El Atlético se llevó un partido al que el Rayo Vallecano llegó tarde

La fiesta rojiblanca, que comenzó con la ofrenda de las Supercopas de balonmano y fútbol, casi es estropeada por un Rayo Vallecano que decidió morder al Atlético en los últimos quince minutos de encuentro. Finalmente, al Rayo le faltaron minutos para poder llevarse algún punto del Calderón

El Atlético se llevó un partido al que el Rayo Vallecano llegó tarde
Atlético
4
3
Rayo
Atlético: Courtois;Filipe Luis, Miranda, Godín, Juanfran; Koke, Mario Suárez, Arda, Gabi; Diego Costa (C. Rodriguez m.56), Falcao
Rayo: Dani Giménez; Tito, Amat, Casado; Adrián (min.66 Delibasic), Javi Fuego, José Carlos, Leo Baptistao, Piti (Lass min. 52); Nicki Billie (min.56 Chori Dominguez)
MARCADOR: 1-0, min. 28, Mario Suárez. 2-0, min. 48, Koke. 3-0, min. 50, Arda Turan. 4-0 min. 56 Falcao. 4-1 Delibasic, min. 76. 4-2, Delibasic, min. 82. 4-3, Baptistao, min. 86.
ÁRBITRO: Javier Estrada Fernández, del colegio catalán. Amonestó a José Carlos, Javi Fuego, Adrián
INCIDENCIAS: 4º jornada de la Liga BBVA. Partido disputado en el estadio Vicente Calderón.

El Calderón albergaba un partido que enfrentaba a dos equipos con sensaciones muy similares en este principio de temporada. El Rayo, que quiere conseguir lo más pronto posible la salvación matemática, llegó al feudo rojiblanco con la intención de prolongar su casillero de derrotas a cero. Mientras tanto, los rojiblancos jugaban en un Calderón con muchas ganas de fiesta tras la ofrenda de las Supercopas de fútbol y balonmano al público.

El Rayo comenzó presionando, pero pronto el Atlético tomaría las riendas del partido con una presión a la defensa rayista muy intensa, con Falcao y Diego Costa como principales puntales. En el minuto cuatro llegaría la primera ocasión clara del partido. Filipe Luis desde el lateral del área dió un pase atrás que  Koke estrelló contra Dani.

A partir del minuto 13 la presión atlética decreció y el partido se equilibró, con un Rayo que comenzó a tener más la posesión. El primer disparo del Rayo llegó en el minuto 15, en una falta en la frontal que Trashorras mandó por encima del travesaño. A partir del minuto 20 aproximadamente, el balón cayó del lado rayista y el número de ocasiones atléticas cayó en picado, mientras que las del Rayo seguían siendo escasas porque el Rayo no profundizaba. 

En el momento en el que el Atlético creaba menos peligro, el Atlético salió al contraataque en el minuto 28 para anotar el primer gol del encuentro. Lo culminó Mario Suárez tras un pase de la muerte del ex rayista Diego Costa. El partido continuó de la misma manera, con la posesión para los franjirrojos pero sin la profundidad necesaria para penetrar entre los defensas rojiblancos. El partido poco a poco volvió a equilibrarse.

En el minuto 43 el Atlético contó con una nueva ocasión en las botas de Arda. El turco lanzó una vaselina por encima de Dani, pero Casado la sacó cuando la pelota ya cruzaba la línea de gol. La primera parte llegó a su ocaso cuando el Atlético estaba armando un contraataque, lo que provocó el enfado de la hinchada rojiblanca.

La segunda parte comenzó con la sentencia rayista. Diego Costa de nuevo volvió a ser el asistente, aunque el gol esta vez fue de Koke golpeando desde atrás. El Atlético no cedió ni dos minutos de tregua a los franjirrojos, que volvieron a la carga para anotar el tercero dos minutos después con una jugada calcada a la del segundo gol. Arda Turán fue el autor para delirio del Vicente Calderón.

Paco Jémez, tras sendos varapalos, buscó la reacción introduciendo a Lass por Piti. En la jugada siguiente llegaría el cuarto gol rojiblanco. Tras una internada en el área de Diego Costa, Javi Fuego derribó al delantero brasileño y el consecuente penalti fue transformado por el único que faltaba por aparecer en la fiesta del Calderón: Radamel Falcao.

Diego Costa fue sustituido por "Cebolla" Rodríguez tras el gol de Falcao, llevándose la ovación de la noche tras provocar un penalti y dar dos asistencias. El Atlético llevaba el partido con calma, sin percatarse del posible peligro que podía conllevar una sobrestima que casi le cuesta el empate.

Paco Jémez decidió que de morir, moriría matando y así fue. A partir de la entrada de Delibasic y unido a una relajación atlética, el Rayo comenzó a remontar poco a poco el marcador. Delibasic por dos veces y Leo Baptistao sembraron el miedo y los nervios en el Calderón durante los últimos cinco minutos.