El Real Madrid abre una brecha de 10 puntos en Liga tras su victoria ante el Levante

Los blancos remontaron de nuevo el tempranero gol de Cabral en un partido que sentenciaron en la segunda mitad. El 'hat-trick' de Cristiano Ronaldo, destacado, y el tanto Benzema sirvieron para derrotar al Levante, que jugó con 10 desde el minuto 43. Con la victoria de hoy el Madrid da un golpe de autoridad en la Liga.

El Real Madrid abre una brecha de 10 puntos en Liga tras su victoria ante el Levante
Real Madrid
4 2
Levante
Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Coentrao; Xabi Alonso, Granero (Khedira, m.77), Özil (Kaká, m.81); Cristiano Ronaldo, Higuaín (Callejón, m.67) y Benzema.
Levante: Munúa; Javi Venta, Ballesteros, Cabral, Del Horno (Pedro López, m.57); Valdo (Botelho, m.77), Farinós, Iborra, Serrano, El Zhar (Pallardo, m.46); y Koné.
MARCADOR: 0-1, m.4: Cabral. 1-1, m.44: Cristiano Ronaldo, de penalti. 2-1, m.50: Cristiano Ronaldo. 3-1, m.57: Cristiano Ronaldo. 3-2, m.63: Koné. 4-2, m.66: Benzema.
ÁRBITRO: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a los locales Ramos (36) y Pepe (49), y los visitantes Serrano (34) y Cabral (86). Expulsó a Iborra por doble amarilla (m.37 y 43).
INCIDENCIAS: Vigésima tercera jornada de Liga. Estadio Santiago Bernabéu ante 67.000 espectadores. Realizó el saque de honor el exjugador madridista Roberto Carlos.

Si mantener la distancia de  7 puntos con el inmediato perseguidor, principal escollo, además, en el camino hacia el título liguero, se presentaba ya como un aliciente más que apetecible para el Real Madrid, la posibilidad de ampliar hasta en 10 puntos esa diferencia se recibía en Chamartín como una inesperada sorpresa, de la que el conjunto blanco estaba obligados a sacar provecho. Y lo hizo. Conscientes de que lo sucedido anoche en Pamplona les facilita el trayecto en el largo camino hacia la Liga,  los madridistas no quieren pecar de exceso de confianza ni relajarse un momento, sabedores, también, de que el inmediato perseguidor es el FC Barcelona, un equipo al que nunca puede darse por desterrado.

Los prolegómenos del encuentro anunciaban la fiesta en busca de la brecha de los 10 puntos. El gran protagonista en los momentos previos al inicio del choque fue Roberto Carlos, actualmente en filas del Anzhi ruso, y que ya había aprovechado la mañana de hoy para visitar al que fuera su equipo durante 11 temporadas. Una 'fiesta' que, sin embargo se agrió de forma temprana cumpliendo con lo que viene siendo ya habitual en 2012, el tanto en contra del conjunto rival. Pese a que había sido Karim Benzema el encargado de abrir la lista de ocasiones madridistas en el minuto 1 tras un buen remate con la pierna izquierda, sería el Levante el que lograría llevarse el gato al agua en el 4 por mediación de Cabral quien,  aprovechando un rechace dentro del área blanca, lograría batir de cabeza a Iker Casillas. 
 
El Real Madrid busca la igualada
 
El ya habitual sobresalto, supuso el tempranero punto de inflexión que dio inicio al avasallamiento del Real Madrid en pos de igualar cuanto antes el partido. Imprimieron los blancos un fuerte ritmo al desarollo del juego, haciéndose también dominadores del balón y generadores de las ocasiones más claras. Granero sería el primero en intentarlo tras recibir un buen balón de Mesut Özil pero su disparo acabaría siendo rechazado por la defensa granota. Más cerca estuvo de lograrlo Gonzalo Higuaín en el mismo minuto, el 10, cuando su remate acabó estrellándose en el poste de la portería levantina. Un sinfín de ocasiones en el que no podía faltar él, Cristiano Ronaldo. El luso culminaría una jugada personal 2 minutos después pero el balón lo rechazaría la defensa visitante.
 
Los 3 jugadores del Real Madrid que habían generado las primeras ocasiones, volvieron a protagonizar las siguientes, erigiéndose en las principales referencias ofensivas del conjunto blanco, que buscaba con insistencia el tanto de la igualada. De nuevo los remates de Cristiano, Higuaín y Granero tratarían de batir a Munúa aunque la mala puntería en sus respectivos disparos acabaría con el peligro para el conjunto valenciano. Tan habitual se había tornado ya la inercia madridista de empezar perdiendo para acabar dándole la vuelta al resultado, que el Levante tenía aprendida la lección y trataba, en sus pocas oportunidades, de no desaprovechar la ventaja obtenida. Óscar Serrano lograría plantarse en el área madridista al recibir un buen pase de Koné; su disparo, no obstante, acabaría siendo rechazado por la defensa local.  El Real Madrid trataría de que el Levante no lograse romper la dinámica ofensiva en la que habían entrado y prueba de ello serían los remates de Benzema y Sergio Ramos, en sendos disparos que Munúa primero y la falta de puntería después acabarían malogrando.
 
El Madrid empata y el Levante se queda con 10
 
Pero las armas del Levante pasaban por creer en la victoria y, a su vez, esto pasaba por tratar de agrandar las distancias en el marcador con un gol que les concediese la inexistente tranquilidad hasta ese momento. Iborra sería el encargado de materializar esa idea aunque no el disparo que se sacaría en el minuto 25 y que obligaría a Iker Casillas a emplearse en profundidad, para acabar haciéndose con el esférico. El encuentro empezaba a trabarse y los blancos caían en algunas imprecisiones que recordaban al partido de ida en el Ciutat de València, unas sensaciones de las que el Real Madrid trataba de deshacerse a través de nuevas ocasiones. Transcurrida media hora desde el inicio sería Mesust Özil el que lo intentaría. Lo haría mediante el lanzamiento de una falta directa en un disparo que acabaría siendo rechazado.
 
A los blancos se les acababa el tiempo y, conscientes de la importancia de empatar antes del descanso continuaban inmersos en la embestida atacante. Minuto 37 y en esta ocasión sería 'el Pipita' el que trataría de batir a Munúa mediante un remate que, sin embargo, acabaría muriendo en manos del guardameta granota. El Levante por su parte, parecía decidido a aprovechar los escasos contragolpes que fuese capaz de generar, renunciando al menor atisbo de ataque directo. Y en medio de ese panorama, al borde ya del descanso, llegó una jugada que resultó determinante en el devenir del choque. Iborra interceptaba un balón con las manos en el interior del área visitante y Undiano Mallenco, el colegiado de la contienda no lo dudó a la hora de mostrarle la segunda cartulina amarilla y decretar una pena máxima que Cristiano Ronaldo se encargaría de transformar a sólo un minuto del descanso.
 
Cristiano Ronaldo se erige en protagonista
 
El reinicio del encuentro reflejaba una situación que, de haberse ocasionado en la primera mitad, hubiera cumplido probablemente con el guion esperado, aunque no con la tendencia habitual de remontadas del conjunto blanco en el nuevo año. Él había sido el autor del último intento madridista en los primeros 45 minutos y también del gol. Cristiano Ronaldo había mostrado más intención que fútbol en la primera mitad pero 5 minutos del segundo tiempo fueron suficiente para reconducir al Madrid y al propio Cristiano. El luso aprovechaba una buena jugada de Higuaín entre la defensa granota, para que 'el Pipita' se la pusiera al portugués y este lograse rematar de cabeza, estableciendo el 2-1 en el marcador del Bernabéu.
 
El tempranero tanto encajado complicaba las cosas sobremanera para los visitantes, que debían afrontar toda la segunda mitad con un hombre menos y un resultado contrario a sus intereses. Pero las cosas podían ponerse más difíciles aún y de nuevo sería Cristiano Ronaldo el encargado de añadir un peso más a la  losa levantinista. Recibía el luso un pase de su compatriota, Fabio Coentrao, para ejecutar un soberbio trallazo cargado de efecto que se desvió asombrosamente para batir de nuevo a Munúa. Aferrado a sus escasas ocasiones, la inercia del Levante no varió demasiado respecto de la primera mitad y sin demasiada intención el conjunto granota acabó encontrando recompensa en el ataque a uno de los puntos débiles del Madrid, el juego aéreo. Sería Koné el que a pase de Óscar Serrano, lograría batir a Iker Casillas con un buen cabezazo en el minuto 63. 
 
El Madrid responde al gol del Levante
 
Pese al gol encajado, las sensaciones en el Real Madrid no titubearon y la respuesta llegaría tan solo 5 minutos después. Benzema, que lo había intentado por activa y por pasiva, cayendo de forma constante en posición antirreglamentaria, lograba al fin hacerse con un buen balón de Cristiano Ronaldo para rematar y establecer el 4-2 en e luminoso del Santiago Bernabéu. Insaciable el portugués, suya sería la nueva ocasión para los blancos en el minuto 68 tras un remate que acabaría perdiéndose fuera. Persistente Cristiano pero no sería el único. Mesut Özil y José Callejón volverían a llevar el peligro al área de Munúa en sendas intentonas que acabaron topando, con la madera, la del alemán y con la falta de puntería, la del canterano madridista.
 
Tras la sucesión de goles en uno y otro lado, el encuentro entró en una fase de relajación, en la que cada equipo cumplía con lo que de ellos cabía esperar. Los blancos recuperaban el aliento después del desgaste realizado en la búsqueda de la remontada, mientras que el Levante, poco convencido de sus posibilidades, se limitaba a volcar su juego en labores de contención en aras de evitar una derrota más abultada. Esto se prolongó hasta los minutos finales caracterizados por un juego con más circulación que profundidad, donde lo más destacado fue el lanzamiento de falta directa de Cristiano Ronaldo. Su disparo, con la derecha, acabó perdiéndose fuera del area levantinista.
 
La victoria del Real Madrid se presume como un golpe, no definitivo pero sí muy importante en la pugna por el campeonato nacional de Liga, tras la derrota cosechada ayer por el directo rival, el FC Barcelona.