Víctor Fernández: fabricante de sueños maños y vigueses

El Real Zaragoza y el Celta de Vigo han compartido muchas veces jugadores como Cáceres, Gustavo López, Milosevic, Luccin, Juanfran, Sergio Fernández.....Pero también lo han hecho los entrenadores como Luis Cid Carriega y Víctor Fernández. Este último consiguió, a través de un juego ofensivo y preciosista, grandes etapas que no serán olvidadas por sus respectivas aficiones.

Víctor Fernández: fabricante de sueños maños y vigueses
Foto: www.notasdefutbol.com

4 de marzo de 1991. Ildo Maneiro dimite como técnico zaragocista debido a los malos resultados cosechados hasta el momento. El Zaragoza se encuentra al borde del descenso a 2ª División. Un joven sin experiencia de apenas 30 años de edad se hace cargo del puesto: Víctor Fernández. Muchos no sabían nada de él debido a su inexperiencia, pero la afición zaragocista no se podía ni imaginar de los grandes momentos que iban a disfrutar con el técnico aragonés.

Acabó salvando la categoría, jugando la promoción contra el Murcia. Un 0-0 dejó todo a expensas de lo que pasara en la Romareda. Con un contundente 5-2 volvió el Murcia a casa y con la moral por los suelos. Víctor consiguió dejar en Primera al equipo de su corazón, pero todo no acabó ahí. Con él en el banquillo, el Zaragoza elaboró el buen juego que siempre ha gustado en La Romareda. En la 91/92 dejó al equipo en un meritorio sexto puesto.

 

Poco a poco se fue conformando la mítica quinta de París. En la 92/93, el Zaragoza perdió la final de Copa contra el Madrid por 2-0, no dando la espalda al buen juego y con el arbitraje de Urío Velázquez a favor de los blancos. "Algún día seré campeón de la Copa del Rey", declaró Víctor al finalizar el partido. Y así fue, en la 93/94 y contra el Celta de Vigo, su futuro equipo. Paquete Higuera convirtió el quinto penalti que le daba el título a los tomates. Casualmente, el Celta estaba entrenado por Txetxu Rojo, también entrenador zaragocista unos años después. No sólo se logró el título copero. El Zaragoza acabó en el tercer puesto liguero y sorprendió endosándole un 6-3 al Dream Team de Cruyff.

 

Lo mejor estaba por llegar. La Recopa de Europa viajó a Zaragoza la temporada siguiente tras aquel zapatazo impecable de Nayim. Víctor había pasado de ser un novato a un campeón europeo en apenas cuatro años. En la 95/96 comenzó la debacle zaragocista y el 16 de noviembre se puso fin a una era con su salida del club  aragonés.

 

Gloria y buen fútbol en el Celta de Vigo

 

Tras su breve paso por el Tenerife, Fernández recaló en el banquillo del Celta en la 98/99. Con él como técnico y con unos jugadores superlativos como Karpin, Mazinho, Mostovoi, Cáceres, Gustavo López , Revivo, etc; marcaron una época en el combinado celeste. Realizaron un fútbol ofensivo y preciosista que les dio a conocer en Europa. 

 

Desde que llegó hasta que se fue, en el 2002, logró que el Celta jugara todas las temporadas la UEFA,  a un paso siempre de la clasificación de la Champions League. En la memoria de los vigueses permanecerá indeleble la eliminación del Liverpool en la primera temporada y las goleadas endosadas al Benfica (7-0) y la Juventus (4-0) en la 99/00. 

 

Lo único negativo en su periplo como entrenador del club gallego, fue que el buen juego no se vio refrendado con la consecución de un título. La única vez que pudo fue en la final de Copa del Rey del 2001. El Celta tenía un equipo superior, pero los maños, que habían salvado la categoría con apuros, ganaron por 3-1 con Luis Costa en el banquillo. Fernández estuvo una temporada más, dejando al equipo 5º y se marchó.

 

Vuelta a Zaragoza

 

Tras su paso por el Oporto y el Betis, volvió a Zaragoza en la temporada 06/07 como el eje principal del nuevo proyecto de Agapito Iglesias. Con un buen equipo entre los que se encontraban Aimar, D´Alessandro, Ewerthon, Zapater, los hermanos Milito, etc; consiguió un sexto puesto. Pero la catástrofe llegó a la temporada siguiente. Víctor, tal vez con la mejor plantilla blanquilla de su historia, acumuló malos resultados y fue destituido al finalizar la primera vuelta de la Liga. Más tarde, y tras haber pasado por el banquillo Garitano e Irrureta, el Zaragoza sufrió aquel fatídico descenso en Mallorca y echó por tierra el megaproyecto de Champions de Iglesias.

 

Luis Cid Carriega, el antecedente

 

Víctor Fernández no es el único entrenador que dirigió a ambos equipos en su carrera. Luis Cid Carriega hizo lo mismo pero en diferente orden. Fue entrenador zaragocista en otra época gloriosa para el club aragonés, la de Los Zaraguayos. Con él en el banquillo, el Zaragoza no consiguió ningún título, pero quedó tercero y segundo clasificado en las temporadas 73/74 y 74/75, respectivamente, ganándole 6-1 al Madrid en esta última. En 1976 cayeron ante el Atlético de Madrid en la final de Copa. Más tarde, en la 83-84, entrenaría al equipo que siempre había querido: el Celta de Vigo.

 

No sólo han defendido los colores blanquiazules y celestes estos dos entrenadores. También lo hicieron numerosos jugadores como Milosevic, Cáceres, Gustavo López, Juanfran, Sergio Fernández, etc. Pero con Víctor Fernández, ambos clubes disfrutaron de una de sus etapas más gloriosas de su historia.