La fiesta de Primera

El Real Valladolid ya es equipo de Primera División. La fiesta vivida ayer en la capital castellana se prolongó hasta la mañana. Esta tarde está previsto el fin de fiesta con un paseo triunfal de los jugadores por la ciudad y el recibimiento del equipo en el Ayuntamiento.

La fiesta de Primera
Álvaro Rubio celebra el ascenso sobre el césped de Zorrilla. Foto: Gonzalo Martín Velasco

Mucho se ha sufrido durante esta temporada en Valladolid. Después del chasco que supuso caer en los play off de la temporada pasada, nadie en la ciudad del Pisuerga quería oír ni hablar de la liguilla de ascenso para este año. Sin embargo, el fútbol no sabe de sufrimientos y se volvió a prolongar la agonía de la afición pucelana más de lo deseado.

Se pasó mucho miedo durante el partido de ayer pero tras el pitido final los nervios se acabaron y estalló la emoción contenida. El ascenso cobra un especial cariz, más allá de lo futbolístico, ya que la plantilla de jugadores y empleados del club blanquivioleta tan solo han cobrado un par de meses en todo el año y las dificultades se han ido acumulando una tras una.

El Pucela vuelve a estar entre los grandes y eso es ahora lo único que se quiere pensar en este fin de semana de celebraciones. Hoy a partir de las 19:30 h los vallisoletanos se reunirán en la Plaza Mayor de la ciudad para recibir a los futbolistas del ascenso 2012 que harán un recorrido en bus turístico desde la reisdencia de jugadores del Real Valladolid hasta dicha plaza. Una vez allí, desde el balcón del Ayuntamiento se hará homenaje a la plantilla y se pondrá el broche final a este duro año.

Después, las merecidas vacaciones para los jugadores este año no podrán ser demasiado largas debido a la larga duración de la Liga Adelante a lo que se le han añadido dos semanas más de promoción. Pero a ninguno de los jugadores les va a importar demasiado ya que el regreso al trabajo tras el descanso será estando en Primera.