Juan Carlos Rodríguez: un grande escondido

El jugador de Puente Castro es uno de los grandes jugadores formado en la cantera blanquivioleta. A pesar de no ser uno de los grandes recordados ha jugados en los grandes equipos de la liga española. Tras su retirada a seguido muy cerca de la entidad pucelana, siendo entrenador de categorías inferiores y más tarde miembro de la directiva del club. Gracias al programa balones fuera hemos podido conocer algo más sobre vida.

Juan Carlos Rodríguez: un grande escondido
Juan Carlos en su primera etapa blanquivioleta

Juan Carlos Rodríguez Moreno, conocido como "Juan Carlos", fue un futbolista español de los años 80' y 90'. Nació el 19 de enero de 1965 en Puente Castro (León). Destacó como defensa lateral izquierdo, y jugó 14 temporadas como profesional en cuatro equipos de Primera División de la Liga española de fútbol: el Real Valladolid, Atlético de Madrid, FC Barcelona y Valencia CF.

Sus inicios como futbolista empezaron en su pueblo natal, Puente Castro, y como él dice empezó como cualquier chico normal, dando patadas a un balón para jugar con sus amigos a un juego que les divertía. Sus facultades como jugador pronto fueron visibles, tanto que los ojeadores del Real Valladolid le convencieron para ir a jugar a las categorías inferiores del club.

Los años iban pasando y Juan Carlos seguía formándose en el club castellano, una vez llegó a juveniles fue dándose cuenta que quería dedicar su vida al fútbol. En esos años fue alternado el juvenil con el equipo filial. Pero como él cuenta no fue hasta su debut con el primer equipo cuando realmente tomó la decisión de ser jugador profesional.

A pesar de haber sido un jugador de gran nivel supo compaginar su vida profesional con su vida privada. Toda su familia tuvo que adaptarse a su forma de vida pero ello no le acarreó ningún tipo de problema.

Sus primeros años de blanquivioleta 

Juan Carlos debutó con el equipo en la temporada 84 y jugó en el club hasta la temporada 87. En estos años el jugador destaca como fue creciendo como jugador y persona, haciéndose poco a poco un puesto en el lateral izquierdo de la defensa blanquivioleta.

El jugador alcanzó tal nivel que llegó a jugar con la selección sub 21 un europeo en el 87, torneo el cual ganaron. Gracias al nivel desplegado, a las tres temporadas de militar en el Valladolid el Atlético de Madrid le fichó.

Una afición especial

En las cuatro temporadas que Juan Carlos jugó como rojiblanco puede presumir de haber jugado para una afición que él considera especial, que jamás paraba de animar al equipo, motivándoles para ganar para la afición y darles todas las alegrías posibles.

Poco a poco en el equipo colchonero fue creciendo como jugador, jugando partido tras partido. En estos años demostró que estaba mejorando como jugador, haciéndose fuerte en su lateral.

Al final Juan Carlos terminó convirtiéndose en un jugador de los que podían aspirar a jugar en uno de los grandes, más que el Atlético, y así fue, el Barcelona de Johan Cruyff se fijó en él y lo ficho.

Años dorados

Sus años de jugador culé son recordados por ser los años en los que ganó sus primeros títulos. Juan Carlos fue fichado para jugar en el “Dream Team” formado por jugadores de la talla de Ronald Koeman, Josep Guardiola, Hristo Stoichkov, Romário, Michael Laudrup, Andoni Zubizarreta o José Mari Bakero. El de puente Castro destaca de sus años como jugador culé la gestión de la plantilla de Johan Cruyff, que cada año modificaba algo a pesar de haber ganado la liga.

Johan Cruyff era un hombre adelantado a su tiempo

Con estas palabras se deja ver que el entrenador era la base de un equipo que a pesar de contar con grandes jugadores reivindicó la manera en que se jugaba al fútbol, y eso fue posible gracias a la idea de fútbol concebida por el holandés.

En el club culé pasó tres temporadas en las que gano tres ligas y la primera Copa de Europa en la historia del club blaugrana. Cabe destacar que Juan Carlos disputó esa final de la Copa de Europa íntegra, saliendo de titular en la banda izquierda.

De ese momento tiene un grato recuerdo pero se dio cuenta de lo difícil que es conseguirla y aun más el repetirlo. Además al ser la primera en la historia del club catalán fue más bonito el momento. Tras su etapa en el conjunto de culé pasó sus últimos años de su carrera jugando tanto en el Valencia como en el Real Valladolid, equipo donde se retiró en el año 98.

La vida después de profesional

Una vez retirado ha seguido muy ligado al deporte que tantas alegrías y decepciones le han dado a lo largo de su carrera profesional. Primeramente empezó haciendo sus pinitos como entrenador de fútbol llegando a ser seleccionador de Castilla y León en el 2002. Al poco volvió al club que le vio crecer y retirarse, el Real Valladolid,  llegando como intermediario entre los jugadores y la directiva en el 2008.

Poco después volvió a ejercer de técnico de uno de los equipos de las categorías inferiores del club y finalmente este verano pasó a formar parte de la secretaría técnica del Real Valladolid.

Fotos: Marca