Eibar y Real Unión empatan en un final de locura

En los últimos minutos, cuando parecía que el derbi entre los dos equipos guipuzcoanos mejor clasificados en el Grupo II de la Segunda División B iba a acabar con el marcador inicial, Gabri adelantó a los locales y desató la euforia entre los asistentes al campo. Sin embargo, en el tiempo añadido, el canterano Arzamendi, que como su homólogo goleador había ingresado en el terreno de juego en la segunda mitad y que debutaba con la primera plantilla txuribeltz, anotó el tanto que volvía a colocar las tablas en el electrónico

Eibar y Real Unión empatan en un final de locura
Eibar Y Real Unión jugaron un bonito derbi en Ipurúa
S.D. Eibar
1
1
Real Unión Club
S.D. Eibar: Irureta; Bóveda, Espín, Arregi, Bingen; Lombraña (Abaroa, m.80), Ros; Mainz (Tornero, m.57), Altuna, Arroyo (Gabri, m.82) y Arruabarrena.
Real Unión Club: Otermin; Gabarain (Arzamendi, m.71), Santos, Lacruz, Bolaños; Beobide, Romo, Chuchi (Brit, m.89); Angulo, Barranco (Alegre, m.46) e Infante.
MARCADOR: 1-0, m.88, Gabri. 1-1, m.90, Arzamendi.
ÁRBITRO: Vallejo Aznar (Colegio Aragones). Amonestó a Espín por el Eibar y a Lacruz, Santos y Romo por el Real Unión.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigesimoprimera jornada del grupo II de segunda b disputado en el campo de Ipurua.

Eibar y Real Unión empataron 1-1 en Ipurúa en un partido intenso y disputado que tuvo un final trepidante. Se enfrentaban dos equipos confeccionados con el objetivo de lograr el ascenso a Segunda División por lo que se preveía una cita emocionante. Las expectativas de los pocos aficionados que se acercaron a presenciar in situ el encuentro se cumplieron con creces ya que tuvieron la oportunidad de vivir un partido entretenido y con alternativas.

El conjunto local salió más enchufado y fue el que realizó las mejores jugadas en la primera mitad. Por su parte, los hombres dirigidos por Roberto Olabe apenas inquietaban la portería defendida por Irureta. No obstante, el dominio de los armeros no se veía plasmado en el resultado momentáneo a pesar de que dispusieron de numerosas ocasiones. Asimismo, a la media hora de juego, el colegiado anuló un gol a Arruabarrena por posición antireglamentaria y, durante los primeros 45 minutos, Arroyo no paró de enviar precisos balones al área que no pudieron ser rematados a gol por sus compañeros.

Reacción visitante

La segunda parte tuvo un guión diferente pues la entrada de Iker Alegre dotó a los txuribeltz de un mayor protagonismo en la zona delantera y pronto comenzaron a llegar con peligro a las inmediaciones del arco eibarrés. Aún así, los de Manix Mandiola también frecuentaban el campo rival por lo que el partido era de ida y vuelta. Cuando se llegaba al ecuador del segundo periodo, el árbitro volvió a invalidar otro tanto, en este caso favorable al equipo irundarra. Además, en ese instante saltaron al verde los que a la postre serían los protagonistas de la tarde. Primero fue el joven Arzamendi que sustituyó al lesionado Gabarain y posteriormente salió Gabri reemplazando a Arroyo. En el minuto 88, el delantero catalán que llegó a Eibar el pasado verano procedente del San Roque de Lepe aprovechó un remate defectuoso de Altuna para enviar el esférico al fondo de las mallas. Poco duró la alegría para los azulgrana dado que, dos minutos más tarde, los visitantes empataban la contienda por mediación de un debutante en la categoría que difícilmente olvidará esta fecha.

Después de esta jornada, el Eibar se queda con 36 puntos en su casillero y Real Unión vuelve a puntuar tres semanas más tarde para sumar 29. De esta forma, los locales podrían perder la plaza de promoción que ocupan en favor de los perseguidores más inmediatos como, por ejemplo, Alavés o Sestao River si es que estos logran la victoria. Mientras tanto, el conjunto fronterizo acaba con la mala dinámica en la que estaba inmerso y recupera moral de cara a próximos compromisos en los que tratará de acercarse a los puestos que dan derecho a disputar el play off de ascenso.