Deseos de fichajes imposibles

Como cada año por estas fechas, Agapito Iglesias piensa en golpes de efecto que puedan desviar la atención de la afición// Cani y Diego Costa son los dos nombres que el máximo accionista tiene en su lista de prioridades.// El retorno del jugador aragonés es más que improbable al igual que el fichaje del delantero brasileño a quien le han salido ya varias novias.

Deseos de fichajes imposibles
Cani se prepara para saltar al campo de La Romareda, en la última visita del Villarreal. (FOTO: Andrea Royo López)

Mientras la mayoría de clubes se siguen moviendo, fichando entrenadores y contratando jugadores para la próxima temporada, el Real Zaragoza de Agapito Iglesias, ese club que hace mucho que dejó de ser un equipo de fútbol como tal, aún no sabe que camino va a seguir en esta temporada. El primer paso es la contratación de Manolo Jiménez como entrenador, situación que debería estar finiquitada hace ya un par de semanas: cualquier presidente hubiese renovado a Jiménez al minuto de haber asegurado la permanencia en Getafe... cualquier presidente salvo Agapito Iglesias, que sigue marcando unos tiempos que cada minuto que pasan resultan más complicados y sangrantes para el Real Zaragoza y para el zaragocismo.

Pero pongámonos en lo mejor y en la confianza de que Manolo Jiménez renueve. Tras la firma del técnico, se pondrán en marcha los mecanismos para confeccionar una plantilla que como los últimos años volverá a llenarse de nuevas caras y que este año, como mínimo serán hasta diez los jugadores que lleguen hasta las orillas del Ebro.

Jiménez tiene claro lo que el equipo necesita de manera urgente: dos centrales, un centrocampista organizador y, sobre todo, un mediapunta y un delantero centro de los de toda la vida. Aquí es donde aparecen los delirios de Agapito Iglesias. Con Marcelino intentó fichar a Negredo y el año pasado quiso que Almeida vistiera los colores blanquillos. Ahora es Diego Costa quien se le ha puesto entre ceja y ceja al dirigente soriano, aunque como Negredo y Almeida, es muy posible que el brasileño pase a engrosar la lista de sueños imposibles. El Atlético de Madrid no cuenta con el brasileño y necesita dejar salir jugadores para acometer fichajes que refuercen su plantilla. Jiménez desearía contar con él y sabe que con Postiga formarían una pareja de delanteros de muy alto nivel que hace mucho que no se ve por La Romareda: junto a la renovación de Aranda y la entrada paulatina de Ortí, Jiménez se daría por satisfecho y acometería otras reformas en la columna vertebral del equipo.

El medio del campo también es un punto a reorganizar y aquí entra el mayor deseo de la afición zaragocista. El regreso de Cani daría un impulso creativo e ilusionante a todo el club. Agapito Iglesias lo sabe pero también sabe que al igual que Diego Costa, es muy improbable que el fichaje se lleve acabo. El jugador del Villarreal tiene tres años más de contrato con el club de Castellón y su ficha es muy alta para lo que se esta pagando en la capital aragonesa. El jugador de Torrero vería con muy buenos ojos una vuelta a casa y firmar lo que podría ser su ultimo contrato a un alto nivel, pero es aquí donde radican los problemas. Aparte del sueldo que cobra en Villarreal (que Agapito Iglesias estaría dispuesto a pagarlo pero haciéndole un contrato de más años), el Villarreal pediría un traspaso de unos tres millones de euros, cantidad que Agapito Iglesias ni se ha planteado ofrecer.

De esta manera, estos dos nombres vuelven a ser un sueño imposible, un deseo al que será más que improbable que el zaragocismo pueda acceder, teniendo que conformarse con aquellos jugadores a los que Agapito Iglesias intente sacarles un rendimiento económico y no deportivo.