El apagón vallecano y su gestión social

El apagón que se ha dado hoy en el Estadio de Vallecas por unos vándalos tiene consecuencias a todos los niveles para los clubes. Ha ocasionado el enfado de miles de aficionados por no poder ver el espectáculo futbolístico y disputasde los directivos y entrenadores por el cambio de horario

El apagón vallecano y su gestión social
Así estaba la Avenida de la Albufera a las 21.45 de esta noche

El partido del Rayo- Real Madrid ha sido suspendido por un sabotaje en el entramado eléctrico del Estadio de Vallecas. Muchas teorías rondan en el aire sobre las causas, pero las consecuencias para un gran número de personas son más que obvias. Aparte del problema de la iluminación, también había problemas en los tornos de las puertas. Al cortar los cables de la luz, el problema también ha repercutido en los tornos para chequear las entradas, por lo que era prácticamente imposible distinguir quien entraba y quien no al Estadio de Vallecas.

Consecuencias en los clubes a todos los niveles

El Rayo Vallecano, a nivel de institución, ha quedado muy afectado por lo ocurrido hoy. Que se sepa que alguien ha logrado evadir el dispositivo de seguridad para ir a una zona que, según el presidente, es "casi inaccesible", no beneficia a la imagen del club. En el partido de hoy había mucha prensa internacional, como France Press, Reuters o Le Equipe, por lo que el Rayo Vallecano ha quedado como el hazmerreír de la Liga BBVA.

No solo el Rayo ha quedado afectado a nivel institucional, sino también social. Los aficionados de ambos equipos deberán movilizarse mañana, un lunes, para poder disfrutar de un partido por el que han pagado una entrada. Finalmente, el horario acompañará un poco y será celebrado a las 20:00.  La hinchada rayista, que ya estaba indignada con la directiva del club por los precios impuestos por ser el día del club, verá como muchos de los que la forman no podrán acudir por motivos laborales.

Tanto Mourinho como Jémez tendrán que cambiar completamente el planning de la semana. Ambos ya tendrían planeados los entrenamientos de la semana para preparar el partido del próximo fin de semana y tendrán que cambiarlo a consecuencia de lo ocurrido. Además, los jugadores tendrán un día menos de descanso.

Los empleados de los clubes y periodistas también han sido afectados por lo ocurrido hoy. Tendrán que trabajar y trasnochar en un día en el que muchos de ellos, debido a las altas horas a las que finaliza su labor, libran.

Muy mala gestión de las masas por parte del Rayo 

Los aficionados rayistas se agolparon en torno a las 20.20 alrededor del estadio para poder entrar. Normalmente, el Estadio de Vallecas abre sus puertas una hora antes del comienzo del encuentro, pero hoy no, por lo que todos los aficionados del estadio (entre 9000 y 14000 personas) han tenido que esperar hasta las 22.15 aproximadamente, agolpados y aturullados, para que finalmente no se celebrara el encuentro. Finalmente, debido al enfurecimiento de las masas, se han creado varios disturbios. Como ejemplo, un taquillero ha sido agredido por un vándalo.

El club en ningún momento ha informado de ninguna manera a los aficionados que aguardaban a las afueras del estadio para poder entrar, por lo que los miles de seguidores rayistas han tenido que informarse mediante los medios de comunicación, hablando con gente que se encontraba frente al ordenador o televisor o simplemente, por el boca a boca. Finalmente, el club ha utilizado la megafonía del interior del estadio, casi inaudible desde fuera, para avisar que si no se celebraba el encuentro se oiría una alarma. Simplemente inadmisible el trato recibido a una afición que ha pagado, como forma extraordinaria, entre 20 y 25 euros para asistir a este partido.

Posibles causantes 

Hay varias teorías. VAVEL no se decanta por ninguna, pero describirá las que se han puesto encima de la mesa para que ustedes, nuestros lectores, decidan por sí mismos cual puede ser la adecuada. El orden de las teorías según han ido apareciendo es el siguiente:

La primera teoría que se ha gestado ha sido que los Ultras Sur, grupo ultra del Real Madrid, han sido los causantes del corte de luz. Es más que conocido el odio visceral entre los Ultras Sur y los Bukaneros, ultras del Rayo, por lo que es una perfecta forma de privar al aficionado rayista de una bonita velada de fútbol. Eran los únicos de los que había constancia que se encontraban dentro del estadio, pero donde estaban ubicados era en la grada contraria a donde han ocurrido los actos.

La segunda teoría pone como culpable a un grupo de aficionados rayistas. Debido a que el partido había sido declarado día del club, algún aficionado rayista habría logrado entrar al estadio para cortar los cables y protestar de esta forma contra la gestión económica de la directiva del club. Al haber sido una o dos personas las causantes de lo ocurrido, han podido acceder por cualquier lateral del Estadio y provocar este acto. Si han logrado entrar, ha sido sin permiso del club, por lo que el gran dispositivo policial y de seguridad aglutinado hoy en Vallecas habría sido ineficiente.

Finalmente, ninguna de las teorías es concluyente y el acto vandálico está bajo investigación policial. La policía está en busca de huellas en el lugar de los hechos para localizar al infractor del apagón.

Disputa entre los clubes

Tanto Rayo Vallecano como Real Madrid se han envuelto, tras lo ocurrido, en una disputa por el horario del partido mañana. Mourinho proponía las 17.00, mientras que Paco Jémez veía inadmisible tal horario, debido a la poca disponibilidad de los aficionados para acudir al estadio a esa hora. Finalmente, Javier Tebas, vicepresidente de la Liga de Fútbol Profesional, ha tenido que entrar en juego como mediador e imponer las 19.45 como hora oficial del encuentro, debido a que ninguno de los dos clubes cedía a la hora de poner unos horarios para la celebración del partido.