El Castilla remonta ante el Hércules y se hace fuerte como visitante

Segundo triunfo consecutivo de los hombres de Alberto Toril en sus salidas. Los blancos encajaron un 2-0 que le puso el partido muy cuesta arriba pero no bajaron los brazos y lograron voltear el marcador con los goles de Cherishev, Casado, Morata y Jesé. Habiendo perdido la fuerza en casa que la temporada pasada hizo del Di Stéfano un fortín, el Castilla se conjura lejos de su feudo, donde empieza a imponer su fútbol. Por parte de los herculanos marcaron Gilvan Gomes y Fran Mérida. (Foto: realmadid.com)

El Castilla remonta ante el Hércules y se hace fuerte como visitante
Hércules
2 4
RM Castilla
Hércules: Falcón, Pere (Diego Rivas min. 45), Cabrera, Sardinero, Fran Mérida, Gilvan, Peña, Sarpong (Juanmi Callejón min. 19) , Mora, Arbilla y Bedia (Clausí min. 70)
RM Castilla: Jesús, Fabinho, Mateos, Nacho, Casado, Mosquera, Álex (José Rodríguez min. 66), Denis (Juanfran min. 74) , Borja (Óscar Plano min. 87), Jesé y Morata
MARCADOR: 1-0, Gilvan Gomes (min. 17); 2-0, Fran Mérida(min 30 -P-); 2-1, Tcherychev (min. 32); 2-2, J.Casado (min. 61); 2-3, Morata (min. 79); 2-4, Jesé (min. 93)
ÁRBITRO: DANIEL OCÓN ARRÁIZ
INCIDENCIAS: Jornada 8 de la Liga Adelante. Estadio José Rico Pérez (Alicante).

El Real Madrid Castilla llegaba a Alicante buscando aún la estabilidad en su período de adaptación a la Segunda División. La primera derrota en casa ante el Sabadell ya obligó a los pupilos de Alberto Toril a jugar todas sus cartas en su visita a Guadalajara y el nuevo tropiezo en el Di Stéfano ante la Ponferradina, la pasada semana, fijaba idéntico objetivo hoy en el José Rico Pérez de Alicante.

Para tratar de recuperar aquellos puntos que volaron en casa, Toril contaba esta vez con un 'once' de garantías, el formado por Jesús, Fabinho, Mateos, Nacho, Casado, Mosquera, Álex, Denis, Borja, Jesé y Morata. Por su parte, el Hércules contrarrestaría las fuerzas blancas con Falcón, Pere, Cabrera, Sardinero, Fran Mérida, Gilvan, Peña, Sarpong, Mora, Arbilla y Bedia.
 
El Hércules se adelanta tras un tanteo inicial
 
Sabedor de que encadenar dos derrotas consecutivas podía sumir al Castilla en una situción delicada, los blancos salieron al terreno de juego cuidando cada acción, sin ánimo de precipitarse y tratando de no cometer errores. La situación de su rival, no obstante, no era mejor y eso propició que el inicio del duelo no se presentase excesivamente dinámico y sí más de tanteo entre ambos conjuntos. Pese a la cautela por parte de los los dos equipos, las intenciones en filas blancas estaban claras y eso se encargó de demostrarlo Fabinho, que en el minuto 7 llevó a cabo el primer disparo a portería, un balón que saldría rechazado por el conjunto herculano. Ocupando la vigesimoprimera posición de la tabla y habiendo cosechado sólo una victoria, un empate y cuatro derrotas en los siete choques disputados, el Hércules también sabía que tenía poco que perder y no se achantaron los de Juan Carlos Mandiá para intentar lanzarse al ataque. Su primera acometida a la meta madridista llegaría por parte de Anaitz Arbilla, que tras una buena asistencia de Jeffrey Sarpong, enviaría el esférico excesivamente alto.
 
Los eléctricos contactos entre Jesé y el balón dotaban al Castilla de una profundidad que se acentuaba con el transcurso de los minutos, pese a lo cual, los visitantes topaban con la defensa local muy atenta y bien posicionada en las arremetidas blancas. El canario sería precisamente el que trataría de tumbar a la zaga local con un nuevo disparo desde fuera del área, que toparía otra vez con los herculanos.  Apenas se habían producido acercamientos de unos y de otros llegado el minuto 20 pero los locales sólo necesitaron un intento previo antes de abrir la particular lata merengue. Gilvan Gomes sería el encargado de desequilibrar la fuerzas en el macador, con un disparo por la escuadra, tras asistencia de  Edu Bedia.
 
Fran Mérida eleva el segundo de penalti
 
El tiempo que tardaron los de Toril en digerir el jarro de agua fría, trataría de aproveecharlo el conjunto local para agrandar las distancias en el marcador pero el nuevo disparo de Fran Mérida, se marcharía ligeramente desviado sin suponer mayores problemas para el cuadro blanco. Tratando de no relajarse en exceso y avivar la reacción, aparecería Denis Cherishev; el ruso respondió a la intentona del Hércules con un remate lejano, que quedó en un nuevo aviso. Había señalado el camino Cherishev y trataron de seguirlo Mosquera y Borja respectivamente, con dos nuevos intentos que tampoco lograrían perforar la meta defendida por Falcón. 
Los blancos rondaban la meta herculana y el gol llegó en la propia. David Mateos cometió falta dentro del área sobre Sardinero y el colegiado no lo dudó a la hora de señalar la pena máxima. Fran Mérida, que ya lo había intentado en jugada anteriormente, no perdonó para batir a un Jesús, próximo el guardameta madridista a detener el esférico. 
 
Cherishev recorta distancias
 
Todo parecía contrario a los de Toril pero estos sacaron moral de su propia rabia y apenas dos minutos después de encajar el segundo tanto, aparecería Cherishev, muy activo en ataque, para batir a Falcón aprovechando la salida del guardameta herculano. Minuto 32 y los blancos recortaban distancias con su rival. Lanzado en la lucha por la remontada, el Castilla continuó creando llegadas al área local y el siguiente en intentarlo sería esta vez Borja, que remató excesivamente desviado. 
 
El partido se mostraba abierto y con ambos equipos en busca de un nuevo gol; las ocasiones se turnaban en las dos áreas y tras los intentos en la meta herculana llegaría el turno para los locales. Minuto 38 y era Callejón-hermano gemelo del jugador del Real Madrid-el que se plantaba en la meta de Jesús para intentar batir al portero blanco por tercera vez en la noche; su chute raso, no obstante, acabó perdiéndose más allá de la línea de fondo. El juego no decreció en ningún momento y se desarrolló, en el último tramo de la primera mitad, bajo una notable intensidad y despliegue físico. Los dos conjuntos se caracterizaban por un mayor protagonismo en su vertiente ofensiva y esto propiciaba huecos que los delanteros más veloces trataban de aprovechar. Paralelamente a esto, el duelo también empezó a trabase más y fueron varios los jugadores de uno y otro equipo que vieron la cartulina amarilla.  
 
Aún habría tiempo para dos sobresaltos más en la misma portería, de botas de Cherishev la primera-un remate que sacaría el Hércules bajo palos-y de Morata, que rozaría el empate a 2 tras rematar dentro del área pequeña un balón que acabó blocando Falcón. El asedio blanco pondría rumbo a los vestuarios. 
 
Casado empate el choque
 
En el regreso al terreno de juego, sería el Hércules el que trataría de dar un paso adelante y anotar el gol de la tranquilidad. En esta tarea aparecería Edu Bedia para protagonizar el primer remate a puerta del segundo tiempo, el mismo que acabaría siendo rechazado por la zaga blanca. Ante la contundente intención de los de Mandiá, respondería el Castilla con paciencia y toque, tratando de dar continuidad a una transición que el Hércules se encargaba de interrumpir con constantes robos, que dificultaban la fluidez en el juego de los visitantes. Los locales, por su parte, empezaban a sentirse cómodos sobre el césped y a erigirse en dominadores de ese tramo del partido. 
 
Frente a un Hécules dominador, sin embargo, había un Castilla aguerrido, que no dejó de intentarlo y que encontró su justa recompensa al esfuezo. El capitán herculano cometia una falta peligrosa por su cercanía al área y Casado sería el encargado de lanzarla para convertir, mediante un fantástico lanzamiento el 2-2 en e marcador de Rico Pérez. Antes lo había intentado otra vez Cherishev, mediante un derechazo que acabó rechazado.
 
Ocasiones  en las dos áreas
 
El gol del empate dio alas al Castilla, que se lanzó al ataque y logró, por momentos, cercar la meta de Falcón. El Hércules hubo de emplearse a fondo en defensa y pasó verdaderos apuros para frenar las acometidas madridistas. Cuando lograba desasirse de la presión blanca, los herculanos tampoco desaprovechaban su calidad ofensiva y en esas apareció Gilvan Gomes para sacarse un disparo lejano, que acabaría blocando Jesús sin excesivos problemas. La respuesta a los de Toril llegó de nuevo en botas de un hombre que lo había intenado con insistencia durante toda la noche: Cherishev. El ruso volvía a sacarse un disparo con la zurda, que se perdería por encima del travesaño madridista. 
 
La dinámica no variaba y cuando el Hércules se zafaba del ahogo de los visitantes, lograba generar ocasiones de auténtico infarto, como la que se sacaría Gilvan Gomes en el 74 y que a punto estaría de suponer el 3-2, resultado que evitó sólo la providencial mano de Jesús, tocando lo justo para desviar. 
 
Morata adelanta al Castilla por primera vez
 
La recta final del partido tomaba un ritmo frenético con carreras hacia uno y otro lado, con una velocidad destacable dado el momento del encuentro y con un derroche físico que evidenciaba la necesidad de uno y otro. Morata y Gilvan había llevado el peligro a la portería rival sin consecuencias para ninguno de los dos contendientes pero el madridista no tendría suficiente con llevar las intenciones a la meta de Falcón y en una nueva arremetida, Morata anotaría el 3-2 para los suyos; el error del portero local sería determinante al botarle el balón delante y acabaría encajando un doloroso tanto para el Hércules, que veía como los de Toril remontaban un duelo que se les había puesto, incialmente, muy complicado.
 
El gol supuso un duro golpe para los locales y desde la grada empezaron a escucharse los gritos de descontento de la afición herculana. De igual manera, los jugadores cedieron en empuje y en una voluntad que les había llevado a dominar el choque en algunos tramos del mismo. El Castilla, por su parte, se dedicaba a tocar el balón sin bajar la guardia en defensa, donde los posiles coletazos del Hércules podían acercar el peligro. 
 
Jesé Rodríguez pone la sentencia
 
Lejos de ver cumplida esa amenaza y con la tranquilidad de verse por delante en la alianza de un tiempo que corría a favor, los madridistas aún tuvieron tiempo para poner un colofón soñado en el Rico Pérez. Jesé recibía de Morata, que le entregaba el balón y el testigo para el 2-4 definitivo. El Castilla recupera, con el triunfo de hoy, el balón de aire que le hizo perder su último partido en casa ante la Ponferradina. Los blancos se elevan hasta la decimosegunda posición de la tabla y respiran tranquilos tras una trabajada y merecida victoria. 
 
Puntuaciones del Real Madrid Castilla