El momento de Gonzalo Higuaín

La constante reivindicación del jugador argentino, su inagotable espíritu de lucha y la paciencia contenida del refuerzo que aguarda su momento le han valido para ganarse el cariño y el respeto del Bernabéu. En el rectángulo de juego, no obstante, la continua competencia con otras grandes estrellas le obligan a partir de 0 una y otra vez, reto que el 'Pipita' asume sin el menor titubeo.

El momento de Gonzalo Higuaín
Gonzalo Higuaín volverá a tener una nueva oportunidad tras la lesión de Benzema

En el fútbol de élite no existe lugar para la relajación. Mantenerse en el más alto nivel de los clubes más competitivos, erigirse en el héroe de algunas de sus mayores proezas y escribir el propio nombre en las doradas páginas de una gloriosa historia exige una continua entrega, una lucha sin descanso en la encarnizada batalla por un hueco entre los grandes. Esto es algo que deben tener claro -y a buen seguro tienen-  los jugadores de Real Madrid, Barcelona y otras grandes referencias del fútbol mundial. En el deporte rey vivir de rentas nos es válido y si bien es cierto que la memoria del aficionado y de la propia historia conceden un merecido lugar de culto a aquellos que dignificaron la identidad batalladora de los mejores, también lo es que el olvido no duda a la hora de sepultar bajo su peso a aquellos que no dieron lo suficiente.

En mitad del camino entre el olvido y el mito avanzan los que poco a poco van forjando su leyenda, una senda en la que tratarán de adquirir un bagaje que habría de servirles de respaldo a la hora de recibir el beneficio de la duda. Un gran jugador no deja de serlo por una racha negativa; ni siquiera por una lesión. Y mucho menos cuando ese jugador sustenta la base de su propia identidad en la lucha sin desazón, el esfuerzo y la entrega.
 
Gonzalo Higuaín es uno de esos jugadores que camina sin prisa pero sin pausa por ese  camino, un camino que además no ha estado ni está exento de unas dificultades que aún le engrandecen más. Atendiendo al margen que le concede su juventud, el 'Pipita' tiene todo para llegar a ocupar un lugar en el más nostálgico recuerdo del madridismo, afición agradecida por antonomasia, acostumbrada a las grandes conquistas que rubrican el esfuerzo derrochado pero capaz de ver más allá del título obtenido. El palmarés de Higuaín da cabida a 2 Ligas, una Supercopa de España y una Copa del Rey pero los imaginarios trofeos que premiarían el esfuerzo necesitarían de una 'sala' mucho mayor.
 
El infortunio que se cruzó con Karim Benzema el pasado martes, en forma de lesión, le conceden una nueva oportunidad a Gonzalo Higuaín, la enésima, para demostrar al mundo lo que el mundo ya sabe. La racha estelar que algunos convirtieron en pugna entre Higuaín y Benzema ha sido incapaz hasta el momento de dirimir a un 'vencedor'. Sólo las lesiones han frenado a uno en favor del otro sin que los obligados parones supusieran impedimento alguno para una nueva reinvindicación de uno u otro en el momento de volver. Ahora, de nuevo, es el turno de Gonzalo Higuaín. El argentino lleva 17 goles en 34 partidos, convirtiéndose en el tercer máximo goleador del Real Madrid, por detrás de Cristiano Ronaldo, con 36 goles en 34 partidos  y del propio Benzema con 21 tantos también en 34 encuentros.
 
Regresos destacados
 
Higuaín no pudo entrenar con sus compañeros en las últimas semanas debido a algunos problemas físicos que arrastraba. Además, en la última visita del equipo a Moscú hubo de saltar al terreno de juego de forma precipitada y sin tiempo de calentar tras la mencionada lesión de Benzema. Estos últimos datos no parecen la antesala más alentadora para retomar la responsabilidad en la vanguardia ofensiva del Madrid, algo a lo que, no obstante, Higuaín puede rebatir con realidades y datos que enmudecen a las probabilidades. Sus regresos tras vencer a la adversidad de turno, ya sea en forma de suplencia o de lesión, han sido memorables.
 
Tras los 6 meses de baja a los que le condenó una hernia discal que le obligó a pasar por quirófano, el 'Pipita' volvería a encontrarse con el gol 21 días después de un regreso que, para sorpresa de propios y extraños, se produjo antes de lo previsto. Lo haría, además con un 'hat-trick' ante el Valencia en un partido que concluyó con 2-6 en el marcador, gracias también a sus 2 asistencias. Y es que además el 'hat-trick' se convertiría en una constante en las últimas actuaciones de Gonzalo Higuaín en la recta final del pasado año. Espanyol y Betis, de forma consecutiva, se convertirían en sus siguientes víctimas y su proeza le serviría al argentino para convertirse en el sexto jugador de la historia madridista en lograr 2 'hat-tricks' consecutivos en Liga.
 
De nuevo la ausencia de Benzema le abre, en solitario, la puerta hacia el camino de la historia, la que seguirá construyendo silenciosa y diligentemente a base de tesón y entrega, en respuesta al compromiso con una afición a la que respeta y agradece porque más allá de lo que acontezca en los terrenos de juego, la lucha inagotable de Gonzalo Higuaín le han convertido en titular indiscutible en la memoria del madridismo.