Osasuna y Atlético de Madrid, rivalidad desde antaño

Osasuna y Atlético de Madrid, dos históricos del fútbol español, se medirán las caras este domingo en el Sadar. Repasamos lo que han podido dar los choques entre ambos desde que se tiene conocimiento de ello.

Osasuna y Atlético de Madrid, rivalidad desde antaño
Foto: www.forzaatleti.com

Ambos equipos se enfrentaron por primera vez en el año 1932, un partido que supuso la victoria más abultada del equipo rojillo hacia los madrileños, en el que Osasuna ganó por 5 goles  a 1 en territorio visitante.

La temporada siguiente se vieron las caras en dos ocasiones, ambas en el Pamplona, y los resultados fueron de 2-2 y 2-1 respectivamente.

El último enfrentamiento sin fichar se vivió en febrero de 1934, y el Atlético de Madrid (llamado Athletic de Madrid en sus inicios) venció por 3-1.

A partir de ahí ya se empiezan a conservar los datos de los encuentros entre ellos, y con Emilio Udiroz al mando y dos goles de Vergara, Osasuna se impondría al Atlético como local. Esa victoria, acompañada del 1-1 de la vuelta en Madrid supondría el pase de los rojos a la segunda fase de la Copa del Rey.

La época de "los treinta" acabó con un 3-1 del Atlético a Osasuna en la final de la Promoción de Ascenso, precedida de una goleada en casa por 4-0, con goles de Vergara y Catachús.

En los años cuarenta, nunca se enfrentaron debido a que se encontraban en categorías distintas, pero en 1953 estos dos equipos se volverían a emparejar.

Década muy pareja

Desde 1953, y hasta el fin de esta década, pudimos vivir unos duelos cuanto menos igualados, en los que el Atlético de Madrid venció en cinco ocasiones, Osasuna en cuatro, y en una ocasión el choque acabó en tablas.

En este periodo de tiempo, podemos destacar del club navarro la victoria que abría este conjunto de enfrentamientos. El resultado fue de 3-1, y los goleadores rojillos fueron Sabino, Madariaga y Zubeldia.

El Atlético le encajó por dos veces un 4-1 a Osasuna, en tiempos de Peiró o Coque como referentes colchoneros.

Hegemonía atlética hasta los ochenta

Desde estos últimos partidos, hasta 1982, Osasuna no logró la victoria en ninguna ocasión. Un balance de cinco victorias y 2 empates para rojiblancos. Todos ellos en competición liguera.

  El predominio atlético sigue, pero con algunos chispazos rojillos

Después de esta racha de nada más y nada menos de siete partidos en los que Osasuna no logró la victoria, esta se cortó con un contundente 4-2 logrado por los hombres de José Alzate, ya entrando en el invierno de 1982. Los rojillos vencieron en un apasionante partido con goles de Martín, Bayona y Iriguíbel en doble ocasión, tantos que contrarrestaron los de Arteche y Landáburu.

De ahí, hasta 1994, los dos conjuntos se enfrentaron de manera consecutiva 25 veces, dos por temporada. Este ciclo concluyó con un balance de 14 victorias atléticas, 6 rojillas y 5 empates. Hasta en cuatro ocasiones los madrileños ganaron por una ventaja de 3 goles o más, aunque también Osasuna vivió noches mágicas como la que le permitió eliminar al Atlético de la Copa del Rey en 1984, cuando logro la victoria en el Sadar por 2-1 y desequilibró el empate de la ida, con un gol en el minuto 87 de Lumbreras; o las victorias en los dos partidos que enfrentaron a estos equipos en la liga del 88, con un Atlético de Madrid que poseía jugadores tan míticos como Futre, Julio Salinas o Eusebio.

Siglo XXI más que igualado

Mucho más emocionantes los días en los que se enfrentaban ambos equipos llegados a la etapa más reciente. Once victorias rojillas, once victorias colchoneras y tres empates, un óptimo balance para los rojos contra un equipo de rango como lo es el Atlético de Madrid.

Después de la victoria de los rojiblancos por 3-1 en dieciseisavos de la Copa del Rey de 2001, Osasuna realiza la mayor racha de triunfos, tres seguidos, en tiempos de Aloisi, Moha, Cruchaga, Pablo García y compañía.

Partidazos como el 3-2 en el Calderón, con el "vasco" Aguirre en el banquillo, y con un Atlético con Fernando Torres como principal referencia; o el 2-4 en territorio visitante, con goles de Pandiani y aquel golazo del iraní Masoud, contra un Atlético plagado de estrellas como el Kun Agüero o Diego Forlán, tiempos en los que con casta y valor derrotabamos a los más grandes y paradójicamente perdíamos contra los más pequeños, tiempos de el "Juanfranazo" o el partidazo de Sola contra el Sevilla. Muy nostálgico todo.

Con este análisis, el total de enfrentamientos entre los dos conjuntos deriva a 25 victorias rojillas (33%), 14 empates (18%)  y 37 victorias colchoneras (49%).

La mayor victoria rojilla como local se vivió en la temporada 35/36, por 4-0; y la más abultada como visitante en la campaña 32/33, por 1-5. Por parte del Atlético de Madrid, la más contundente se vivió en la 54/55 y en la 57/58, por 4-1; y en el Sadar en la 52/53 y en la 90/91, con un 1-4 también.

Sí, es verdad, Osasuna lleva sin ganar contra este equipo desde hace ocho enfrentamientos entre ellos, pero todos sabemos que los rojillos son capaces de eso y mucho más. Miles de veces ha dado la sorpresa, y aunque las estadísticas no vayan con los navarros todos saben que Osasuna ama los retos difíciles, y aunque pierda, se dejará todo sobre la cancha.

¿Juanfran? Ya tenemos a R. Torres; ¿Nekounam? Ya tenemos al Gato; ¿Pandiani? Ya tenemos a Oriol. El actual equipo poco tiene que envidiar a los de épocas pasadas, así que esperemos vivir un gran partido entre dos grandes equipos, como ya hemos visto, con mucha historia.

Imágenes:

1-www.enciclopedianavarra.com

2-www.osasuna.es

3-www.colchonero.com

4-www.colchonero.com