Mourinho amplía su contrato con el Real Madrid hasta 2016

El técnico del Real Madrid, que acababa contrato en 2014 ha prolongado durante 2 años más su relación con la entidad que preside Florentino Pérez.

Mourinho amplía su contrato con el Real Madrid hasta 2016
Mourinho, madridista hasta junio de 2016 (Foto: realmadrid.com)

La página web del Real Madrid acaba de hacer oficial que José Mourinho amplía su contrato con el equipo durante 2 temporadas más, concretamente hasta 2016. El técnico de Setúbal llegaba al conjunto blanco en 2010 procedente del Inter de Milan, con el que acababa de conquistar la Champions League. 

Su primera temporada al frente de la nave blanca se saldó con una Copa del Rey ganada ante el máximo rival, el FC Barcelona, que había asentado una hegemonía indiscutible en el fútbol español, europeo y mundial. De esta manera el Madrid lograba romper con una maldición de 18 años sin conseguir la Copa. Pese a no lograr hacerse con el título de Liga, el equipo dirigido por Mourinho cosechaba un subcampeonato marcado por unos números estratosféricos: 92 puntos, 102 goles a favor y 33 en contra. Con la llegada del técnico portugués, el Madrid no acababa sólo con la maldición de la Copa, sino también con aquella que durante 7 temporadas le había impedido acceder más allá de los octavos de final de la Champions League. Los de Mourinho caían en una controvertida semifinal ante el Barcelona.
 
Cumpliendo con el tópico asociado al luso de que sus segundas campañas mejoran siempre a las primeras, Mourinho ha logrado esta vez alzarse con el título de Liga, por delante del eterno rival, al que además asestó un duro golpe en su propio estadio. Los números, que ya se presumían de difícil superación la pasada temporada, han dejado a propios y extraños sin calificativos: 100 puntos, 121 goles a favor y 32 en contra, marcas que les servían para superar todos los récords habidos y por haber en la historia del Real Madrid y en la propia Liga. Además, los blancos volvían a quedarse a las puertas de la gran final europea y caían en cuartos de final de Copa ante el eterno rival tras un partido de vuelta que al madridismo le supo a victoria pero que resultó insuficiente para levantar el resultado adverso que se había cosechado en el Santiago Bernabéu.
 
A tenor de la inercia evolutiva del técnico portugués, la próxima temporada exige un algo más que el madridismo vislumbra en forma de Champions League. La ansiada décima es el gran objetivo de la siguiente campaña, un reto que Mourinho asume tras los titubeos que han planeado sobre su continuidad a lo largo de la temporada.
 
Su evolución en el Madrid
 
El nombramiento de José Mourinho como entrenador del Real Madrid era algo que sorprendía a muchos; no por el hecho en sí, sino porque en la junta directiva que le elegía se encontraba Jorge Valdano, cuyas desavenencias con el de Setúbal eran sobrdamente conocidas. Tras algunos meses de esfuerzo mutuo por mantener una relación políticamente correcta, el silencioso polvorín acabó por estallar y Jorge Valdano abandonaba el club blanco en una clara apuesta de la directiva y del presidente Florentino Pérez, por el controvertido entrenador portugués. 
 
Mourinho pasaba de ser el entrenador a ocupar la figura de mánager, adquiriendo una mayor potestad de decisión en el primer e incluso en el segundo equipo. El luso reclamaba así su parcela con un margen suficiente de confianza para poder maniobrar habiendo de responder únicamente ante su superior jerárquico sin intromisiones de aquellos cuyas labores, el luso consideraba pisaban sus competencias. Pese a las críticas derivadas de algunos de sus comportamientos, Florentino no le ha negado nunca esa confianza ni ese apoyo, una simbiosis que hoy vive su último capítulo-de momento-con la ampliación de contrato del técnico portugués.
 
Si este se cumple, Mourinho habrá establecido un nuevo récord personal, el de mayor estancia en un club: Una temporda en el Benfica, una en el Leiria, 3 en el Oporto, 4 en el Chelsea y 2 en el Inter de Milan sitúan su periplo en le fútbol inglés como techo, hasta el momento, en esa particular parcela. Lo que el futuro depare, está por ver.