los navarros, y minutos más tarde, nuevo balón parado cercano al área, tras mano de David Navarro, que acabó estrellando Cejudo en la barrera. Ya en el 67, el Levante agotó sus últimos cambios con la introducción al campo de Rubén y de Pedro Ríos. Empezaba a espabilar el Levante con el paso de los minutos, Martins apareció por primera vez en el partido en el 74 con un cabezazo que atajó Andrés.

Mendilibar dejó pasar los minutos para que ya en el 76 hiciera la primera sustitución, dando entrada a Lamah por un Álvaro Cejudo con gran participación sobre todo durante la segunda parte. Después, fue turno para Loe en un cambio de hombre por hombre por Anthony Annan. A falta de diez para el final, el Levante se hizo con el dominio del partido. Cuando más parecían que iban a sufrir los seguidores rojillos, una contra comenzada por Nino, la finalizó Llorente en un uno contra uno. Y aunque detuvo el balón Munúa, ahí estaba Roland Lamah para lograr el segundo de Osasuna con la portería vacía. Con el 2-0 en el Reyno, Osasuna quiso gustarse, y ya más relajado, siguió buscando el tercero. El protagonista en los últimos minutos,Timor. Primero enganchó un tremendo disparo que paró Munúa a mano cambiada, y en el 87 gozó de una oportunidad de penalti, provocado sobre Kike Sola, que no desaprovechó para hacer el 3-0.

El castigo para el Levante fue mucho mayor, cuando con el tiempo ya cumplido, la defensa del Levante, agotada, recibió el cuarto gol, con un disparo de Nino, tras una perfecta asistencia de Armenteros.