Yo jugué en el Real Madrid: Geremi

Yo jugué en el Real Madrid: Geremi

Estrenamos sección con el futbolista camerunés. Cada viernes en VAVEL te podrás encontrar con un artículo titulado “yo jugué en el Real Madrid” repasando la carrera de futbolistas que vistieron la zamarra merengue.

En 1999 se cerraba el traspaso con el Gençlerbirliği, equipo turco en el que militaba Geremi por aquel entonces. Se pagaron 712 millones de las antiguas pesetas (4.2 millones de euros) al equipo otomano por el mediocentro defensivo, el cual también podía jugar en el lateral derecho. Se pretendía reforzar el mediocentro, que contaba con jugadores como Redondo, Karembeu, un jovencísimo Guti o Savio. Llegó de la mano de Toshack, pero el entrenador galés no duró ni una temporada.

Fue sustituido por Vicente del Bosque y en esa misma temporada, el Real Madrid se alzó con la octava. Geremi no contaba en demasía para el técnico madridista, pero llegó a disputar en total 28 partidos esa temporada. Un total de 1859 minutos.

Era un futbolista comprometido con la causa, de los que luchaban por la camiseta

El mediocentro camerunés vio como las oportunidades comenzaron a disminuir.  Había llegado Makélélé, que no tardó en hacerse con la titularidad y establecer la jerarquía en el medio campo. La opción que utilizaba Del Bosque de colocar a Hierro en el mediocentro provocaba que Geremi tuviese aún menos minutos. En la segunda temporada Geremi Nijtap jugó 26 partidos en total, disputando 2024 minutos dicha temporada en todas las competiciones, lejos de los casi 4000 que disputó Makélélé.

En su tercera y última temporada Geremi prácticamente no contó para Vicente del Bosque. En ocasiones esporádicas y en partidos ya resueltos. Llegó Zidane y el Real Madrid se alzó con su novena copa de Europa, pero Geremi veía su futuro lejos del Real Madrid. 692 minutos disputados en una temporada entera fueron aval suficiente para comprender las intenciones del camerunés, que ses iría cedido la próxima temporada al Middlesbrough inglés.

El único gol que anotó en su última campaña sería de los más importantes en su carrera

En las tres temporadas que militó en el Real Madrid no se le mostró ninguna tarjeta roja, algo extraño en un mediocentro de corte defensivo. En la faceta goleadora sí se estrenó, tan solo en una ocasión en partido oficial pero con una importancia capital. En las semifinales de la Champions League, en el estadio del Bayern de Múnich, Geremi inauguraría el marcador. A pesar de los goles posteriores de Effenberg y Pizarro el solitario gol del mediocentro camerunés, el cual se mostró muy activo en esa eliminatoria (abril, 2002), provocó que a la vuelta el Real Madrid venciese por 2-0 y pasase a la final para más tarde levantar la copa de Europa, la última que tiene en su haber.

Venta al Chelsea

Tras su salida al Middlesbrough, pocos auguraban de nuevo un futuro en el Real Madrid a Geremi a pesar de salir cedido. Cuajó una gran temporada en las islas británicas, hasta tal punto que el Chelsea se interesó por sus servicios pagando 10 millones de euros al Madrid.

Llegó al club de Londres siendo uno de los primeros fichajes del multimillonario Roman Abramovich, que por aquel entonces había tomado las riendas del club y ya había fichado a Glen Jonhson. En su primera temporada con el Chelsea, Geremi fue pieza clave, pero con la llegada de Mourinho, su papel fue secundario, a pesar de las alabanzas del técnico portugués: "Geremi es un jugador que le aprecio y le necesito, aunque no sea titular. Es un futbolista que te aporta soluciones. Si le necesitamos en el lateral derecho, juega en el lateral derecho. Si necesitamos que se pase el partido encima de un jugador, lo hace". Mourinho le utilizó como comodín, optando por otros jugadores en citas importantes. Comprometido con la causa, dejó secuela en Stamford Bridge como un "jugador de camiseta".

Despido agrio

En su último encuentro trascendental con la camiseta 'blue', Geremi participó unos minutos en la prórroga del Chelsea - Liverpool de la vuelta de las semifinales en 2007. Falló ante Pepe Reina uno de los penaltis decisivos y el Liverpool sería el finalista. Geremi ficharía por el Newcastle en el cual estaría tres temporadas en las que disputó casi 50 partidos pero con más pena que gloria. De ahí pasó de nuevo al fútbol turco ( Gençlerbirliği ) y por último al Larissa griego, donde colgó las botas. Actualmente no tiene equipo y a sus casi 34 años aún busca un equipo en el que ampararse.