La afición del Zaragoza puede con Agapito

Después de seis años al frente del Real Zaragoza, las continuas protestas de la afición zaragocista contra Agapito Iglesias parecen haber dado sus frutos. El fin de la 'era Agapito' en el Real Zaragoza, se acerca.

La afición del Zaragoza puede con Agapito
La afición del Zaragoza puede con Agapito

Agapito Carmelo Iglesias García (Soria, 1963) llegó al Real Zaragoza a finales de mayo del año 2006, tras la compra de todas las acciones del entonces dueño del Club, Alfonso Soláns. En su llegada al mandato del conjunto aragonés, Agapito Iglesias nombró presidente a Eduardo Bandrés, que hasta entonces era el consejero de Economía, Hacienda y Empleo en el Gobierno de Aragón.

La primera temporada de Agapito al frente del Real Zaragoza, fue un éxito. El Club celebrara su 75º aniversario, y con Víctor Fernández, como entrenador del primer equipo, el equipo acabó la temporada en la sexta posición, clasificándose para la UEFA. En esa temporada, el equipo aragonés contó en sus filas con los hermanos Milito (Gaby y Diego), Ewerthon, Gerard Piqué o Movilla.

Pero esa primera temporada de Agapito como máximo accionista del Real Zaragoza, fue un mero espejismo. La ilusión de la afición por jugar la UEFA se vio frustrada a las primeras de cambio, cuando el Real Zaragoza fue eliminado en la primera ronda por el Aris de Salónica, griego. La mayor inversión realizada en la historia del Real Zaragoza, en fichajes como Ayala, Pavón, Ricardo Oliveira o Matuzalem, no sirvió ni para que el equipo aragonés, pasara la primera ronda de la segunda máxima competición continental.

En Liga, las cosas no fueron mucho mejor para el Real Zaragoza. Una pésima primera vuelta y nueve partidos seguidos sin ganar, hicieron que Agapito Iglesias destituyera a Víctor Fernández, como entrenador del 1r equipo, y Ander Garitano fue nombrado nuevo entrenador, aunque sólo estuvo 7 días al frente del banquillo. El sustituto de Ander Garitano fue, Javier Irureta que tras entrenar al equipo durante seis partidos y perder contra el Levante (que por entonces iba colista) presentó su dimisión.

Por último, fue Manolo Villanova el encargado de dirigir al equipo zaragocista en la recta final del Campeonato. Los blanquillos lucharon hasta el final por mantenerse en Primera, pero el 18 de mayo contra el Mallorca empezó la pesadilla, de la cual los aficionados zaragocista todavía hoy no han despertado. El Zaragoza perdía 3-2 y consumaba, de esta forma, su descenso a la Segunda División. Al día siguiente, Miguel Pardeza (actual director deportivo del R. Madrid) presentó su dimisión.

El descenso a Segunda, fue el inicio de la grave crisis que atraviesa el Club aragonés hoy en día. Un equipo que estaba pensando para quedar en la parte alta de la clasificación y llegar lejos en la UEFA acabó, en Segunda y eliminado en la primera ronda de la UEFA.

Aimar, César Sánchez, Sergio García, Matuzalem se marcharon del equipo tras el descenso, y Marcelino fue el encargado de devolver al Real Zaragoza a Primera. En una temporada, bastante irregular, el Real Zaragoza cumplió con todos los pronósticos y acabó volviendo a Primera.

El regreso a Primera del R. Zaragoza, no fue fácil. La mala gestión de Agapito al frente del Club, y el no tener un proyecto deportivo claro, provocaron que la planificación del equipo fuera muy complicada. O llegaban jugadores a coste '0' o cedidos, o no llegaba nadie.

Agapito Iglesias, se convirtió en presidente del Real Zaragoza el 30 de diciembre del 2009, cuando Eduardo Bandrés dimite debido a la crisis económica y deportiva del club.

Marcelino fue destituido, en la jornada 12, tras perder contra el Athletic en La Romareda. El Zaragoza ocupaba puestos de descenso por primera vez esa temporada, y José Aurelio Gay llegó al banquillo zaraocista para intentar reflotar a un equipo que con el paso de los partidos iba a peor. Hasta el mercado invernal. El Zaragoza incorporó a siete futbolistas: Roberto, Jarosik, Contini, Edmilson, Eliseu, Suazo y Colunga. Los nuevos fichajes provocaron que el R. Zaragoza fuera uno de los mejores equipos de la segunda vuelta de la Liga y en la penúltima jornada del campeonato, se selló la permanencia en Chapín a pesar de perder contra el Xerez por 3-2.

La afición lo pasó mal, también, en la siguiente temporada. De nuevo, se reconstruyó casi por completo al equipo y el comienzo de temporada volvió a ser complicado. 11 jornadas, duró Jose Aurelio Gay en el banquillo zaragocista, esa temporada. Fue entonces, cuando llegó Javier Aguirre, y consiguió reflotar a un equipo que volvió a reforzarse en el mercado invernal y logró mantenerse en Primera tras lograr la salvación en la última jornada en el Ciutat de Valencia, donde dos goles de Gabi dieron la victoria, y los tres puntos al Real Zaragoza.

Y en la presente temporada actual, la afición fue cuando dijo 'Basta'. Por enésima vez, se volvió a formar una plantilla completamente nueva, aunque esta vez con menor nivel que la de anteriores temporadas. Se intentó rejuvenecer al equipo con Edu Oriol, Abraham, Juan Carlos y Mateos, todos ellos sin experiencia en Primera, y con Barrera o Juárez. Pero la afición del R. Zaragoza sabía que lo iba a pasar mal, una vez más. Gabi abandonó el equipo, a principio de temporada, y Ponzio lo hizo en el mercado invernal. Fichajes 'extraños' como los de Antonio Tomás que llegó a reconocer que no sabía porque fichó por el Real Zaragoza. 

Como en las dos anteriores temporadas, el mal comienzo del equipo provocó la marcha de su entrenador: Javier Aguirre. Entonces, llegó el que hasta hoy es el actual entrenador del Real Zaragoza, Manolo Jiménez. Un entrenador que no se ha callado a la hora de afirmar que el R. Zaragoza ''está recogiendo lo que sembró''.

La afición, descontenta (o lo siguiente) por la gestión de Agapito Iglesias empezó a tomar cartas en el asunto y a protestar de forma masiva. Se hizo una manifestación en la que más de 10.000 personas (entre ellos exjugadores del Real Zaragoza) mostraron sus ganas de que Agapito pusiera a la venta sus acciones. También se están realizando 'Agapitadas' en los minutos 32 (de la primera y segunda parte) en los partidos que el Real Zaragoza disputa en La Romareda. En dichos minutos, la afición silva y protesta contra Agapito.

Y el pasado domingo, contra el Villarreal, parece ser que el gesto de la afición toco de forma definitiva la moral de Agapito que unos días más tardes decidió poner sus acciones a la venta.

   En el minuto 32 de la segunda parte, la afición zaragocista protagonizó la 'Agapirada'. La Romareda se vació considerablemente y la afición abandonó el estadio. Parece ser que ese gesto hizo reflexionar al, hasta hoy, máximo accionista del R. Zaragoza, que tras seis temporadas al frente del R. Zaragoza, un sin fín de jugadores incorporados y 9 entrenadores, se ha visto obligado a poner a la venta sus acciones y que otra persona se haga cargo del club aragonés.

La incansable lucha de la afición del Real Zaragoza ha dado sus frutos. Los que de verdad quieren al Club, han peleado y hecho todo lo posible para que Agapito Iglesias abandone el Zaragoza, un Zaragoza que hace tiempo dejó de ser el que era. Pero la afición (en parte gracias a 'Movimiento Avispa' y la 'Plataforma Salvemos al Real Zaragoza), han podido con Agapito y ojalá, por el bien de todos los aficionados al fútbol y al Real Zaragoza, este club vuelva a ser el club que fue grande.