La cantera, el sector olvidado del Real Zaragoza

Año tras año, el Zaragoza ha visto como su canteranos se han marchado fuera para poder tener los minutos y la confianza que aquí, a pesar de ser su casa, nunca terminaron de tener.

La cantera, el sector olvidado del Real Zaragoza
Zapater y Ander, dos de los últimos canteranos en salir

Lleva siendo habitual, sobre todo en los últimos años, que el Real Zaragoza despida verano tras verano a gente de la casa, a chavales que han sentido zaragocismo por los cuatro costados desde que nacieron y cuyas vidas están unidas a este club. Así, la afición ha tenido que soportar que el equipo fuese reduciendo los emblemas dentro del vestuario que de verdad entendieran el sentimiento blanquillo.

Algunos tuvieron más fortuna que otros, pues llegaron a tener la confianza necesaria para ser algo importante, pero, a la mínima que se ha visto una oportunidad para obtener dinero por ellos, se les han abierto las puertas.

Desde la era de Agapito, esta situación todavía es más habitual. Gente como Cani, Zapater, Ander Herrera, Longás, Generelo, Chus Herrero, Ángel Lafita… han salido del club con la pena y el desacuerdo de la afición, que ha visto como se deshacían de ellos sin ningún tipo de sentimiento, prácticamente obligándolos a abandonar el equipo de su vida por motivos que se antojan extradeportivos

Hace escasos días ha salido el último, Lafita, y con él se ha llevado del vestuario el último ejemplo de persona zaragocista fiel desde la cuna. Con el incio de la pretemporada han vuelto a casa Víctor Laguardia y Raúl Goni, ambos cedidos este último año para que contasen con minutos que les hicieran coger experiencia. Pero todo parece indicar que Jiménez no cuenta con el segundo y que el primero deberá hacer una pretemporada brillante para quedarse y tener la oportunidad.

Además, la pretemporada la realizarán en el primer equipo los jugadores del filial Alcolea, Kevin, Joel, Ortí, que llevan siendo habituales varios años, y Gassama, Víctor Rodríguez, Otín y Martín. Así, todo el mundo tendrá la esperanza de que por fin alguno de ellos tenga la oportunidad que se ha ganado durante años atrás, pero, sinceramente, pocos pensarán que tienen posibilidad real para quedarse como miembros de la primera plantilla.

Es tan duro como real. Este puede ser el primer año desde hace muchas temporadas, que el Real Zaragoza no cuente con gente de la casa en la primera plantilla, ni uno solo. Sí con jugadores que alternen entre el segundo y primer equipo, pero nada más allá, puesto que esto lleva ocurriendo muchas temporadas y es una mera manera de engañar a la afición y a los propios jugadores. Luego solo tienen la opción de entrar en alguna que otra convocatoria para después quedarse en la grada o, con suerte, en el banquillo.

¿De verdad ningún canterano sirve para jugar en primera? ¿Merece la pena contratar a gente de bastante más edad cuando tienes canteranos que suplirían su posible falta de calidad con la máxima entrega? ¿No entienden que la trasmisión del sentimiento y la historia a todos aquellos que llegan nuevos es de importancia vital? Pues parece ser que en el Real Zaragoza todo lo que sea no contar con la gente de la casa es lo correcto.

Una situación preocupante, desesperante, indignante… Al fin y al cabo, inentendible para una afición que necesita contar con profesionales que sean referentes de la tierra y den ese plus de amor y arraigo a unos colores.