Carlos Ríos se encargará de entrenar al Cartagena a partir del lunes 26.

el ex-técnico del Recreativo ha sido el elegido para cubrir la baja de Javi López.

Carlos Ríos se encargará de entrenar al Cartagena a partir del lunes 26.
Carlos Ríos en su anterior etapa en Huelva.

 

 Desde que el Fútbol Club Cartagena anunciase el día de ayer (22 de diciembre) la destitución del técnico Javi López, todas las quinielas apuntaban a que David Vidal, quien curiosamente fue visto en las gradas del último partido disputado por los albinegros, ocuparía su plaza.

 Hoy, se ha dado a conocer quien realmente entrenará al actual colista de la Liga Adelante, y no es otro que Carlos Ríos. Ríos cuenta con una escasa carrera en la división de plata, pero hace tan sólo una temporada salvó a su último conjunto, el Recreativo de Huelva de una precaria situación, casi comparable a la que se encuentra ahora el equipo de la ciudad portuaria y ello parece ser suficiente para Paco Gómez y Pedro Reverte, quien han elegido a Ríos para que sea el tercer técnico del Cartagena en la presente campaña.

 El entrenador que empezó en el cargo fue Paco López, una apuesta personal del entonces director deportivo Angel Quirantes. López no tenía experiencia alguna en el fútbol profesional y debido a perder en pretemporada contra todos los equipos de su misma categoría, así como los 4 primeros encuentros ligueros, ya con Quirantes habiendo dimitido (lo hizo tras la segunda jornada), fue despedido.

 La opción del presidente (no había director deportivo en aquella época) fue Javi López, quien en la temporada anterior llevase al Xejez a las puertas del Play-off. López comenzó también perdiendo sus dos primeros partidos, pero terminó rompiendo la racha negativa a través de dos empates, seguidos por dos victorias (las dos únicas cosechadas por los albinegros hasta la fecha). Tras otras dos pérdidas (en las que el equipo, al menos, daba mejor imagen), llegó un insólito número de encuentros empatados, el primero de ellos, ante el Elche a un gol, pero el resto, un total de cinco, empates sin goles, lo cual constituía un record para el club, tanto por la efectividad de la defensa, como por la inefectividad del ataque.

 El hecho de que en el último partido antes del parón navideño, la buena racha defensiva parase, al contrario que la inefectividad atacante (el equipo perdió por tres goles a cero, ante el Xejez, en el Chapín), ha sido, seguramente, el detonante para que el técnico catalán sea destituido.