El Castilla se deja ganar en el último suspiro

Un gol de Álbacar en el descuento condena a los de Toril. Partido aburrido en donde las ocasiones más claras las tuvo el equipo local. El Elche continúa intratable. El Castilla, cerca de los puestos de descenso. // Foto: RealMadrid.com

El Castilla se deja ganar en el último suspiro
Castilla
0 1
Elche
Castilla: Jesús, Fabinho, Mateos, Iván, Casado, Mosquera, Borja, José Rodríguez, Cheryshev, Juanfran y Jesé.
Elche: Herrera, Flaño, Etxeita, Verdés, Albácar, Rivera, Mantecón, Fidel, Carles Gil, Coro y Powel.
MARCADOR: 0-1, min. 93, Albácar.
ÁRBITRO: Vicandi Garrido (Colegio Vasco). Amonestó a Fabinho (min. 15), Mosquera (min. 71), Casado (min. 90) y expulsó a Rivera por doble cartulina amarilla (min. 57 y min. 80).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a las 19ª jornada de la Liga Adelante. Estadio Alfredo Di Stéfano. 3000 espectadores.

Suele pasar. Partido de 0-0, frío, vacaciones ya en marcha... Cóctel perfecto para despistarse un sólo instante. Fue lo que le sucedió al Real Madrid Castilla, que, probablemente, en su encuentro más brillante en defensa de toda la temporada, concedió un gol de libre directo en el último instante. Mal asunto para los de Toril y bravo por un Elche que confirma lo que todos sospechábamos antes del encuentro: huele a Liga BBVA. Al menos tiene la suerte del campeón

Bajas en el Elche

El conjunto visitante no pudo contar con su defensa de gala debido a las bajas por lesión de Peregrín y Damián Suárez. En su lugar, el veterano Flaño y Verdés completaron la zaga. Por su parte, José Alberto Toril sorprendió alineando a Borja en el centro del campo en lugar de Álex, que comenzó el choque desde el banquillo. En punta de ataque dispuso a Jesé Rodríguez flanqueado por Juanfran en el costado derecho y Cheryshev en el izquierdo.

El resumen de la primera mitad se podría definir con una palabra: igualdad. O tal vez con dos: igualdad y aburrimiento. Ambos equipos se mostraron imprecisos en los ataques. El Elche era incapaz de superar a una defensa, misteriosamente, bien alineada y sin fisuras en el ataque estático. Sin embargo, en algún momento puntual se produjeron errores grotescos de los zagueros blancos que los ilicitanos no supieron aprovechar.

El Castilla, notable en la parte de atrás, jugaba sin mediocampo buscando directamente a sus tres balas: Chersyshev, Jesé Rodríguez y Juanfran. Fue precisamente el extremo madridista quien buscaba las cosquillas, generalmente con éxito, de Albácar, lateral izquierdo del equipo valenciano.

Pese al dominio visitante, la primera gran ocasión (o tal vez la única) de los 45 minutos iniciales corrió a cargo de los futbolistas de Valdebebas. Fue transcurrido un cuarto de hora de juego: un centro llovido al área de Manu Herrera fue cabeceado a la perfección por Iván, con tan mala suerte para él que por el camino apareció la manopla del meta ilicitano para enviar el balón a córner previo beso con el poste.

Sin mayor sobresalto, Vicandi Garrido, Colegiado del encuentro, decidió concluir la primera mitad. 

Se estiran los dos equipos

Tras el paso por los vestuarios y una más que probable charla de ambos entrenadores, Castilla y Elche decidieron desmelenarse a medida que desdencía la temperatura en un animoso Alfredo Di Stéfano. Transcurridos seis minutos del segundo periodo, Juanfran, el puñal más caliente en la fría noche del viernes, iniciaba una contra que terminaría con el balón paseándose por el área chica del Elche. 

El cuchillo visitante, Fidel, no quiso ser menos y segundos más tarde internó por la banda de Fabinho y centró un buen balón a la zona de Jesús que Coro no acertó a rematar. 

Con más miedo a perder un punto que deseo de lograr los tres, la peor de las noticias sucedió para Escribá. Uno de sus más preciados futbolistas, Carles Gil, se lastimó poco antes de llegar al ecuador del segundo tiempo. Los gestos de preocupación en el rostro del técnico valenciano eran evidentes. 

Ataques del Castilla y gol del Elche

Con el final del duelo asomando por el horizonte, el equipo castillista se decidió a atacar, con cierta precaución, eso sí, ante la arenga de su público. Primero José Rodríguez, con un disparo lejano; después, Casado, con una de sus internadas que tanto le caracterizan; y por último Juanfran, que casi sorprende a Manu Herrera con un disparo desde 50 metros. 

La afición se terminó de encender, positivamente hablando, a 10 minutos del final, cuando Rivera, excanterano del Real Madrid que actualmente milita en el Elche, fue expulsado por doble amonestación. El público le dispidió con una sonora pitada y gritos de "tonto, tonto". 

Cuando los espectadores comenzaron a abandonar sus asientos, una falta a favor del Elche al borde del área hizo pensárselo dos veces. Y bien hecho. Albácar, con un toque sutil pero lleno de veneno, la clavó en la escuadra de Jesús y dio a su equipo tres puntos de oro que lo acercan más, si cabe, a un posible ascenso a Primera División.