Mikel Aranburu, one club man

El de Azpeitia anunció ayer que dejará el fútbol a final de temporada, tras catorce temporadas siempre fiel a la Real Sociedad.

Mikel Aranburu, one club man
Mikel Aranburu, one club man

Cuando alguien abandona un lugar después de mucho tiempo deja un vacío difícilmente reemplazable, el mismo que está destinado a delegar  Mikel Aranburu.  Ayer el eterno “once” blanquiazul anunció que estas dos últimas jornadas serán sus últimas en el fútbol, o lo que es más importante para él, en la Real Sociedad. Su club, su vida. Y es que en este fútbol moderno tan globalizado existen pocos casos como el del guipuzcoano. Desde el día que Mikel juró amor eterno a los colores azul y blanco no tuvo ojos para nadie más. Quizás el majestuoso campo de Atotxa o el emular un día a Zamora, le impregnaran ese halo de romanticismo que hoy en día echamos tanto en falta.

Todo comenzó un 22 de junio de 1997, cuando el aficionado txuri-urdin se dirigía a Anoeta para ver el último compromiso liguero de la temporada ante el Logroñés (2-1), inconsciente de que en el minuto 67 del encuentro Javier Irureta daría entrada en el campo a un tal Mikel Aranburu en relevo de Aitor Aldeondo. Nadie por entonces se hubiera imaginado que catorce temporadas después aquel jovencísimo debutante (18 años) sería el kapitaina del conjunto donostiarra. 

A pesar de su debut con Irureta, el azpeitiarra no ascendería definitivamente al primer equipo hasta la temporada 1998/99 con Bernd Krauss en el banquillo. Debutó como titular en la jornada 22 ante el Mallorca (1-0) en el antiguo Luis Sitjar. Una semana más tarde, el 21 de febrero de 1999 anotaba su primer gol, que suponía el momentáneo empate a dos contra el Atlético de Madrid sirviendo a la postre para que De Paula culminara la remontada realista (3-2). La carrera futbolística de este recién veinteañero no había hecho más que comenzar y algo maravilloso se vislumbraba en la mirada del talentoso mediocentro.

En su primer año participó en 27 encuentros y marcó tres goles.

Tras asentarse en la primera plantilla el joven jugador veía cumplido el sueño de cualquier guipuzcoano que entraba en la prolífica cantera donostiarra después de pasar por todas las categorías inferiores. En su primer año participó en 27 encuentros y marcó tres goles. Aun no siendo el materializar tantos su función principal dentro del campo, en todos estos años ha sumado 32 chicharros en su cuenta particular.

Único superviviente de la Real subcampeona

En estas 14 temporadas el centrocampista vasco ha compartido la medular con tipos como Juan Gómez, Mikel Alonso, Arteta, Xabi Alonso, Alkiza… hasta llegar a la actualidad en compañía de Zurutuza, Illarramendi, Xabi Prieto, Elustondo… Se han sentado 15 entrenadores diferentes en el banquillo donostiarra durante su carrera futbolística y siete son los presidentes que ha visto pasar por el palco de Anoeta.

Formó una dupla de ensueño junto a Xabi Alonso.

En todo este tiempo, Mikel Aranburu ha visto y vivido de todo en el club. Cabe recordar que es el único superviviente que queda en el equipo de aquella Real Sociedad subcampeona de la temporada 2002/03. ¿Quién no se acuerda de la dupla que formaba junto a Xabi Alonso en el eje central del campo? Además tiene el honor de haber disputado siete partidos de la Champions League.

Sus peores recuerdos como futbolista, que también los tiene, los podríamos resumir en dos. La terrible lesión que sufrió en un partido de Liga de la temporada 2005/06 frente al Racing. El defensor del conjunto cántabro Oriol realizó una terrible entrada que le rompió la rodilla literalmente apartándole de los terrenos de juego durante siete meses. El otro desagradable episodio que tuvo que vivir no es otro que el catastrófico descenso de categoría, teniendo que convivir con los años más complicados de la entidad centenaria.

Esta última temporada ha servido para que el realista llegue a cerrar el top-ten de los jugadores que más veces han vestido la elástica de la Real. La lista la comanda Bixio Gorriz con 599 participaciones y podemos encontrar a figuras históricas del club como Zamora (588), Arconada (551), López Ufarte (474) o Kortabarria (442). Por otro lado lleva sumados 400 partidos en Liga de los cuales 27 pertenecen a la presente campaña.

Tras 425 lecciones de futbol, que podrían llegar a 427, el one club man de Azpeitia, como sería denominado en las islas británicas, ha decidido a los 33 años colgar el brazalete de capitán junto con sus botas, para dejar paso a los jóvenes. Otro gesto más de un profesional que siempre tuvo una actitud ejemplar tanto en las buenas como en las malas. Ya lo ha dicho un compañero suyo, “Mikel se va pero sus valores seguirán incrustados en el vestuario”. Que así sea.