Real Madrid CF

Real Madrid CF Noticias

La tristeza de Cristiano Ronaldo, según Leon Tolstoi

La tristeza de Cristiano Ronaldo, según Leon Tolstoi

Enseñó el camino de la victoria y de los tres primeros puntos en Liga con dos goles que desarticulaban cualquier intención del Granada en el Santiago Bernabéu. Pero no los celebró. El luso se mostraba apático, apesadumbrado y desconsolado, sin la mínima intención de responder ante las carantoñas de sus compañeros cuando se acercaban a él para celebrar los goles junto al público. Más tarde, en zona mixta, revelaba su estado de ánimo: “Estoy triste”.

Ritmo renqueante por una lesión muscular, cabeza baja, gesto desolado y una gorra para ocultar lo máximo posible unos ojos que hablaban por sí solos. “La gente sabe por qué no celebro los goles. No lo hago cuando estoy triste. Es un motivo profesional. La gente dentro del club ya sabe por qué estoy triste. No digo nada más”, confesaba Cristiano Ronaldo en zona mixta, sorprendiendo a los medios de comunicación. “Estoy triste y no voy a decir más. No es que esté enfadado con nadie. El club ya lo sabe. Ahora voy a centrarme en Portugal”, apuntaba

Una vez más, Cristiano Ronaldo no se limitó exclusivamente a no celebrar los goles. Era consciente de que era el momento para qué decir, cómo decirlo y en qué momento decirlo. "Estoy triste", aseguró

Al contrario que en otras ocasiones, Cristiano Ronaldo no se limitó única y exclusivamente a no celebrar los goles en el Santiago Bernabéu, a poner cara áspera, de pocos amigos, de perdonar la vida por hacer el trabajo por el que se le paga.Su malestar fue llevado mucho más allá, a los micrófonos, verdaderos transmisores y altavoces cuando una persona se quiere hacer oír. Tuvo tiempo más que de sobra para saber qué decir (malestar en el club), cómo decirlo (después de ser protagonista) y en qué momento decirlo (diez días por delante sin competición nacional). Se sentó en el banquillo en el minuto 64 para aplicarse frío en el cuádriceps, antes de pasar por la ducha y ganar algo de sensatez para expresarse correctamente ante la prensa. Algo rondaba por la cabeza del astro portugués y necesitaba compartirlo. Cristiano Ronaldo está triste, ¿qué le ocurre?

Leon Tolstoi fue un novelista ruso considerado como uno de los más grandes escritores de occidente y de la literatura mundial. Los historiadores describen que su personalidad era fuerte, se trataba de una persona cruel e injusta. Y al igual que Cristiano Ronaldo, supuestamente infeliz.  Sin embargo, no lo fue siempre. Durante su juventud, Tolstoi elaboró un decálogo donde revelaba que había que hacer para optar a la felicidad. Una de ellas se amolda a la perfección con la personalidad del jugador del Real Madrid: “Ten una meta para tu vida entera, una meta para una fracción de tu vida, una meta para un periodo más corto, una meta para un año, una meta para un mes, una meta para cada semana, una meta para cada día, una meta para cada hora y para cada minuto”.

Tolstoi decía: "Mi felicidad consiste en que sé aprecia lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo". La ambición mal gestionado de Cristiano Ronaldo le hacer ser muchas veces protagonista por lo que no debe

Si hay un adjetivo que pueda describir la personalidad de Cristiano Ronaldo, esa es ambición. La historia vital del luso es un canto al sacrificio, a la superación, a crecer hasta ser - o intentar ser - el mejor jugador del mundo. Desde entonces, se han postulado infinitos supuestos sobre que le ocurre al luso, cuál es el motivo real de su desdicha: desencuentros con Marcelo y Coentrao, una estrategia para buscar una mejora en su contrato, baja forma del equipo, poca protección del equipo en comparación con la amnistía que tiene Messi en Barcelona o el premio de Iniesta como mejor jugador de Europa. Como hemos comentado, se tratan única y exclusivamente supuestos en los que nadie tiene la certeza total para poder justificar su tristeza.

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo”. Sea la razón que sea para entender la tristeza de Cristiano Ronaldo, la máxima que Leon Tolstoi pronunció se acoge a la perfección a él. Esa tendencia al éxito mal gestionada y peor entendida vende una imagen de Cristiano Ronaldo que difícilmente sea la que es en realidad, en las distancias cortas. Lo tiene todo. Un equipo que ha entrado en la dinámica del éxito. Títulos. Una gran plantilla confeccionada para que se sienta cómodo con su juego. Y opta a competir con los mejores jugadores del mundo para ser reconocido como futbolista del año. Sin embargo, no sabe apreciar todo lo que tiene y peca de plétora. Mejor optar por una premisa de Leon Tolstoi en su decálogo de la felicidad, donde por no caer en las tentaciones y ser humilde: “Conocer mis limitaciones, asumirlas y disfrutar de otras muchas cosas que sí poseemos y que, a veces, no sabemos verlas, cegados por lamentarnos de nuestras carencias”.