Sisi se despide de la afición pucelana

Sisi se despide de la afición pucelana

Antes de abandonar definitivamente Valladolid, el interior manchego ha agradecido al club y a la afición, a través de un emotivo comunicado, el apoyo y la confianza recibidos durante sus cinco años en la ciudad

Baluarte del equipo que ha ascendido este año a la liga BBVA. Comprometido jugando hasta el final con una luxación en el hombro. Cinco temporadas para meterse al club y al aficionado en el bolsillo. Sisinio González, Sisi, se despide ahora del Real Valladolid y de su ciudad “para ser un aficionado más, que sufra con las derrotas y se alegre con las victorias”.

En el comunicado ha querido destacar que, a pesar de ser manchego de nacimiento, deja en Pucela su segundo hogar: “Aunque mi cuerpo esté en otra ciudad sé que mi corazón estará en Valladolid".

En la carta de despedida también quiso recordar algunos malos momentos que le han marcado vistiendo la camiseta blanquivioleta. “La maldita lesión que me impidió ayudar al equipo, luego el cese de Mendilibar (lloré su marcha durante una semana, pocas veces en la vida he estado tan apenado y sin ganas de nada) y finalmente la confirmación del descenso en Barcelona. Aquel día era imposible no derrumbarse al entrar al vestuario y ver las caras de los compañeros abatidos”.

Ahora Sisi se marcha a Osasuna para emprender un nuevo proyecto. En Valladolid deja 14 goles en 153 partidos de liga, un ascenso y el cariño de la afición y club.