Aranda no está feliz, a nivel deportivo, en el Zaragoza

Aranda no está feliz, a nivel deportivo, en el Zaragoza

Aranda no está teniendo demasiadas oportunidades en este arranque de Liga, y por eso el delantero no está feliz a nivel deportivo, tal y como explicó en unas declaraciones en Aragón Radio. A nivel personal, sí que se encuentra ''feliz porque el trato es bueno''. A pesar de eso, Aranda no tira la toalla porque sabe ''que esto es muy largo''.

Carlos Aranda no está feliz en el Real Zaragoza. Tal y como dijo el delantero en Aragón TV, su ''situación es complicada, porque ningún jugador es feliz cuando no juega''. De momento, Aranda no ha sido titular en ningún partido a pesar de que ha participado en todos los encuentros, saliendo desde el banquillo.

A pesar de no contar con demasiados minutos, Aranda, por otra parte, está ''feliz porque el trato es bueno; la gente es amable; el cuerpo técnico me trata bien y el vestuario es muy bueno, pero personalmente, en lo deportivo, uno quiere más y este año me está costando mucho. No por nada, si no porque me encuentro bien y veo que no he entrado''.

Aranda piensa que ha ''tenido momentos para entrar y no lo he hecho. Si no he entrado cuando el equipo ha estado mal cuando esté bien menos lo voy a hacer todavía, pero esto es muy largo'' añade. El jugador blanquillo deja claro que seguirá ''trabajando y pensar en el grupo y en el equipo, que es lo importante. Y si van las cosas bien que todo siga como va''.

''Con 32 años ya no estoy para aguantar muchas tonterías''

El delantero respeta las decisión que toma Manolo Jiménez, que durante esta temporada está optando por jugar con un 4-3-3 y un solo delantero centro: ''Él confía más en unos jugadores que en otros, porque es su gusto, pero como todos los entrenadores. Ponen un once y un sistema. Yo seguiré trabajando y Dios dirá lo que pasa. Repito que cuando no juego no soy feliz. Estoy contento por lo que rodea el club y lo que rodea todo, porque me han tratado bien, pero no con mi situación deportiva'' reitera.

Con 32 años, Aranda dice que ''realmente uno lo que quiere es jugar y yo, con 32 años, ya no estoy para aguantar muchas tonterías. Me quedan tres o cuatro años de rendir a un buen nivel y los quiero aprovechar. Y si no los puedo aprovechar aquí, Dios dirá lo que pasa. Necesito jugar, porque, sinceramente, creo que puedo jugar, aunque quizás sea pronto para hablar de esto''.

No es feliz en lo deportivo

Por último, Aranda explicó que ''en Osasuna era feliz en los entrenamientos y en los partidos, pero no en la vida. Mientras que aquí no soy feliz en lo deportivo. Por eso si no juegas en un equipo tienes que tomar la decisión de irte y probar en otro sitio, pero ahora queda mucho'' concluyó.