Cómoda goleada del Madrid ante un Mallorca que ofreció poca resistencia

Los hombres de José Mourinho recuperaron sus mejores sensaciones tras la derrota en Dortmund. El Mallorca, tocado desde el primer gol, fue incapaz de oponer verdadera resistencia ante el vendaval madridista. Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo rubricaron sendos dobletes, a los que se sumó el postrero tanto de Callejón. Sólo en el inicio de la segunda mitad, los hombres de Caparrós dieron muestras de buscar una reacción que finalmente no llegaría. El Madrid se encarama hasta la cuarta posición de una clasificación que sigue liderando el FC Barcelona. (Foto: Víctor Carretero - realmadrid.com).

Cómoda goleada del Madrid ante un Mallorca que ofreció poca resistencia
Mallorca
0 5
Real Madrid
Mallorca: Aouate; Ximo, Conceiçao, Geromel, Bigas; Giovani (Arizmendi, min. 59), Martí, Fontás (Pina, min. 46), Nsue; Víctor (Marc Fernández, min. 78) y Hemed.
Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Varane, Pepe, Essien; Xabi Alonso (Albiol, min. 80), Modric; Özil; Di María (Callejón, min. 73) Higuaín (Morata, min. 78), Ronaldo.
MARCADOR: 0-1, HIGUAÍN, MIN 8, 0-2 Y 0-4, CRISTIANO RONALDO Y 0-3 GONZALO HIGUAÍN, MIN 69. Y CALLEJÓN, 0-5.
ÁRBITRO: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ GONZÁLEZ
INCIDENCIAS: Iberostar Estadi. 17.500 espectadores. Jornada 9 de la Liga BBVA.
Si la tónica habitual en la presente temporada había sido que la Champions League sirviese al Real Madrid como bálsamo par las heridas causadas en Liga, en esta ocasión, el duelo ante el Mallorca se presentaba a la inversa. Tras el tropiezo sufrido en Dortmund, los hombres de José Mourinho tomaban el encuentro ante los bermellones, ya no sólo como una nueva oportunidad para recuperar sensaciones, sino también como la obligada necesidad de reafirmar la estabilidad en  un campeonato en el que se han agotado ya todos los márgenes de error.
 
Para ello, Mourinho había de lidiar un día más con el rompecabezas en el que cada nueva lesión convierte las alineaciones. A las ya sabidas bajas de Arbeloa, Coentrao y Marcelo, se unía, tras el encuentro en Alemania, la de Khedira. Essien y Modric eran de nuevo los elegidos para cubrir el lateral derecho y el centro del campo respectivamente, mientras que Sergio Ramos continuaba relegando su posición de central en pos de la de lateral diestro. Les acompañaban Casillas en la portería, Pepe y Varane en el centro de la defensa, Xabi Alonso en la medular; Cristiano Ronaldo y Di María por las bandas, Özil como media punta y Gonzalo HIguaín como referencia ofensiva. Por parte de los mallorquinistas estuvieron Aouate, Anderson, Nsue, Giovani, Hemed, Geromel, Bigas, Casadesús, Martí, Fontás y Ximo. 
 
Higuaín adelanta al Madrid
 
Saltaron los madridistas con hambre de esa victoria que no pudieron lograr el pasado miércoles en Alemania y el peligro, de salida, tuvo una nacionalidad destacada, la argentina. Lo había intentado con tan sólo dos minutos de tiempo cumplido Ángel Di María, que no logró perforar la meta local al ver rechazado su disparo pero gozó de más suerte Higuaín, que seis minutos más tarde sí lograría encaminar las cosas para el Madrid, aprovechándose del fallo defensivo en el Mallorca. 0-1. Decididos a hacer acabar bien lo que bien empezaba, aparecería Cristiano Ronaldo para protagonizar, de forma casi inmediata tras el gol, dos nuevos remates que acabarían perdiéndose más allá de la línea de fondo. 
 
Triangulaba el Madrid, tocando con criterio, dinamismo y movilidad ante un Mallorca que todavía trataba de digerir el tempranero jarro de agua fría. Más interesados en pausar el ritmo de partido, los de Caparrós-muy molesto en la acción del gol-intentaban tapar en balde la salida del balón madridista. Tratando de serenarse y en el convencimiento de que aún restaba mucho tiempo por delante, el Mallorca logró avanzar y generar tambien cierto peligro con un centro de Pereira, que se envenenaba cerrándose y  que Casillas lograría despejar con una providencial mano .
 
Cristiano Ronaldo amplía distancias
 
Aquello se antojó un espejismo cuando cuatro minutos más tarde, aparecería de nuevo Cristiano Ronaldo, insaciable en la búsqueda del gol, para establecer el 0-2 en una gran jugada de asociación de la línea ofensiva blanca. El trabajo de recuperación desarrollado entre Özil y Di María, presionando la salida del balón, daba sus frutos y el 'Fideo' buscaba la complicidad con su compatriota, Gonzalo Higuaín, que en lugar de disparar se la dejaba a Cristiano Ronaldo para que este batiese a Aouate con un disparo raso y cruzado.
 
El varapalo que el Mallorca había sufrido en el primer gol, influyó en el juego de los locales, que lo sufrieron en demasía; tratando de reaccionar de forma opuesta ante el segundo tanto, Giovani sería el que trataría de  llevar la respuesta hasta la meta de Iker Casillas con un disparo-el primero de los hombres de Caparrós-, a pase de Hemed, que acabó perdiéndose fuera. Luchaban los bermellones por sacar fuerzas de flaqueza pese a la complicada situación en la que los goles blancos y el dominio de los de Mourinho les sumía.
 
El Madrid acentúa su dominio
 
Desubicados ante el huracán madridista, los locales cedían multitud de espacios sobre el terreno de juego, que aprovechaban de forma cómoda los hombres de Mourinnho. La visión de juego y las jugadas entre líneas de Özil y Modric propiciaban todo tipo de trazados mágicos de balón en pos de llegar a los hombres de gol, a los que sólo les faltaba ese empujón certero que conviertiese los perdones en tantos. En ese intento llegaría Cristiano Ronaldo-minuto 33-para tratar de culminar un buen pase de Özil, que sin embargo acabaría fuera. 
 
Las apariciones ofensivas del Mallorca se sucedían con cuentagotas, buscando, eso sí, aquella que lograse meterles de nuevo en el partido en uno de esos momentos especialmente relevantes, por a cercanía del descanso. En esa tesitura aparecería Hemed para sacarse un disparo con la derecha, que acabaría marchándose excesivamente alto. Pero el Madrid tenía bien sujeta la dinámica del partido y todo intento mallorquinista recibía rápidamente una respuesta para ratificar al que estaba siendo el gran dominador del encuentro. En esta ocasión, el encargado de ello sería Luka Modric, que recibía de Özil para rematar desde fuera del área un balón que acabaría rechazado. Sergio Ramos proagonizaaba la última con un buen remate de cabeza, que se perdía por la izquierda de la portería local. El Madrid hacía uso sin reservas de las autopistas que el Mallorca había consruido sobre su propia desaparición y de esa guisa enfilaron ambos equipos el camino hacia el túnel de vestuarios.
 
El Madrid sigue mandando en un partido más trabado
 
La reanudación se presentaba sin variaciones en un Real Madrid que sólo necesitaba seguir el mismo camino de la primera mitad y un Mallorca que confiaba en sus mismos hombres para voltear la situación. Sin cambios en las alineaciones y sin cambios en lo que se exponía sobre el terreno de juego. Los blancos retomaban la batuta que habían abandonado sólo para encarar el descanso y continuaban haciéndose dueños de las jugadas ofensivas. Pese a eso, había sido Bigas el que llevó a cabo el primer remate a puerta del segundo tiempo, tras recibir un balón de Ximo, que él acabaría enviando fuera.
 
El ritmo parecía haber decrecido ligeramente respecto del primer tiempo, aunque a los blancos no les hacía falta más para continuar dominando el choque ante un Mallorca que parecía haber sido incapaz de encontrar soluciones en el vestuario. Con el transcurso de los minutos, el encuentro empezaba a trabarse con algunas faltas, que propiciaron la segunda y la tercera  cartulina amarilla de la noche (la verían Bigas y Anderson Conceição para el Mallorca, mientras que la otra la había visto Modric para el Madrid en el 24). 
 
El Madrid se relaja
 
Conscientes de lo poco que conveníade que la dinámica que había aventajado al Madrid, tanto en el marcador como sobre el terreno de juego finalizase, los madridistas volvían a trenzar veloces jugadas ofensivas con apenas cuatro pases que llevasen el peligro hasta la meta de Aouate. Una de estas la culminaría Sergio Ramos con un buen remate lejano a pase de un Özil fantástico en labores de asistencia, que acabó marchándose fuera. 
 
Viendo que la inercia del choque seguía alejando mucho a sus hombres de la reacción, Caparrós empezó a mover el banquillo y a dotar a su equipo de un poco de aire fresco con esperanza de soluciones. Los bermellones trataban de avanzar y aproximarse hasta la meta de Casillas con algo más de contundencia en sus acciones, y aprovechando que el Madrid había levantado el pie del acelerador. Pese a todo, Cristiano había vuelto a protagonizar un nuevo disparo que Aouate blocaría en línea de gol, impidiendo el tanto de la sentencia blanca. 
 
El 'Pipa' y Cristiano firman sendos dobletes
 
El partido había entrado en una fase de cierta incertidumbre marcada por la relajación del Madrid, muy cómodo en todo momento y por la dubitativa ambición del Mallorca en aprovechar esa circunstancia. Pese a percibirse como más factible el tercer gol blanco que el primero mallorquinista, las dudas planeaban sobre el Iberostar Estadi; unas dudas con las que Gonzalo Higuaín acabó de un plumazo. El argentino aprovechaba una buena asistencia de Cristiano Ronaldo para batir de nuevo a Aouate y establecer el-a priori-tanto de la tranquilidad.
 
El marcador ya parecía poco dado a sorpresas ante la resignación local y la tranquilidad visitante pero algunos no tuvieron suficiente y de nuevo la asociación que había firmado el último gol  se unió para intercambiar posiciones y anotar el cuarto de la noche. Vertiginosa jugada en ataqueu de los hombres más ofensivos del Madrid, que culminaba con una gran asistencia del 'Pipita' sobre un Cristiano Ronaldo que no fallaba. 0-4 a poco más de 10 minutos para la finalización del choque. 
 
Callejón hace la manita
 
Los minutos finales plasmaron sobre el campo lo que cada equipo tenía ya en su cabeza. Sólo el remate de Marc Fernández en el 80 sirvió para romper un poco la monotonía que asaltó en los minutos finales, donde para unos y para otros todo estaba ya hecho. El disparo, a pase de Arizmendi, apenas serviría para poner el punto y final en la lista de ocasiones mallorquinista, poco engrosada en la noche de hoy. Por parte del Real Madrid la rubricación definitiva en cuanto a ocasiones trataría de ponerla Cristiano Ronaldo con un disparo excesivamente flojo que no reportaría mayores problemas para Aouate. Los blancos tocaban ya ante la desesperación mallorquinista en un partido condenado a no ofrecer más espectáculo. Pero entonces aparecería Callejón para redondear el resultado con el 0-5 definitivo tras aprovechar un rechace en el disparo de Özil.0-5 y fin del encuentro.
 
El cómodo triunfo de los blancos les abre camino hacia la zona Champions, encaramándoles a la cuarta posición de la tabla, a 8 puntos del líder, el FC Barcelona.De la misma manera, la victoria de hoy despeja las dudas que planearon en Dormund y dejauna situación que se presenta como la mejor antesala posibe para el debut copero ante el Alcoyano.
 
 
Así lo vivimos en VAVEL.COM