La Catedral baja del cielo al Real Valladolid

Athletic 2-0 Real Valladolid // Un Athletic de Bilbao superior y que controló el partido durante gran parte del mismo gana sus primeros tres puntos en esta Liga BBVA y corta la racha victoriosa del Valladolid, gracias a los tantos de Aduriz y Susaeta.

La Catedral baja del cielo al Real Valladolid
Athletic de Bilbao
2 0
Real Valladolid
Athletic de Bilbao: IRAIZOZ, IRAOLA, GURPEGUI, EKIZA, IÑIGO PÉREZ (SAN JOSÉ), ITURRASPE (R. DE GALARRETA), DE MARCOS, SUSAETA, MUNIAÍN (TOQUERO), I. LÓPEZ, ADURIZ
Real Valladolid: JAIME, RUKAVINA, RUEDA, VALIENTE, PEÑA (PEÑA), ÁLVARO RUBIO (LUIS SASTRE), VÍCTOR PÉREZ, EBERT (LOLO), ÓSCAR (BUENO), OMAR Y GUERRA
MARCADOR: 1-0, min. 68, Aduriz. 2-0, min. 74, Susaeta
ÁRBITRO: Del Cerro Grande. Amonestó a Álvaro Rubio (min. 55)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio de San Mamés (Bilbao)

El Valladolid volvía a San Mamés después de dos temporadas sin visitar La Catedral. Lo hacía precedido de dos victorias, la imbatibilidad de Jaime y unas críticas excelentes sobre su juego. El Athletic, por su parte, llegaba en un mal momento, tras dos derrotas, muchas bajas de jugadores importantes, sobre todo la de Fernando Llorente, y bastantes dudas sobre la capacidad de Bielsa de enderezar la nave bilbaína.

Dominio del Athletic

Ambos equipos dejaron clara su propuesta futbolística desde el principio. Los dos presionaban muy arriba, tratando de obstaculizar la salida de balón del rival. Tanto bilbaínos como pucelanos optaban por el juego asociativo, la posesión del esférico y los desmarques continuos de ruptura para sorprender ofensivamente al contrario.

En este juego, el Athletic salió más beneficiado durante la primera mitad, pese a que el marcador no se movió. Al Valladolid se le veía incómodo ante la continua molestia de los jugadores locales cerca de la portería de Jaime. Especialmente el infatigable Aduriz, ex blanquivioleta, era una pesadilla para la defensa pucelana. Por ello, al Pucela no le duraba demasiado el balón y el Athletic se hizo dueño y señor de la posesión a lo largo de esos primeros 45 minutos.

Sin embargo, la primera gran ocasión la tuvieron los blanquivioletas en el minuto 11, tras un buen centro de Ebert – una vez más, el mejor en ataque – que Óscar hubiera transformado en el primer tanto de no ser porque la espalda de Iturraspe se interpuso. No obstante, la ocasión más clara del primer acto, la tuvieron los bilbaínos, merced a un remate de cabeza a puerta vacía de Susaeta, que se estrelló en el larguero (min. 36).

El Real Valladolid lo estaba pasando muy mal por las bandas, especialmente por la izquierda. Ismael López e Iñigo Pérez eran un continuo peligro y Rukavina se veía continuamente desbordado. Tampoco Peña estaba teniendo un partido plácido, pero la contundencia de Marc Valiente y Jesús Rueda, que estuvieron casi perfectos en la primera parte, impidió que el Athletic generase apenas ocasiones. 

El Valladolid tuvo fallos defensivos en la segunda mitad

Los de Djukic salieron del descanso con las pilas cargadas. Se hicieron merecedores de la posesión y de las ocasiones durante los primeros 15 minutos y los bilbaínos, bien fuera por el cansancio físico, bien por la sorpresa ante el ímpetu pucelano, parecían groguis. El Valladolid mandaba y el Athletic perdía el balón muy rapido.

Patrick Ebert se echó el equipo a las espaldas y suyas fueron las mejores aproximaciones blanquivioletas, si bien le faltó clarividencia en los últimos metros. Álvaro Rubio fue sustituido por Luis Sastre en el minuto 14, tras haber visto una tarjeta amarilla, y eso debilitó el centro del campo vallisoletano.

El Athletic volvió a mandar en el encuentro y en el minuto 23 se produjo el primer fallo de la zaga vallisoletana hasta ese momento del partido, error que supuso el primer gol para el conjunto vasco. Tras una buena jugada del Athletic, con varias combinaciones y paredes, el balón se quedó suelto y ni Marc Valiente ni Rueda acertaron a tapar al oportunista Aduriz, que remató al fondo de la portería de Jaime.

Se sucedieron entonces los peores minutos para el Valladolid, que se vio totalmente desbordado por el empuje del Athletic. Todo el orden en el posicionamiento que habían tenido los de Djukic se fue al traste y las ocasiones se sucedían para los bilbaínos. Un tiro de Susaeta, Gurpegui al palo… Y en el minuto 29 llegaría la sentencia para los pucelanos, que vieron como Susaeta marcaba un golazo, elevando el balón por encima de una defensa blanquivioleta algo pasiva y dirigiéndolo hacia la escuadra izquierda de la portería defendida por Jaime.

Después el Valladolid se recompuso y trató de acortar diferencias hasta el final. El Athletic bajó el pistón y dejó jugar al equipo vallisoletano, que irónicamente gozó en este último tramo del partido de las ocasiones más claras, sobre todo por parte de Javi Guerra. El hasta hace dos días denostado Alberto Bueno dispuso de más de quince minutos en el campo para reivindicarse y, aunque le puso voluntad, nada pudo hacer para impedir el triunfo de un Athletic que estaba muy necesitado y al que le sabe la victoria como agua de mayo. 

Así lo vivimos en vavel.com

FOTO: Athletic-club.net