Manolo Jiménez: “El objetivo es crecer y hacer las cosas bien”

El entrenador del conjunto aragonés firmó su renovación por tres años// Las competencias del míster andaluz irán mucho más allá de las de un manager general// Pide, ante las estrecheces económicas que tiene el club, acertar lo más posible en los fichajes y algo muy importante: Paciencia// Agradece a la afición el haber estado ahí en todo momento.

Manolo Jiménez: “El objetivo es crecer y hacer las cosas bien”
Jiménez estrecha la mano de Agapito Iglesias tras firmar su renovación (FOTO: diario AS)

Tras varias semanas de tiras y aflojas y de tener a la afición zaragocista viviendo en un día de la marmota, el Real Zaragoza hizo oficial la renovación, por tres temporadas, de Manolo Jiménez como técnico del primer equipo. Inmediatamente después, el preparador sevillano concedió su primera entrevista en profundidad al medio oficial del club, Real Zaragoza TV.

Las primeras palabras de Jiménez iban destinadas a mostrar la alegría que llenaba al entrenador zaragocista tras la firma de su renovación: “Para mí, ha sido una satisfacción renovar con el Real Zaragoza. Estoy muy orgulloso de que todo haya llegado a buen puerto. Me siento como en casa y en ningún sitio se está mejor que en casa”. Jiménez ha elegido seguir ligado a la disciplina zaragocista debido “al cariño que me han manifestado y, por supuesto, en la vida hay cosas más importantes que el dinero y el cariño que he encontrado aquí en Zaragoza difícilmente lo podre encontrar en otro lugar”.

Tras estas declaraciones de cariño hacía el club, Jiménez se ha puesto en marcha y ha explicado lo que va a querer de este equipo: y la primera palabra que ha querido resaltar ha sido la de la paciencia, un vocablo que nunca ha sido muy característico en los equipos españoles en general y, por tanto, del Real Zaragoza en particular, primando siempre la prisa en la consecución de resultados a cualquier precio en vez del trabajo lento pero seguro, que es lo que el entrenador nacido en Arahal pretende establecer en el club: “Para recoger hay que sembrar, y toda siembra se hace con el tiempo. Paulatinamente, tienes que ir esperando los tiempos que te marca el día a día, por lo que tienes que estar preparado para trabajar ese día a día y buscar los objetivos. No podemos improvisar sino que tenemos que hacer una metodología de trabajo, trabajando todos a una para devolverle a esta entidad la grandeza que siempre ha tenido. Este Zaragoza debe pelar, a corto o medio plazo, por algo más que sea el no descender”.

La continuidad de Jiménez siempre ha estado en tela de juicio ya que se ha demorado mucho mas de lo previsto, debido a que el entrenador blanquillo ha querido tenerlo todo atado y bien atado para evitar casos como los ocurridos anteriormente con Gay o Aguirre. “Ha habido muchas conversaciones entre mi representante y los representantes del club para conseguir que este club este mejor estructurado. No es cuestión de demostrar quien manda y quien gana en un pulso. Tenemos que trabajar todos en la misma dirección” ha recalcado un Jiménez que, conocedor de la coyuntura económica que azota al club, sabe que no tiene margen de error con los fichajes que puedan llegar para la nueva temporada. Por eso, aunque esta difícil, le gustaría contar con jugadores que ya tuvo a sus ordenes durante la temporada que acaba de terminar: “Muchos de ellos son importantes para mi como Apoño, Zuculini, Álvarez, Juan Carlos, Rubén Micael que han sido personas, por encima de jugadores que han dado más de lo que podían dar, y eso siempre hay que tenerlo en cuenta. Habrá que esperar que los jugadores quieran venir al Real Zaragoza y los equipos de procedencia que son los dueños de su licencia, tengan a bien creer que pueden seguir en el Real Zaragoza, bien traspasados o a través de una cesión”. Para cerrar este capitulo, Jiménez desea que Paredes renueve ya que es muy necesario para el equipo.

Jiménez tiene un objetivo muy claro y ese no es otro que hacer las cosas lo mejor posible para poder crecer y no pasar los apuros a los que esta acostumbrado el club aragonés en los últimos años: “Tenemos que tener fe en crecer, fe en el trabajo y no improvisar. No creo en la suerte, la suerte se busca y se consigue porque se busca. Hemos de hacer las cosas lo mejor que podamos para conseguir que la plantilla se sienta identificada con unos colores, con una afición y con una ciudad y que la defiendan. Si hacemos esto bien, estamos condenados a crecer.”

El punto de más tensión de la negociación ha sido la reestructuración que Jiménez pretende hacer en el Real Zaragoza, comenzando por la sustitución de la figura del director deportivo por una comisión deportiva que sea la que planifique la plantilla y que estará presidida por él: “Va a ver una comisión deportiva donde tengo voz y voto y donde voy a ser el que marque el perfil de lo que queremos y lo que buscamos y es esa comisión la que tiene que velar por los intereses de la plantilla. Entre todos consensuaremos que es lo mejor para el Real Zaragoza. Me voy a preocupar del buen funcionamiento del primer equipo, pero también del filial y del primer equipo juvenil. Quiero que entrenen, si se puede, a las mismas horas. Todos los escalafones inferiores deben trabajar de la misma forma que la primera plantilla para que un día muy cercano pueda haber canteranos en la primera plantilla. Reeducar, desde la base, un sentimiento zaragocista”.

Estos cambios que han sido claves para la renovación de Jiménez afectaran, de una manera muy destacada al director deportivo Antonio Prieto, que estará subordinado al entrenador, aunque formara parte de esta comisión, como bien ha explicado Jiménez: “Desempeñara un papel como una unidad más dentro de la comisión deportiva. Tendrá voz y capacidad para exponer lo que cree pero creo que la figura del director deportivo, en este caso en concreto, tiene que estar en desuso. Aquí va a primar, sobre todo, una comisión deportiva que se va a sentar para hablar del fútbol que puede beneficiar al Real Zaragoza.

Finalmente, Jiménez se ha vuelto a acordar de esa afición que ha creído en él y que lo considera como el clavo ardiendo al que se sujeta este año para no sufrir como antaño: “Ya lo he dicho muchas veces y me cambia el semblante porque no he visto cosa igual. Estar a doce puntos de la salvación y que esa afición siguiese apretando y coreando el nombre del Real Zaragoza y el “Si se puede” me ha calado. Creo que no hubiésemos mantenido la categoría sin la afición. Ha sido el mejor fichaje que hemos hecho. Han estado por encima de todas las circunstancias. Sin ellos, posiblemente, no estaría aquí ahora”.