Osasuna y Betis empatan sin goles en un triste encuentro

Tosco partido el que se ha vivido esta noche en Pamplona. El encuentro en el que Patxi Puñal se convertía en el jugador rojillo con mayor número de encuentros jugados, no pudo terminar en auténtica fiesta. Este resultado no favorece a ninguno de los equipos.

Osasuna y Betis empatan sin goles en un triste encuentro
Osasuna
0 0
Betis
Osasuna: Andrés, Oier, Lolo, Arribas, Damiá; Patxi Puñal, Annan, Cejudo (Nino, min 77), Armenteros (Masoud, min 85), Lamah y Llorente (Kike Sola, min 64)
Betis: Adrián, Álex, Nelson, Paulao, Perquis, Cañas, Rubén Pérez, Salva Sevilla (Jonathan Pereira, min 64), Juan Carlos (Cambel, min85), Molina (Nono, min 74), Rubén Castro
MARCADOR: 0-0
ÁRBITRO: El colegiado, Velasco Carballo amonestó con tarjeta amarilla a: (min30), Paulao (min60), Armenteros (min64), Damiá (min81)
INCIDENCIAS: Octava jornada de la Liga BBVA. Estadio Reyno de Navarra con 15.215 aficionados.

Osasuna acudía al encuentro con la intención de devolver el farolillo rojo al Espanyol, ya que los periquitos han logrado su primera victoria de la temporada, dejando así a los rojillos, de nuevo, en la cola de primera. Los puntos eran demasiado necesarios por tierras navarras, y muy deseados también por los andaluces. El Betis se presentaba en Pamplona con la mente puesta en los puestos europeos, ya que con una victoria, dormirían por una jornada consecutiva más, en puestos de Europa League.

El partido comenzó con una clara oportunidad de gol en el minuto dos para los andaluces. El delantero Jorge Molina encaró por la derecha la portería defendida por Andrés aunque el disparo posterior se marchó cruzado en exceso. El peligro no cesaba en el área rojilla y dos minutos después, el guardameta murciano se volvió a lucir ante su afición, después de parar un chut del propio Molina. Dos ocasiones peligrosas en tan solo cinco minutos.

El encuentro era una exhibición bética. En el minuto ocho, los verdiblancos gozaron de una nueva clara oportunidad. En esta ocasión fue Paulao el que cabeceó a la izquierda de la portería una falta botada por su equipo. Osasuna también gozó de una pequeña oportunidad, mediante un cabezazo dirigido por el defensa madrileño Arribas. No obstante, el balón se marchó fuera de portería.

La ocasión rojilla no fue más que un mero espejismo de juego, ya que en la posterior jugada, Andrés tuvo que volver a ser el encargado de desviar la contra bética. El minuto más peligroso llegó en el minuto 18 de encuentro. El árbitro, Velasco Carballo, anulaba un gol al Betis por posición antireglamentaria del delantero Rubén Castro. De haber sido efectuado, hubiera sido un señor gol, con un tiro de rosca al palo largo. El marcador, no obstante, seguía sin moverse. El gol anulado demostraba el poderío andaluz frente al encuentro, mostrándose dueño y señor del esférico y de las oportunidades. Osasuna, inexplicablemente, se mostraba dormido en su estadio. El minuto 23 fue la primera jugada de ocasión de la que disfrutó Osasuna, mediante su lateral más valorado, Cejudo. El cordobés, recorriéndose la mitad de la banda, consiguió dejar atrás dos defensas béticos y pasar el balón a Lamah, para que este lo mandara a la derecha de la meta defendida por Adrián.

Ante la salida en tromba que había realizado el Betis, los navarros parecía que empezaban a despertar. Era el minuto 28 de juego cuando Armenteros, gozó de una ocasión que no aprovechó. El argentino le robó el balón a Paulao y mediante una vaselina, lanzó el esférico por arriba de portería. Las fuerzas empezaban a igualarse, aunque era el Betis el que mejor plantado se encontraba. Aun así, Osasuna no renunciaba a las pocas ocasiones que tenía, siendo Adrián el que desbarataba cada oportunidad. Como la vivida en el minuto 38 de encuentro. El guardameta bético se adelantó a Llorente tras un perfecto centro-chut del belga Lamah. De esta manera entraban en los últimos 5 minutos de la primera parte. Los andaluces habían estado dominando durante la mayor parte del encuentro, hasta que las fuerzas empezaron a igualarse en los últimos momentos. Y de esta manera también, se llegó al final.

Segunda parte

Armenteros era el primer hombre en crear ocasión en los segundos 45 minutos. Tras un pase de Damiá, el argentino no consiguió controlar el balón, por lo que éste se marchó por la línea de fondo. El descanso le sentó como un guante al equipo local. Todo era diferente a la anterior salida, ya que esta vez, fueron ellos los encargados de ser los señores en los primeros momentos.

El colegiado anuló un gol a Lamah por fuera de juego, igualando así los fallos ante ambos equipos. De esta forma, confirmaba Osasuna su superioridad, la cual Llorente intentaba plasmar materialmente. Corría el minuto 59 cuando el gipuzcoano no logró controlar un balón el cual le habría permitido un mano a mano con el portero. La posterior jugada se saldó con un intento de remate del delantero más en forma bético, Jorge Molina. No obstante, fue la entrada de Kike Sola al terreno de juego el que volcó el partido. Su presencia hizo que el equipo se vendría arriba, posibilitando más ocasiones. La más clara, en el minuto 66, cuando un disparo casi sin ángulo de Lamah lo desvió Adrián a córner.

Las ocasiones, aunque existentes, se convirtieron en escasas, por lo que el encuentro empezó a ser más aburrido que en la primera parte. La tónica era la misma por ambas partes, la del balonazo. El punto interesante lo puso el míster rojillo, al dar entrada a Masoud. El iraní ha estado casi dos temporadas fuera de los terrenos por sendas lesiones. Y sin mayores, se llegó al final del aburrido encuentro. Ninguno de los dos equipos mereció la victoria, y así lo reflejó el marcador. La próxima jornada, los navarros visitan el Vicente Calderón, mientras que los béticos, reciben al Valencia.

Así lo vivimos en Vavel.com