El balón vuelve a rodar en Mendizorroza

El balón vuelve a rodar en Mendizorroza

Nacho González dirigió una sesión de casi dos horas en la que contó con 19 efectivos, cinco de ellos procedentes del filial.

El cuarto proyecto articulado por el Deportivo Alavés tras su caída a la Segunda División 'B' ha dado sus primeros pasos esta mañana en Mendizorroza. Al frente, un cuerpo técnico renovado de manera prácticamente íntegra y que encabeza el vitoriano Nacho González, que regresa a Vitoria nueve años después. Y bajo las órdenes del técnico ha trabajado una plantilla en la que, por el momento, tan sólo perduran cuatro rostros respecto al pasado ejercicio.

Asier Salcedo, Óscar Rubio, Javi Casares y Sendoa Aguirre son los únicos supervivientes respecto a la catastrófica temporada anterior. Sin embargo, la situación particular de cada uno de ellos en el club es bien distinta. Mientras Óscar Rubio, tras aceptar una renovación a la baja de su contrato, y Salcedo, el único al que se le respetó el contrato, cuentan con el beneplácito del entrenador y la dirección deportiva, Casares y Sendoa no cuentan para el proyecto, pese a poseer contrato en vigor con la entidad de Mendizorroza. Es por esto último que se han presentado a la sesión de hoy, al igual que harán con todas salvo que se llegue a un acuerdo que satisfaga sus pretensiones económicas.

En la jornada de trabajo con que hoy se ha abierto la pretemporada, la labor del preparador físico ha cobrado mayor relevancia que la del propio Nacho González. El objetivo en los primeros días de trabajo no es otro que crear una base física para evitar desajustes en ese apartado, algo que el equipo pereció durante la pasada campaña. Es por ello que la centena escasa de seguidores que se ha acercado a Mendizorroza ha contemplado una sesión en la que ha primado el trabajo físico por encima de cualquier otro aspecto.

Hasta casi las dos horas se ha extendido la jornada para la plantilla babazorra, la cuál ha realizado constantes ejercicios de carrera, ya sea de manera continua o incluyendo cambios de ritmo. Junto a los catorce futbolistas del primer equipo han estado presentes cinco futbolistas procedentes de la cantera: Sergio Herrera, Sergio Llamas, Kevin Calle, Ander Aldai y Einar Galilea. Antes de los estiramientos con los que se ha puesto colofón a la primera jornada de trabajo, todos ellos han tomado parte de un partido en dimensiones reducidas y sin porterías, con el único objetivo de mantener la posesión del balón y fomentar la cohesión del grupo. La experiencia es un grado, y esta dice que la unidad de la plantilla será clave para el retorno al fútbol profesional.