Alcoyano 4-0 Elche: el torrente goleador llega tarde

El Alcoyano, en su mejor partido desde la llegada de Luis César al banquillo, pasó por encima de un pobre Elche y despidió la temporada en El Collao con cuatro tantos muy bien elaborados, además de no haber recibido ningún gol. La victoria solo sirve a los locales para no ocupar la penúltima posición en la clasificación, mientras que para el Elche, la derrota hunde todavía más a un equipo hecho para ocupar las primeras plazas con opción al ascenso.

Alcoyano 4-0 Elche: el torrente goleador llega tarde
Alcoyano
4
0
Elche
Alcoyano: Dorronsoro; Devesa, Pina, Xavi Molina, Carrión; Cañadas, César Remón, Diego Jiménez, Guille Roldán; Gato y Fabiani (Miki, min.82).
Elche: Leandro; Carpio, Etxeita, Héctor Rodas, Edu Albacar; Xumetra, Mantecón, Generelo (Ruper, min.46), Beranguer (Ángel, min.46); Kike Mateo (Palanca, min.62) y Nicki Billie.
MARCADOR: 1-0, min. 8, Fabiani. 2-0, min. 32, Gato. 3-0, min. 57, Fabiani. 4-0, min. 73, Cañadas.
ÁRBITRO: Ocón Arráiz (colegio riojano). Amonestó a los visitantes Héctor Rodas. Generelo, Beranguer y Edu Albacar.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 41 de la Liga Adelante, disputado en el campo de El Collao ante 2.097 espectadores.

La primera vez que el Alcoyano consigue cuatro goles en un mismo partido de esta temporada no le sirvieron para lograr la permanencia. El conjunto blanquiazul, descendido desde la pasada jornada, cuajó ante el Elche uno de los mejores partidos que la afición alcoyanista podrá recordar del retorno a la división de plata 43 años después. La crispación por el descenso seguía en las gradas alcoyanas, esta vez con bastante menos gente. Los silbidos y reproches no dejaban de sonar, aunque los goles, todos de buena factura, y la entrega de algunos futbolistas, arrancaron los aplausos que jornadas anteriores brillaban por su ausencia.

Uno de esos momentos de alegría local llegó al minuto 8, cuando el hispano-guineano Fabiani, titular después de muchas jornadas, arrancó desde la banda derecha y definió de manera espléndida con la zurda al cruzar el esférico al palo más alejado.

Lejos de despertar, el Elche siguió agazapado y sin ideas, viéndose desbordado por un Alcoyano valiente. Fruto de esta actitud, una internada de Gato en el área se convirtió en penalti tras el derribo de este por parte de Generelo. Minuto 13 y el Alcoyano podía ponerse con dos tantos de ventaja, pero el meta Leandro paró el disparo del propio Gato, que no le dio potencia al balón y tiró centrado.

El dominio local siguió, con aproximaciones de Fabiani, Gato y Cañadas, aunque el Elche tuvo una de las pocas ocasiones en la mitad de la primera parte. Xumetra centró con precisión desde la derecha para que Nicki Bille rematara de cabeza cerca de la escuadra derecha. Poco más se vio del Elche en ataque.

En el minuto 32 llegó el segundo tanto local. Tras una larga jugada, Diego Jiménez consiguió llegar hasta la línea de fondo y su pase atrás fue cazado por Gato, cuyo potente disparo a la primera perforó la portería ilicitana.

La primera parte acabó así, con el Alcoyano mostrando su mejor cara y realizando fútbol de toque y combinativo ante un Elche incapaz de trenzar una buena jugada.

La reanudación del encuentro tuvo como primer protagonista el mismo hombre que en la primera parte. Fabiani fue el autor del tercer gol en el minuto 57 y demostró que es un delantero nato que siempre está en el lugar adecuado para empujarla. Pero el mérito no fue solo del internacional por Guinea Ecuatorial, ya que la jugada fue construida antes por Cañadas y Diego Jiménez, los dos hombres con más visión futbolística del once titular, y por Guille Roldán, cuyo centro fue directamente al pie del goleador de la noche.

Con el 3-0, el panorama en El Collao estaba enrarecido, ya que la gente se movía entre el silbido y el aplauso. Pero los jugadores seguían a la suya, sin tensión y mareando al rival. La entrada de Ángel y Ruper en el bando ilicitano se preveía como revulsiva, pero nada cambió.

En el 73, otra buena triangulación de Gato, Diego Jiménez y Cañadas terminó en un bonito gol, de los que gustan en todos los estadios. Se la pasaron entre los tres en muy poco espacio de terreno, y entre líneas Diego cedió el esférico a Cañadas, quien a pesar de tener poco ángulo, fusiló a Leandro.

Y pudo llegar el quinto si Guille Roldán hubiera ajustado su tiro después de recibir un balón de tacón servido por Gato. Pero el 4-0 fue suficiente para un equipo ya descendido, pero que, más allá de esa decepción, ha dejado algunos destellos muy buenos en una categoría tan exigente como la Liga Adelante.