Temas del momento:
Connect with facebook

El Celta ya conoce al líder

Séptima victoria del Hércules por idéntico resultado. El conjunto alicantino se encontró un tanto, con fortuna, en su única incursión a campo rival. Al Celta le faltó velocidad y precisión para abrir la poblada defensa visitante y encontrar una merecida recompensa.

El Celta ya conoce al líder
Celta
0
1
Hércules
Celta: Yoel; Oier Sanjurjo, Jonathan Vila, Catalá, Bellvís; Oubiña, Alex López; Quique de Lucas, Joan Tomás (Toni, min.80), Orellana (David Rodríguez, min.67); Iago Aspas (Mario Bermejo, min.77).
Hércules: Falcón; Juanra, Sergio Alejandro (Escassi, min.83), Mora, Arbilla; Diego Rivas, Aguilar; Carlos Calvo, Tiago, Callejón (Sardinero, min.78); Urko Vera (Aganzo, min.63).
MARCADOR: 0-1. m.19. Urko Vera.
ÁRBITRO: Hernández Hernández (colegio canario).
INCIDENCIAS: Décimocuarta jornada de la Liga Adelante. Encuentro disputado en el Esatadio Municipal de Balaídos ante 10.000 espectadores apróximadamente.

Así se las gasta el líder, el Hércules de Juan Carlos Mandiá. Hoy el Celta fue la víctima de un guion repetido en siete ocasiones por el cuadro alicantino. Un tanto de Urko Vera les valió a los visitantes para llevarse el botín de los 3 puntos de Balaídos, sin más esfuerzo que defender con orden exhaustivo la meta de Falcón.

Pudo ser distinto el partido, si llega a ponerse por delante el Celta en una acción entre Orellana y Aspas, minutos antes al gol. Sin embargo, el de Moaña no encontró portería ante la salida de Falcón, al que intentó batir con un remate a bote pronto que se fue al lateral de la red.

Salió bien el Celta, enchufado al partido y tocando rápido. Con Orellana activo, buscando la pelota e intentando desbordar.

Si cabe, por eso fue mayor el mazazo del golpe encajado; en la primera y única incursión alicantina en terreno celeste. Una acción de Juanmi Callejón acabó en córner tras tener que emplearse a fondo Yoel. En la ejecución del mismo, y con Bellvís en el suelo, el balón acabó en la cabeza de Urko Vera de casualidad, que consiguió sacar el remate y desvíar la pelota a gol.

Ahí se acabó el guion. El resto fue un eterno final…un querer y no poder del Celta y una defensa exasperada del Hércules a su renta.

Los alicantinos demostraron que sus seis tantos encajados no son una casualidad, y que hoy por hoy son el equipo mejor trabajado a nivel de organización y responsabilidad táctica. Mientras al Celta le faltaron ideas para abrir la maraña en los últimos metros, donde pecó de poca velocidad e imprecisión. Orellana fue diluyéndose entre conducciones innecesarias y los cambios tampoco arreglaron nada. Sólo Álex López parecía capaz de aportar lucidez, pero se debatía en la medular, muy alejado de las zonas de peligro, desgastándose en esfuerzos prolongados en la presión.

La sensación de agobio, de asedio local, creció con el paso de los minutos, aunque realmente sólo encontró una vez el Celta la portería rival. En esa, en otro córner, apareció Falcón, que metió las manos para sacar el remate que se colaba.

Insistió, sobre todo, el equipo de Paco Herrera por la izquierda, donde cuajó un buen encuentro Bellvís, mientras en la derecha echaba en falta el mejor manejo de Hugo Mallo en ataque, respecto al hoy titular Oier. Pero ni por una banda, ni por la otra, hubo manera.

La zaga del Hércules, hoy mermada de hombres clave, se erigió igualmente como un coloso y privó al Celta de una merecida recompensa a su propuesta. El sacrificio del líder atrás y un golpe de suerte fueron suficientes para que el equipo de Mandiá se afiance y retome el pulso en lo más alto.


Más noticias sobre

Celta