Feliz Navidad en Las Llanas

Dos goles de Silas y Josu certifican el merecido triunfo de un necesitado River, ante una Peña Sport inferior que sólo inquietó a balón parado.

Feliz Navidad en Las Llanas
Acoso verdinegro sobre la portería navarra. (Foto: Diego Jaramillo)
SESTAO RIVER
2
0
PEÑA SPORT
SESTAO RIVER: Montero, Azkoiti, Igor Cuesta, Eneko, Terrón, Larrazabal, Solabarrieta (Min. 90, Abasolo), Silas, Jokin (Min. 81, Unai Calvo), Josu Hernáez y Oskar Martín (Min. 85, Apraiz).
PEÑA SPORT: Gonzalo, Castán, Eder, Igotz, Garde (Min. 46, Javi Jiménez), Borja (Min. 75, Sanz), Toni, Zubillaga, Laborda, Yoel y Uriz (Min. 46, Galán).
MARCADOR: 1-0: Min. 38; Silas. 2-0: Min. 45; Josu Hernáez.
ÁRBITRO: García García, (cántabro). Amonestó a Solabarrieta, Terrón y Larrazabal por el Sestao River; y a Yoel por la Peña Sport.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 18 del grupo 2 de 2ª División B, disputado en una tarde agradable, para lo que se acostumbra por estas fechas en Sestao, en un estadio de Las Llanas, que presentaba un césped muy blando y una entrada algo superior al millar de espectadores.

Tras cinco jornadas sin hacerlo el Sestao se reencontró con la victoria en el mejor escenario posible: las vísperas de las fiestas navideñas y una afición volcada con el equipo. Un triunfo justo, cimentado en la primera parte, únicamente puesto en peligro por las jugadas de estrategia del equipo navarro, y la precaución de los locales por mantener el resultado en los minutos finales.

Un once plagado de novedades en defensa, con respecto al de la derrota en Tajonar, presentaba el Sestao, y donde sólo repetía posición Eneko en el eje  junto al reaparecido Igor Cuesta. Azkoiti  también recuperaba la titularidad en la derecha, en tanto que era Terrón el que se desplazaba desde el centro al lateral izquierdo para cubrir la baja de Arri. Finalmente la entrada de Jokin en la mediapunta, suponía el retraso de Solabarrieta en su posición de mediocentro junto a Larrazábal.

En el equipo de Tafalla, también muchas novedades. Carlos Garde sustituía al capitán Ainsúa como gran novedad en la defensa navarra, mientras que Borja, Yoel y Úriz hacían lo propio en el medio campo con Rodellar, Eneko Romo y Javi Jiménez.

“Caerse esta permitido, pero levantarse es obligatorio y nos vamos a levantar"

Estás palabras, reproducidas textualmente del rondo de calentamiento de los jugadores verdinegros, reflejan a las claras la mentalidad con la que salió el River al terreno de juego. El partido se presentaba como una final para los locales, y así desde el primer minuto salieron dispuestos a dominar el balón.

Y eso que el primer susto llegó para la portería sestaotarra, defendida por Montero, cuando la Peña Sport remató por encima del larguero en el minuto 5 de partido la primera de las jugadas ensayadas que ejecutaron en el partido. Fue la primera y única ocasión de los de Tafalla en el primer tiempo. A partir del primer cuarto de hora empezaron a llegar las primeras oportunidades locales, que tuvieron al ariete Óskar Martín como referente. La primera de ellas, al rematar un balón que venía rechazado de un defensa y sacó a córner el meta Gonzalo, y  la segunda, con un cabezazo a la salida del saque de esquina, que se fue lamiendo el palo de la porttería navarra.

En otro saque de esquina, era el capitán del Sestao, Ibon Larrazábal el que enganchaba un peligroso tiro desde la frontal. A base de córners y balones colgados al área empujaban los locales, pero la Peña Sport se mantenía firme en defensa, con sus dos centrales, Igotz y Garde, despejando todo lo que llegaba.

Eran sin embargo las bandas, con las subidas de los laterales Azkoiti y Terron, y los continuos cambios de posición de los extremos Josu y Silas, las que originaban el mayor peligro del equipo vizcaíno.  Precisamente fueron ellos los que protagonizaron una triple ocasión que precedió al primer gol del partido.  Tras una jugada en el área entre Martín y Josu, el disparo de éste es sacado debajo de la línea de meta por un defensor de la Peña Sport, cayendo el balón a los pies de Silas que remataba fuera.

El gol se veía venir y llegó justo a continuación, cuando el propio Silas con un disparo colocado desde más de 30 metros sorprendió a todos, desde el portero Gonzalo, que estaba adelantado, hasta algunos aficionados locales, que aún andaban lamentando las ocasiones anteriores. Todo un golazo que hacía justicia a los méritos contraídos por el equipo sestaotarra y  que celebró Las Llanas por todo lo alto. Tanto, que casi tuvo continuación con la celebración del segundo gol del partido, anotado por Josu Hernaéz en las postrimerías del primer tiempo. El eibartarra, que sigue en racha, aprovechó una apertura de Jokin a banda derecha para batir por bajo de tiro cruzado a Gonzalo.

Un gol psicológico que dio paso a un descanso donde los dos equipos se fueron con muy diferentes sensaciones. Los locales, eufóricos por la ventaja y espoleados por su afición; los visitantes, lamentando no haber podido traspasar la presión a los locales y acusando las bajas de jugadores importantes en su columna vertebral; especialmente Eneko Romo, su pitxitxi y principal referencia ofensiva, pero también las del sostén defensivo de su centro del campo, Iker Rodellar.

En un intento por conseguir mayor presencia ofensiva, el entrenador de la Peña Sport, Sergio Amatriain, realizó un doble cambio en el intermedio, dando entrada al zurdo Javi Jiménez y a un segundo delantero, Galán, con la intención de acompañar al bregador y solitario Laborda.

Tras la reanudación salieron los locales con la misma intensidad con la que acabaron la primera mitad. Las ocasiones del Sestao se sucedían durante el primer tramo de esta segunda parte: una falta ensayada rematada por Silas en una media chilena fallida; un contraataque peligroso mal finalizado por Jokin; dos chutazos del omnipresente Larrazábal, - uno de ellos a la escuadra del meta Gonzalo -, una gran jugada de Azkoiti, cuyo pase de la muerte no encontró rematador; o una combinación entre Ibon, Silas y Óskar Martín, que el Rifle no acerta a culminar ante la portería de la Peña Sport.

Sin embargo, a mediados de segunda parte, los visitantes empiezan a imponer un juego más físico, sabiendo interpretar el particular criterio del trencilla cántabro a la hora de dejar jugar sin pitar  – algo que irritó a veces al respetable de Las Llanas. – Volvían a aparecer las faltas a favor de la Peña Sport, y con ellas el peligro rondaba la portería de Montero,  En una de ellas el balón se paseó por la portería de Montero con marchamo de gol, en la otra era Terrón el que despejaba providencialmente jugándose el físico.

En el minuto 75, Sergio Amatriain, había agotado ya su tercer cambio, mientras José Luis Ribera, por parte sestaotarra, los fue dejando para el tramo final, con el claro objetivo de reforzar el centro del campo con dos jugadores de corte defensivo por sus dos atacantes.

El último cuarto de hora del partido fue un quiero y no puedo del equipo de Tafalla, sin más incidencias en un  plácido final para los de Ribera que permitió incluso la reaparición casi testimonial del lesionado Paul Abasolo.

Con esta victoria el Sestao escapa de los puestos de descenso, a los que hubiera caído con cualquier otro resultado, con 21 puntos, a uno solo de su rival de hoy, la Peña Sport, que confía en volver a la senda de la victoria en alguno de los dos próximos compromisos que jugará consecutivamente en su campo.

 

#DESTACADOS VAVEL 2B

 

DEMARCACIÓN SESTAO RIVER PUNTOS PEÑA SPORT PUNTOS
PORTERO MONTERO 7 GONZALO 0
DEFENSA TERRÓN 13 IGOTZ 2
CENTROCAMPISTA JOSU HERNÁEZ 13 YOEL 6
DELANTERO SILAS 7 LABORDA 2