El Mirandés pone la guinda a una temporada perfecta

El conjunto burgalés, se ha impuesto por 1-3 al Atlético Baleares. Los blanquiazules dominaron el partido de principio a fin, pero Mantovani cometería un penalti que Pablo Infante anotó. A partir de ahí, fue un monólogo burgalés y David Sanchez marcó en propia puerta sentenciando así el ascenso del Mirandés a Segunda División.

El Mirandés pone la guinda a una temporada perfecta
Atl. Baleares
1
2
Mirandés
Atl. Baleares: Xavier Ginard; José Izquierdo (Marc Vales, min. 85), Martín Mantovani, Carlos Quesada, Brayan Angulo; César Diop, David Sánchez, Mathias, Thiago (Peter, min. 74); Antoñito (Dani, min. 70) y Jesús Perera.
Mirandés: Nauzet; Garmendia, Caneda, Aitor Blanco, Raúl garcía (Gerro, min. 85); Mikel Martins, Antonio Martínez (Lamberri, min. 74), Mujika, Muneta (Iribas, min. 73); Pablo Infante y Alain.
MARCADOR: 1-0, min. 56, Brayan Angulo; 1-1, min. 81, Pablo Infante; 1-2, min 90, David Sánchez p.p.
ÁRBITRO: Juan Luis Pulido Santana (ESP). Amonestó a Raúl García (min. 19), Mújika (min. 29), Brayan Angulo (min. 32), José Izquierdo (min. 64), David Sánchez (min. 68), Mantovani (min. 78), Mantovani (min. 80) y Lamberri (min. 80).
INCIDENCIAS: Partido por el ascenso a Segunda División entre el Atlético Baleares y el CD Mirandés. El Estadi Balear contó con la presencia de 5000 espectadores.

A principio de temporada, los jugadores del Mirandés se presentaron en el Estadio Municipal de Anduva con el único objetivo de disfrutar jugando al fútbol. Pero a base de esfuerzo y humildad, el equipo empezó a cautivar con su juego a más y más aficionados. Su particular auge comenzó el pasado 31 de agosto cuando se enfrentaron a la SD Amorebieta en la primera ronda de la Copa del Rey, una competición que llevó a lo más alto al humilde club de Miranda de Ebro. Y es que ni Villarreal, ni Racing, ni Espanyol, supieron frenar a un Mirandés que se había ganado el cariño de prácticamente todo el país.

Tras caer frente al Athletic de Bilbao en semifinales de la Copa del Rey, los hombres de Carlos Pouso se centraron plenamente en la liga, competición en la que continuarían con su buen juego y que ganarían a falta de dos jornadas para el final. Con la liga regular ganada, el conjunto burgalés empezó a preparar los play off, donde se tendrían que enfrentar a un gran Atlético Baleares que también había sido el más fuerte de su grupo.

El conjunto blanquiazul no se queda atrás. Pues nadie se podía imaginar hace dos temporadas en tercera división, que dos años después se encontrarían en la fase final para subir a la Liga Adelante. Esto se debe al cambio radical en la directiva del equipo, que decidieron basar su proyecto en fichajes de nombre como el del antiguo jugador del Sevilla ''Antoñito''.

Al igual que el Mirandés, los baleares también se hicieron con el título liguero, y es que dominaron de manera estelar el Grupo III de la Segunda División B, metiéndose así en los Play Off. Gracias a su brillante  temporada, y la victoria en la ida por 1-0, el Mirandés salía con una ligera ventaja respecto a los hombres de Gustavo Siviero. Pero para nada lo iban a tener fácil los burgaleses en el Estadi Balear.

Dominio del Atlético Baleares en gran parte del partido

Tras su brillante temprada, se esperaba que el conjunto burgalés llevase la iniciativa en el encuentro, pero el conjunto blanquiazul tenía por primera vez en su historia, la oportunidad de jugar la Liga Adelante la próxima temporada. Una oportunidad por la que tanto habían luchado y que no podían desperdiciar. Y es que, el Atlético Baleares, impulsado por los miles de aficionados presentes en el estadio, saltaron al césped motivadísimos, en uno de los partidos más importantes de la escuadra balear.

Tras el pitido inicial, el Mirandés salió sorprendentemente tranquilo, y bien sea por la ambición de los locales, o por el desacierto de Pablo Infante y Mújika en la delantera, cedió las riendas del partido al Atlético Baleares. Los locales llegaban una y otra vez a la portería de Nauzet, pero ni un disparo de ''Antoñito'' que paró Garmendia, ni el rechaze de cabeza del mismo en los minutos finales de la primera mitad, lograría adelantar al conjunto balear.

En la segunda parte todo siguió igual, pues los blanquiazules no soltarían la pelota en ningún momento, y seguirían teniendo oportunidades que no supieron rematar. Finalmente, en el minuto 56 llegaría la recompensa. Y es que el colombiano Brayan Angulo lograría hacerse con el balón en el área visitante, y pondría el primer y único gol de los baleares. A partir de ahí, el fútbol y la suerte balearica iría en declive, y es que la defensa local sufría una y otra vez las internadas de Pablo Infante.

El Mirandés tomó las riendas tras el penalti de Mantovani

Cuando tan sólo quedaban diez minutos para el final, y ambos equipos daban por hecho la prorroga, el defensa del Atlético Baleares Martín Mantovani, sería expulsado por doble amarilla tras derribar torpemente a Mújika dentro del área. La estrella de los visitantes Pablo Infante, pondría desde el punto fatídico el primero de los tres goles del Mirandés.

Después del empate de los de Miranda de Ebro, los ánimos del equipo blanquiazul se desplomaron, y es que ni tan siquiera el goleador Jesús Perera, encontraría el ansiado gol. El Mirandés aprovechó la situación, y un gran centro de Mikel Iribas sería rematado por el defensa balearico David Sánchez que se marcaría en propia puerta y dejaría sentenciada la eliminatoria.

Recompensa merecida para los burgaleses

Con esto, el Mirandés ha culminado una temporada de ensueño para cualquier equipo, y tras haber sido los más fuertes en su grupo, y haber protagonizado una memorable Copa del Rey, estará merecidamente en la Liga Adelante 2012/2013. Por otro lado, el Atlético Baleares tendrá otra oportunidad para acompañar a los burgaleses, y es que desde hoy, empiezan a preparar los Play Off para jugar por primera vez en su historia  en la Segunda División Española.